ECONOMÍA

El director de Uber España: “No somos el enemigo del taxi, queremos ayudarlos con nuestra tecnología”

En una entrevista a DIARIO DE AVISOS, Galiardo asegura que, a pesar de lo que piensen muchos, Uber no ha llegado para competir con el sector del taxi, sino para evitar que hayan más coches privados

El director de Uber España, Juan Galiardo. / Sergio Méndez

El canario Juan Galiardo, director de Uber España, estuvo ayer en Tenerife para participar en la cuarta edición de Géiser, unas jornadas sobre gestión e innovación al servicio de la empresa. Este joven tinerfeño (1988) dejó la Isla a los 18 años para marcharse a estudiar a Madrid y hoy dirige una de las empresas más revolucionarias en el sector de las nuevas tecnologías. En una entrevista a DIARIO DE AVISOS, asegura que, a pesar de lo que piensen muchos, Uber no ha llegado para competir con el sector del taxi, sino para evitar que hayan más coches privados. Afirma que nunca los consumidores han tenido tanto poder como ahora y resalta que han sido las nuevas tecnologías las que se han ido adaptando a lo que pide el cliente, no al revés.

-¿Por qué hay tanta reticencia al cambio?
“Mire lo que más rápido ha cambiado son los hábitos de consumo. Se habla mucho del cambio tecnológico, y es importante, pero creo que el auténtico cambio es el de modelo de consumo. La gente se da cuenta de que lo que quiere no es un coche, sino moverse con tranquilidad del punto a, al punto b; no quiere una segunda residencia, sino poder escaparse un fin de semana al Sur de la Isla si le apetece sin necesidad de mantener una casa; o no quiere un CD entero, sino una sola canción poder hacer su propia lista. Nunca el consumidor ha tenido tanto poder como ahora para cambiar los modelos de negocio de las empresas. A mi juicio, lo que no se ha adaptado es la normativa. Por ejemplo, la regulación de transportes data de 1987. ¡Yo no había nacido! Nací en 1988. Esto demuestra que, claramente, no han logrado adaptarse, no tanto al cambio tecnológico, como al cambio de hábitos de consumo. Ése es el gran reto”.

-¿Es Uber competencia del sector del taxi?
“Nosotros queremos ser la principal plataforma multimodal de movilidad y que desde la aplicación de Uber una persona pueda acceder a todas las alternativas de transporte. El taxi es la más conocida y con la que tendríamos que trabajar. Queremos colaborar con las administraciones públicas para ver cómo podemos conseguir que los ciudadanos puedan hacer un uso más eficiente del transporte público. Todo ello, junto con las nuevas modalidades que han aparecido ahora:bicis, motos, patinetes…Mire el auténtico enemigo es el coche propio, por lo que contamina y por la congestión que genera. Tenemos estudios que confirman que el vehículo propio solo se usa el 5% del tiempo, el 95% restante está parado; y además, solo en ese 5% consigue hacernos perder mucho tiempo”.

-¿Podría decirse entonces que Uber es la solución a la congestión de tráfico?
“No creo que la solución única, pero una parte sí, sobre todo porque lo que pretendemos es cambiar el hábito de consumo para no tener la ciudad invadida de coches”.

-¿Llegará un momento en el que no habrá coches privados sino que las familias llamarán a un Uber y con él irán al trabajo y a llevar a los niños al colegio?
“Totalmente. Hoy en día con el servicio multidestino puedes hacerlo. Eliges los dos o tres destinos que quieres y el coche te lleva y, encima, puedes aprovechar el tiempo que estás en el coche para trabajar o charlar con tus hijos y repasar el examen. Además, en tiempo real sabes quién es el conductor y por dónde está circulando. Esto mismo que estamos haciendo con VTC es perfectamente aplicable al taxi. Todo esto que puede parecer raro, a mí me parece raro no haberlo pensado antes”.

-Alguien me dijo una vez que cuando uno tiene dinero lo ideal es tener un chófer, no comprarse un coche de alta gama, cuyo mantenimiento es carísimo. “Es mejor tener a alguien que te lleve y te traiga, me dijo”.
“Totalmente de acuerdo. El primer eslogan de Uber fue: El conductor privado de todo el mundo. Esta visión ha evolucionado, ya no solo es un coche, pero la idea ideal es esa, es decir, que la verdadera comodidad es no tener que conducir ni buscar donde aparcar”.

-¿Es el precio un problema?
“Mire, al final es un tema de eficiencia. Si un coche es utilizado solo el 5% del tiempo, todo el coste del coche se lo tienes que repercutir a esos viajes, si poco a poco empiezas a aumentar la eficiencia y haces que el vehículo no solo esté ocupado un 5%, sino el 30%, el coste irá bajando; y si consigues un 60%, como Uber, el precio bajará más. Y, además, si dos personas que van en la misma dirección comparten el viaje, el coste será menor”.

-Como si fueran en guagua.
“Exactamente igual”.

-Si el dinero, en breve, dejará de ser una realidad ¿los jóvenes dejarán de comprarse coches nada más sacarse el carné?
“Esto es un proceso. Las cosas no ocurren de la noche a la mañana, pero sí que es verdad que en mercados más maduros, el porcentaje de jóvenes de entre 16 y 18 años que quieren sacarse el canet de conducir y comprarse un coche está bajando. Lo que es una primera indicación de que la gente lo que quiere es tener libertad para moverse. No quiere un coche, quiere lo que un coche le puede dar y si puede conseguir eso de una forma más barata y más cómoda, lo hará. Y para las nuevas generaciones tener tu propio coche será un poco carca o incluso antiguo”.

-¿Y en Canarias para cuando?
“Bueno, tenemos un estudio y vemos que, por ejemplo, este verano fueron muchísimas las conexiones que se hicieron en la aplicación de gente averiguando si había Uber en las Islas. Como le dije antes, hay mercado, nos encantaría, y estaremos, pero dependerá de la regulación”.

-¿Cuénteme qué es eso del vehículo de despegue vertical que prevén lanzar en 2020 en Los Ángeles?
“Es posible y es una realidad. Lo será en el año 2020. Como todo, es un modo de transporte adaptado para determinados trayectos, sobre todo, trayectos largos de una hora, que con el tráfico podrías hacerlos en una hora y cuarto, con este nuevo transporte lo harías en 15 minutos. Sin duda, hay que ser creativos para responder a un reto de movilidad de una población creciente de unas megas urbes en desarrollo. Nunca me ha gustado el argumento del progreso por el progreso. Los sectores más tradicionales tienen una posición unica. Nosotros no podemos hacer nada sin ellos. Queremos ayudarles con nuestra tecnología a que sean más eficientes, y los que antes quieran apostar por las nuevas tecnologías, serán pioneros. Ya hay una mayoría del sector del taxi que apuesta por abrazar las nuevas tecnologías y nosotros estamos ahí para ayudarles”.