sociedad

Josué, Yanira y su hijo duermen en un hotel tras ser desalojados

El desahucio de la familia capitalina de la vivienda de alquiler en la que residía en Ofra tuvo lugar ayer; deberá esperar a que los servicios sociales y el Icavi le habilite un piso
DESALOJO JOSUE YANIRA OFRA 1
DESALOJO JOSUE YANIRA OFRA 1
Yanira y Josué fueron desalojados ayer del piso de alquiler en el que residían en Ofra desde hace cinco años. DA

Pese al llamamiento desesperado que realizó en DIARIO DE AVISOS, la familia formada por Josué Airam Navarro, de 39 años, María Yanira Hernández, de 28, y su hijo, de 3, ayer al mediodía fue desalojada del piso de alquiler en el que ha vivido los últimos años. Finalmente, no llegó la esperada llamada por parte del Juzgado de Instrucción Número 5 de Santa Cruz de Tenerife en la que se informara sobre la paralización del levantamiento de la vivienda situada en el número 17 de la calle Arcángeles de Ofra.

Tanto la pareja como Lolo Dorta (Plataforma vecinal y social 29-E) y varios voluntarios de la ONG Abrigos y Sonrisas comenzaron la labor de embalar los enseres, electrodomésticos y pertenencias. Así comenzó un continuo peregrinar por las escaleras del edificio hacia el furgón cargados de bolsas de ropa, muebles, juguetes, colchones, somieres, la lavadora, el frigorífico, la tele y los juguetes del pequeño, que, ajeno a lo que estaba pasando, se encontraba en el colegio con sus amigos. Todo fue trasladado a un servicio de guardamuebles.

Afligida, no perdía detalle desde la ventana de su vivienda la madre de Josué, enferma, que se quedará sin poder ver a su hijo, nuera y nieto con más frecuencia. También algunos vecinos, que animaban a la familia. Sin perder detalle, en lo alto de la calle, el propietario contemplaba este panorama y solo se acercó al frente de su vivienda cuando llegó al lugar su abogada y el cerrajero, 15 minutos antes del mediodía, y media hora después se procedió al cambio de la cerradura de la puerta.

“Esto no se hace, a qué viene aquí, a vernos sufrir”. “Eso no se hace, no tiene corazón ninguno”, afirmó Yanira Hernández, que, apenada, afirmó que “lo estamos pasando mal, pero hay que empezar una nueva vida. Espero que nos puedan habilitar una casa en alquiler que podamos pagar. Teníamos la esperanza de parar el desalojo, pero no fue posible. Esta situación no se la deseo a nadie”, suspiró. Por último, agradeció el apoyo y el cariño de la gente que ha estado a su lado y reconoció que “tengo que luchar con más fuerzas por mi hijo y por Josué”, finalizó.

DESALOJO JOSUE YANIRA OFRA 2
Yanira y Josué fueron desalojados ayer del piso de alquiler en el que residían en Ofra desde hace cinco años. DA

“Muchos recuerdos”

Por su parte, Josué Navarro afirmó que “son unos momentos muy duros y espero que nadie pase por esta situación. Dejo aquí muchos recuerdos, vecinos y gente buena, pero debemos irnos”. “Solo pedimos que nos ayuden a buscar una casita y tener un trabajo digno para poder vivir”, apostilló.

El joven se mostró muy molesto por algunos comentarios: “Cómo pueden enjuiciarnos si no nos conocen. No soy un vago, ni un yonqui, ni un delincuente. Lo único que tengo es una enfermedad y recibo una pensión. Ahora estoy luchando por mi mujer y por mi hijo, que es lo más importante de mi vida, y veo a mi madre que también está sufriendo muchísimo por toda esta situación”, reconoció.

A las 12.20 horas, la pareja se despidió del que fue su hogar en los últimos años con varias bolsas de ropa y una caja de juguetes.

Acompañada por dos trabajadoras sociales, se desplazó a su nuevo alojamiento temporal, la habitación de un hotel en el centro de la ciudad, donde permanecerán hasta que el Ayuntamiento de Santa Cruz o el Instituto Canario de la Vivienda (Icavi) les habiliten una solución dentro del plan específico para familias que afrontan este tipo de situaciones. Ambas administraciones públicas insistieron en que están buscando una alternativa a medio y largo plazo para que esta familia vuelva a disponer de una vivienda digna.

TE PUEDE INTERESAR