economía

BBVA prevé 47.000 nuevos empleos en Canarias entre 2019 y 2020

La entidad presenta una ‘fotografía’ diferente a la de los principales organismos económicos y estima que el Archipiélago crecerá el 2,4% y el 1,8% en el próximo bienio
De izquierda a derecha, Francisco Jerez, director territorial de BBVA en Canarias, Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research, y José Manuel Martín, director regional. DA
De izquierda a derecha, Francisco Jerez, director territorial de BBVA en Canarias, Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research, y José Manuel Martín, director regional. DA
De izquierda a derecha, Francisco Jerez, director territorial de BBVA en Canarias, Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research, y José Manuel Martín, director regional. / DA

Para BBVA, la economía canaria seguirá creciendo. Las previsiones de la entidad para el bienio 2019-2020 son bastante más optimistas que la de otros organismos económicos y prevé un crecimiento del PIB del 2,4% para este año, frente al 1,2% previsto por CEOE-Tenerife. Este crecimiento, además, se traducirá, de forma notable, en la creación de empleo que aumentará el 2,7% en 2019 y el 2,5% en 2020.

De cumplirse estas previsiones, en este bienio se podrían crear unos 47.000 puestos de trabajo en las Islas y reducirse la tasa de paro hasta el 18,6% a finales del próximo año. De hecho, según BBVA, el aumento del empleo en Canarias será el segundo mayor de España durante 2019 y 2020, muy lejos del pronóstico ofrecido hace unas semanas por la patronal tinerfeña que para este año ofrece otra fotografía económica totalmente diferente: cero empleos y una tasa de paro del 20,8% a finales de 2019.

Las razones de este optimismo las explicó ayer Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research, durante la presentación del ultimo informe Situación Canarias en Las Palmas de Gran Canaria. Si bien admitió que habrá “cierta desaceleración” en 2020, aseguró que la creación de empleo se seguirá manteniendo sobre todo por el buen comportamiento de la construcción y la inversión pública, unido a un entorno positivo de bajada de tipos de interés y a un fuerte aumento del gasto autonómico.

Cardoso reconoció que hay factores innegables que están ralentizando el crecimiento del Archipiélago, como por ejemplo la caída del turismo por la apertura de mercados competidores (Túnez. Turquía o Egipto), la bajada del consumo interno y un entorno global de incertidumbre con un posible brexit sin acuerdo y unas elecciones a un mes vista. Pero, a pesar de estos vientos de frente, BBVA estima que hay factores que contribuirán a que el Archipiélago siga creciendo por encima del 2%. Esto son: la recuperación de la demanda mundial, a pesar del menor crecimiento de la eurozona con Italia y Alemania al inicio de una recesión; el abaratamiento del coste del petróleo y un euro algo más depreciado que debería apoyar el dinamismo de las ventas de bienes y servicios.

Si a estas causas se unen unos tipos de interés que siguen bajando y un sector de la construcción que, en las Islas, sigue creciendo de forma acelerada y creando empleo de forma masiva. BBVA cree que el buen comportamiento que tuvo el año pasado la construcción tanto residencial como pública, y el sector público, influirá de manera importante en la creación de empleo de los próximos dos años. Además, el impulso fiscal derivado del aumento de salarios públicos y de las pensiones, además del incremento del salario mínimo interprofesional (SMI), contribuirán a aumentar la renta disponible de los hogares y sostener el consumo a corto plazo. En este sentido, Cardoso aseguró que la entidad no tiene una valoración aún sobre el impacto que provocará en el empleo la subida del 22% del SMI, pero explicó que a corto plazo esta subida de 900 euros aumentará la renta disponible de los trabajadores por lo que se prevé que puedan consumir más.

En cambio, a medio-largo plazo las previsiones no son tan halagüeñas porque provocará un aumento de los costes laborales de las empresas que puede llevarla a no crear más puestos de trabajo o, lo que es peor, destruir empleo. No obstante, Cardoso adelantó que “aún es pronto para conocer el verdadero impacto de esta medida sobre las empresas” y señaló que habrá que esperar hasta finales del primer trimestre o del segundo para conocer el “impacto real” sobre el empleo.

Aún así, reconoció que Canarias es una de las regiones que podría verse más afectada “dada la relativamente mayor proporción de trabajadores con contratos ligados al SMI”.

A nivel doméstico, Cardoso reconoció que existen “dudas” sobre la política económica que se implementará durante los próximos años. “Si el resultado de la convocatoria electoral de este año continúa arrojando una falta de consenso sobre las medidas necesarias para impulsar un mayor crecimiento y hacerlo inclusivo, podría redundar en un deterioro del gasto de familias y empresas”.
Por otro lado, el control presupuestario deberá coexistir con la campaña para las elecciones europeas, autonómicas y locales de mayo y de las nacionales de abril. Además, algunas medidas que ya se han tomado han afectado a la confianza de los agentes y sus decisiones de consumo e inversión, como ocurre en el caso del sector inmobiliario.

BBVA alerta, además, de que la elevada proporción de jóvenes que ni estudian ni trabajan, y el significativo nivel de temporalidad implican que la recuperación puede ser “desigual y no inclusiva”. A esto se añade un reto demográfico: al igual que en el resto del país, se ha observado un rápido proceso de envejecimiento que se traduce en un fuerte aumento del peso de la población más de 65 años durante todo el período. En todo caso, dentro de esta tendencia común de envejecimiento, Canarias es la región donde menor es el peso de dicha población.

Para ello, es necesario impulsar medidas que mejoren la capacidad de respuesta de la economía canaria ante los desafíos vigentes y que generen un crecimiento inclusivo. “El reto a medio plazo es reducir la todavía elevada tasa de paro, mejorar la productividad impulsando la adaptación a nuevas tecnologías, revertir la tendencia demográfica y permitir una mayor diversificación de la economía”.

Marcha de González

El director del BBVA en Canarias, Francisco Jerez, que ayer estuvo acompañando a MIguel Cardoso consideró que la dimisión de Francisco González de la Presidencia de la entidad financiera tras la denominada Operación Trampa, “no va a tener impacto en las acciones del banco, por no tener nada que ver una cosa con la otra. Jerez apuntó que no está teniendo repercusión en las acciones, porque “la acción del BBVA es la que mejor recorrido está teniendo”, por lo que espera que continúe así.

TE PUEDE INTERESAR