san juan de la rambla

La trágica historia de uno de los fundadores del PSOE de San Juan de la Rambla

José Dorta Díaz fue uno de los presos canarios asesinados en el campo de concentración de Gusen tras haber sobrevivido a Fyffes
Rosario, hermana de José Dorta Díaz, y su hijo Oreste, sobrino nieto del fundador del PSOE de San Juan de la Rambla, quien recibió la carta mediante la cual se le comunicaba a la familia que había fallecido en el campo de concentración de Gusen. Cedida

El Holocausto, que en hebreo significa catástrofe, también es recordado por muchas víctimas no judías que incluyeron en el caso de Canarias a los presos políticos del franquismo. Historias trágicas, desconocidas y olvidadas, por familias cuyos miembros fallecieron sin saber el destino de sus seres queridos.

Uno de ellos fue José Dorta, uno de los fundadores del Partido Socialista (PSOE) en San Juan de la Rambla, quien fue asesinado en Gusen, un subcampo situado a 5 kilómetros de Mauthausen al que fueron destinados más de 5.000 españoles.

Su historia es trágica y dolorosa, ya que su hermana, Rosario Domínguez Dorta, falleció sin conocer dónde estaba después de que se lo llevaron detenido a comienzos de 1937.

José no tuvo hijos, solo una hermana, madre de Oreste Rodríguez, su sobrino y ambos también ya fallecidos. Su esposa, Marina, sus cinco hijos y nietos son los únicos familiares que quedan vivos aunque éstos últimos ni siquiera lo conocieron.

Marina, en cambio, cuenta que su suegra y su marido estuvieron años intentando averiguar sin éxito dónde estaba. Fue en la década de los 90 del siglo pasado cuando le avisaron a la familia que había fallecido en Gusen, junto con otros deportados canarios. Pero ya era tarde para su hermana, quien falleció sin volver a tener noticias de él.

“Cuando ya ni siquiera lo esperábamos, recibimos una carta en la que se anunciaba que había fallecido en un campo de concentración donde había sido entregado como preso político. Yo recuerdo que tenía 12 o 13 años. Era una notificación muy escueta y muy breve”, recuerda María Jesús, quien subraya que a su abuela “le quedó esa penita de no saber nada más de su hermano”.

José Dorta nació el 30 de Julio de 1900 en el barrio de Las Rosas, en el municipio de San Juan de la Rambla. Como muchos tinerfeños y Canarios, en la segunda década del siglo XX la familia emigró a Cuba buscando un mejor porvenir pero retornó una década después.

A María Jesús su padre le contaba que su tío volvió de Cuba con ideas políticas “bastante revolucionaria”. Sus convicciones de izquierda lo impulsaron a promover la fundación del comité local de la Agrupación Socialista (AS) en el municipio, que actualmente lleva su nombre aunque no hay hay cartel que lo atestigue. Poco después, encontraron su nombre en un blog de los canarios que fallecieron en un campo de concentración con el registro y la fecha de la muerte.

El 13 de enero de 1936 fueron constituidos los estatutos de dicha Agrupación Socialista y cuatro meses después, aprobados por el Gobierno civil.
Dorta fue uno de los concejales de la corporación constituida ese mismo año tras la victoria del Frente Popular. Se ocupó de las áreas de sanidad, cementerio y policía urbana y rural y al mismo tiempo, era presidente de la agrupación local socialista. Pero apenas duró unos meses en ambos cargos, ya que después del alzamiento militar el 21 de julio, la Corporación municipal fue destituida y los concejales asociados al Frente Popular, detenidos.

José Dorta acabó encarcelado en la prisión de Fyffes. En agosto de 1938 fueron canjeados en torno a una centena de detenidos desde Fyffes a la zona republicana en la España peninsular. José Dorta Díaz, conocido por sus amistades con el sobrenombre o apodo de ‘Suponer’, formó parte de este grupo.

Todos estos datos se conocen porque han sido publicados en el blog Deportados Canarios, cuyo autor es Fabián Romero, miembro de de la Asociación de para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife, porque lo cierto es que la familia nunca más supo nada de él.

El padre de María Jesús le contó que una noche la Guardia Civil entró a su casa y se lo llevó. Su abuela “empezó a llorar porque sabía lo que pasaba. Estuvieron recorriendo los lugares en los que sospechaban que podía estar preso, miraban las listas de presos que estaban vivos, pero nunca supieron el lugar dónde estaba”. Estuvieron un tiempo sin tener noticias de ningún tipo hasta que un día recibieron una carta informándoles que lo habían llevado a una cárcel en la Península, pero finalmente le perdieron el rastro.

Fabián Romero precisa en su investigación que a los 38 años Dorta llegó a Barcelona y al igual que miles de españoles del bando republicano formó parte de la retirada con el final de la guerra española. De allí pasó a Francia y fue recluido en los campos de internamiento habilitados por el gobierno de ese país en su territorio, hasta que se sumó en una Compañía de Trabajadores Extranjeros (CTE).

Con la ocupación de Francia por los nazis, en plena Segunda Guerra Mundial, muchos españoles que conformaban las CTE son capturados por los alemanes. En 1940 cientos de españoles estaban detenidos en campos de prisioneros de guerra alemanes, entre ellos, uno de los fundadores del Partido Socialista en San Juan de la Rambla.

Casualidad o no, ese mismo año, el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas dictó sentencia y Dorta, junto con el resto de los concejales detenidos, fue condenado a inhabilitación especial para cargos de confianza y mando del estado, la provincia y el municipio por plazo de tres años y un día y una sanción económica establecida en 50 pesetas.

Dorta pasó de estar prisionero en la cárcel de Belfort al campo de prisioneros o Stalag XIB, ubicado en la Baja Sajonia, donde solo estuvo unos días ya que de allí fue deportado al campo de concentración de Mauthausen en Austria, junto con 1.506 españoles, entre ellos, diez canarios.

Según los registros de defunción del sub-campo de Gusen, José Dorta Díaz murió el 19 de septiembre de 1941 a las 07.30 de la mañana debido a una colitis ulcerosa. Hay que tener en cuenta que en muchos casos la causa de la muerte real no coincide con la que los nazis reflejaron en sus registros en los campos de exterminio.

José Dorta Díaz logró salir vivo de la prisión de Fyffes, uno de los centros de mayor represión de las islas. Sin embargo, no resistió al campo de concentración nazi y su rastro se perdió hasta que fue rescatado, no sin dificultades, tras la llegada a España de la democracia.


La sede local lleva su nombre desde 2007 sin cartel que lo testifique
Fue el catedrático de la ULL Alfredo Mederos, un histórico del socialismo canario, el primero que informó acerca de José Dorta Díaz. Desde enero de 2007 la agrupación local del PSOE lleva su nombre aunque no hay un cartel que lo testifique

TE PUEDE INTERESAR