SOCIEDAD

El Santander promete que, “salvo error”, no llegarán más burofaxes a Añaza

La entidad financiera insiste al Gobierno de Canarias en que han apartado a Altamira de la administración de las 358 viviendas

Protesta vecinal ante el posible desahucio masivo en Añaza. Fran Pallero

“Salvo error, no volverá a ocurrir”. Esta es parte de la respuesta dada por el Grupo Santander al Gobierno de Canarias sobre los burofaxes que esta semana han recibido varios afectados de las 358 viviendas del santacrucero barrio de Añaza, amenazadas por un posible desahucio masivo, en los que se les comunicaba la no renovación de sus alquileres y se ponía fecha al desalojo de sus hogares, tal y como desveló ayer DIARIO DE AVISOS.

Concretamente, dos de esos burofaxes fueron recibidos el pasado miércoles y el pasado jueves, para lógica preocupación de los vecinos capitalinos, ya sea los afectados directamente, como también el resto de los residentes en estos pisos, que tienen condición de vivienda protegida hasta 2021, cuando se cumplirán 15 años desde su edificación, llevada a cabo en suelo que era propiedad del Ejecutivo regional por la constructora Martinsa-Fadesa, que con el tiempo protagonizó la mayor quiebra de la historia de España.

Además, fuentes del Gobierno regional explicaron a este periódico que la entidad financiera, como ya se había anunciado la semana pasada, insiste en que la gestión y/o administración de estas viviendas han sido centralizadas en una única persona responsable del banco.

Hay que tener en cuenta que, tras la presentación de una denuncia ante la Fiscalía por parte de los propios vecinos, el Ministerio Público ha mostrado especial interés por presuntas coacciones de las que se quejaron los afectados de Añaza.

Un dato más. Gracias a los burofaxes, ahora se sabe que la decisión sobre la venta de estos pisos se adoptó, al menos, en septiembre del año pasado, dado que esa es la fecha fijada para el acuerdo interno de Altamira por el que se le niega la renovación de los alquileres a estos tinerfeños.