santa cruz

La asesinada en Ofra supuestamente por su sobrino y pareja denunció dos veces maltratos

La primera, en 2014, cuando lo denunció por una agresión, pero sin relevar la relación entre ambos, y en 2018 cuando acudió un hospital con lesiones que atribuyó a su pareja
La muerte de la mujer se produjo al mediodía, pero los investigadores seguían en el piso de Ofra por la noche. Sergio Méndez

La mujer asesinada en Tenerife por su sobrino y pareja había sido asistida dos veces por malos tratos: la primera, en 2014, cuando lo denunció por una agresión, pero sin relevar la relación entre ambos, y en 2018 cuando acudió un hospital con lesiones que atribuyó a su pareja.

La delegada del Gobierno en Canarias, Elena Máñez, ha explicado este mediodía a la prensa que en este caso hay indicios suficientes para considerar que Rosa María, de 60 años, fue asesinada por su sobrino y pareja sentimental, un hombre de 58 años.

La víctima había denunciado a su sobrino por malos tratos en 2014, lo que llevó a que se le impusiera una orden de alejamiento de un año por violencia doméstica (el caso se catalogó así al no constar relación de pareja), y en julio del año pasado acudió al Hospital de La Palma a recibir asistencia médica de unas lesiones que le había infligido “su pareja”, pero cuando se presentó en el centro la Guardia Civil, no quiso denunciarlo.

Tras guardar un minuto de silencio ante la sede de la Delegación del Gobierno, su titular, Elena Mánez, ha condenado el que ha considerado como “el primer asesinato de la violencia machista este año en Canarias”, donde en 2018 murieron dos mujeres por las mismas causas (las cifras oficiales aún catalogan la muerte de Romina Celeste Núñez como “en investigación”, aunque su pareja esté ya en prisión provisional con cargos de homicidio y malos tratos)

Mánez ha resaltado que el asesinato de Rosa María, sobre el que no ha ofrecido más detalles, eleva a siete las muertes por violencia machista en lo que va de año en España.

Minuto de silencio ante la sede de la Delegación del Gobierno. | DA

La delegada del Gobierno en Canarias ha explicado que hay cuatro muertes de mujeres en fase de investigación en las islas correspondientes a 2016, 2017, 2018 y 2019 en Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote (Anastasia, Dona, Paula Teresa y Romina Celeste), de ahí que no las contabilice como casos de violencia de género porque tampoco lo ha hecho aún la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

En el caso de Rosa María, ha dicho, la carga de la prueba “evidencia que se puede considerar un caso de violencia machista”.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, José Miguel Barragán, en nombre del Gobierno de Canarias, ha rechazado y condenado en un comunicado este asesinato y ha trasladado a la familia de la víctima sus más sentidas condolencias ante un crimen que, según ha dicho, “nos indigna como representantes del Ejecutivo canario y como personas integrantes de esta sociedad”.

Al respecto, la directora del Instituto Canario de Igualdad, Claudina Morales, ha recordado que las mujeres víctimas de violencia machista disponen de apoyo a través de los recursos que componen la Red Social de Prevención y Protección Integral de las Víctimas, que cuenta con servicios y recursos en todas las Islas.

Morales ha recalcado que la violencia de género es la muestra más brutal y dramática de la desigualdad entre mujeres y hombres y supone un atentando contra libertad, la salud, la integridad física y psíquica, la seguridad, la dignidad y la vida de las mujeres.

TE PUEDE INTERESAR