Puerto de la Cruz

Ordenan el desalojo “inminente” del hotel Xibana por riesgo de derrumbe

El Ayuntamiento otorgó 24 horas de plazo para cerrar el inmueble tras un informe técnico de la propiedad en el que se advierte que puede colapsar en un periodo que no es previsible

El hotel se ubica en la parte trasera de un edificio de la calle Valois y comparte entrada con los apartamentos. DA

El Ayuntamiento del Puerto de la Cruz decretó el miércoles el desalojo “inminente” del hotel Xibana Park, un establecimiento ubicado en la calle Valois y explotado por la empresa ETH resort Canarias desde noviembre de 2014, por riesgo de derrumbe.

Se trata de un edificio de cuatro plantas ubicado en la parte trasera de la citada vía, mientras que en primera línea de calle están los apartamentos del mismo nombre pero que no presentan ningún peligro, igual que las viviendas y comercios cercanos, al tratarse de una estructura catastral totalmente diferente aunque ambas comparten la misma entrada.

Fue el viernes 2 de este mes cuando entró por el registro municipal el informe de un arquitecto que representa a la propiedad del inmueble, que aporta un proyecto de ensayos y pruebas de estructura que hace referencia a que el edificio por diferentes motivos “puede colapsar en un periodo que no es previsible”. Tres días después, el documento llegó al área de Urbanismo y tras su lectura, se solicitaron los estudios necesarios para comprobar su estado, bien sea visitando el establecimiento o estudiando el informe con más detalle, confirma el concejal responsable, Juan Carlos Marrero.

El arquitecto municipal elaboró un informe en el que coincide en que hay un riesgo inminente. Ante esa situación se redactó una providencia y se citó a una reunión a todas las partes implicadas al día siguiente para comunicarles los pasos a seguir.

En el encuentro, la empresa explotadora presentó un informe de otro profesional que cambió los planes de los responsables del grupo de gobierno, quienes estimaron que el mismo se estudiara por parte de la oficina técnica municipal al tiempo que el arquitecto y el aparejador visitaban el inmueble.

Esto último fue determinante y lo que obligó al Ejecutivo municipal a decretar que el establecimiento de la calle Valois se encuentra en situación de riesgo inminente por colapso en la estructura y se ordenó el cierre y llevar a cabo las medidas de seguridad correspondientes, puntualiza el edil.

La primera de ellas fue el desalojo inmediato en un plazo de 24 horas, que se cumplieron el jueves. La segunda exige apuntalar de forma preventiva todas las partes del edificio que se estimen con mayor peligro; mientras que la tercera y última, consiste en adoptar las medidas de refuerzo conforme al proyecto que se redacta al efecto, es decir, en aquellas zonas que se encuentran en peores condiciones.

Juan Carlos Marrero se reunió el jueves con el administrador de ETH Resort Canarias, Jorge Beck Millez, y su abogado, quienes le comunicaron que ya se había desalojado el establecimiento.

El empresario entiende que los arreglos se podrían haber hecho con el hotel abierto, sin perder la clientela ni dejar sin trabajo a 25 personas, aunque aclara que “es algo que deben determinar los técnicos y yo no lo soy”.

Según el concejal, las reformas no se podían llevar a cabo con personas dentro, porque no se habla de un lugar exacto. “El estudio que presenta la empresa indica que la estructura del inmueble no cumple con los requisitos mínimos de la norma pertinente a aplicar y en consecuencia, el edificio puede colapsar en un periodo que no es previsible”.

Beck Millez explota el hotel desde el 1 de noviembre de 2014 pero fue en mayo cuando descubrió que había unos pilares en mal estado y le exigió a la propiedad que los arreglara. “Se hicieron pruebas que salieron bastante mal, se efectuaron los arreglos correspondientes, y a raíz de eso les volví a solicitar que hiciera lo mismo con la estructura”, cuenta.

“Me han dejado en la ruina”
A partir de ese momento comenzó su lucha y su pesadilla, ya que había invertido “todo su patrimonio en un hotel que estaba hundido. Lo he levantado, y cuando ya tenía un nombre, me lo han quitado y me han dejado en la ruina”, sostiene el administrador único de ETH Resort Canarias.

Su contrato de explotación vencía el 1 de enero de 2019 y estaba negociando la renovación por cinco años más, pero no tiene claro qué va a hacer exactamente de aquí en adelante.

Entre otros motivos, porque no sabe cuánto van a durar los trabajos ya que además, la propiedad ha pedido una licencia de obra para la reforma de la estructura que ha sido remitida al Consorcio de Rehabilitación porque el hotel está incluido en el primer Plan de Modernización (PMM).

No obstante, afirma que pedirá daños y perjuicios a la propiedad para pagar a los proveedores, a los trabajadores y a las agencias de viajes contratadas. Además, está pendiente de recibir el informe de otro arquitecto “que está haciendo un recálculo de la estructura y comprobando si los datos son correctos o no”.

La empresa explotadora presenta un ERE para los 25 empleados
La medida adoptada por el Ayuntamiento ante el riesgo que presenta el edificio ha supuesto que los 25 empleados del hotel Xibana Park se queden sin trabajo por tiempo indeterminado. No obstante, el administrador de ETH Resort Canarias asegura que el viernes presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la Inspección de Trabajo y se les dio por parte de la empresa la notificación a todos los trabajadores para que puedan tramitar el paro. Incluso, a aquellos que se han negado a cogerla “porque piensan que les estoy engañando” se les ha enviado un burofax”, remarca Jorge Beck Millez.

Al respecto, subraya que el personal “ha estado informado en todo momento de la situación. Prueba de ello es que el jueves tuvo una reunión para enseñarles el decreto municipal mientras su gestor se informaba en Trabajo de la forma en la que había proceder”.