atletismo

Vicente Hernández y Raquel Aróstegui, ganadores de la San Silvestre Lagunera

La comparsa Los Joroperos animó a los asistentes y antes de la salida la atleta Yuliana Velásquez leyó un manifiesto contra la violencia de género

Los atletas Vicente Hernández y Raquel Aróstegui han ganado hoy la trigésimo séptima edición de la San Silvestre Lagunera, en la que han participado 3.200 corredores.

La carrera estuvo organizada por el Organismo Autónomo de Deportes (OAD) del Ayuntamiento de La Laguna y la Comisión Cultural y Deportiva Aguere.

Una nota de los organizadores indica que en los momentos previos a la prueba la comparsa Los Joroperos animó a los asistentes y antes de la salida la atleta Yuliana Velásquez leyó un manifiesto contra la violencia de género.

Vicente Hernández, Jonay González y Aday Salas se significaron en cabeza en un primer momento y el olímpico en Río impuso un alto ritmo y tiraba del trío.

Al paso por la Plaza del Adelantado ya solo Jonay le mantenía el paso a Hernández pero al llegar a la Plaza del Cristo, el triatleta ya marchaba en solitario, tal era su cadencia.

Finalmente, Vicente Hernández entraría en solitario en la meta. Segundo fue el noruego Orjan Kjeldsli (17:23) y tercero su compatriota Alexander Kirkeberg (17:29), que el último tramo de la carrera doblegaban a Jonay González, que quedó cuarto.

En féminas, victoria de Raquel Aróstegui, logrando su primer éxito en la prueba. Le seguía Johanna Ardel (21:53, Cea Tenerife) y Susana Prieto (22:29, Clator Orotava).

El olímpico Vicente Hernández reeditaba de esta manera sus victorias de 2010, 2014 y 2015, mejorando de paso las marcas de Jonay González y Agoney Díaz en este recorrido, vigente desde 2016.

El trazado de 5.700 metros constaba de dos vueltas y el primer giro arrancaba en la Plaza de la Concepción, con paso por las calles Adelantado, Marqués de Celada, Plaza de Doctor Olivera, Herradores, Consistorio y Nava y Grimón.

A partir de este punto, ya en la Plaza del Cristo, se seguía por La Rúa, Cañaveral y Camino Las Peras, para volver de nuevo a la Plaza del Cristo y entonces se tomaba Viana, para seguir por San Agustín y Ascanio y Nieves, hasta volver a la Plaza de la Concepción.