política

Cebrián reflexiona en Tenerife sobre el deterioro del prestigio de la democracia

El fundador del diario ‘El País’ y expresidente del grupo Prisa sitúa el origen de los principales conflictos de la España de hoy en la estructura institucional, más que en la actuación de los políticos
juan luis cebrián, foro premiun del atlántico
Juan Luis Cebrián, en el Foro Premiun del Atlántico. / Sergio Méndez

Ha llegado la primavera. En términos socio-políticos, se ha anticipado al tradicional otoño caliente. El cambio climático trae un adelanto electoral a un mes de los comicios locales, autonómicos y al Parlamento Europeo. Sobre la inestabilidad de la democracia representativa y el deterioro del prestigio institucional ha reflexionado Juan Luis Cebrián Echarri en el Foro Premium del Atlántico, organizado por la Fundación DIARIO DE AVISOS. En uno de los salones del Iberostar Grand Hotel Mencey, el periodista metido a empresario brindó al selecto auditorio respuestas globales a inquietantes interrogantes que atormentan a España en el contexto de una crisis mundial de valores que ha alimentado al monstruo del populismo y despertado en Europa a los estados nación, una reliquia que se cotiza a precio de oro en los mercados paralelos. El fenómeno de Donald Trump, en Estados Unidos, el ascenso a los altares de Jair Messias Bolsonaro, en Brasil, la locura del brexit y el resurgir del aletargado separatismo catalán son hojas del mismo árbol. Durante el desayuno-coloquio moderado por Carmelo Rivero, director de este periódico, a quien acompañaban María Rozman y Carlos Sosa (Canarias Ahora), el fundador del emblemático El País (con un título honorífico desde 2018) y expresidente de Prisa tiró de la madeja de la memoria histórica para intentar explicar el lío en el que estamos enredados. Al hilo de las legislativas del 28 de abril, Cebrián ubica la formación del futuro Gobierno en un horizonte no cercano: “Salvo que haya una mayoría absoluta, que no la va a haber, tendremos que esperar hasta después del 26 de mayo. Los pactos para configurar una mayoría parlamentaria se verán condicionados por los acuerdos en determinadas comunidades autónomas”.  A su juicio, todas estas circunstancias generan “más pasión popular por regímenes gobernantes que sean sólidos y fuertes, que den visibilidad y capacidad”. Por fortuna, se felicitó, “España es uno de los mejores países del mundo para vivir”. El mérito lo atribuyó a la sociedad civil, después de cuarenta años de una Constitución en la que sitúa el origen de los conflictos actuales principales: “No podrá haber estabilidad, independientemente del resultado de las elecciones, si no hay una reforma que garantice la solidez de las instituciones”.

Académico de la lengua (silla V) y caballero de las Letras y las Artes de Francia, Juan Luis Cebrián no ahorró palabras en un relato ilustrado con anécdotas   compartidas con personajes que han sido -y algunos lo son todavía- referentes en su vida personal y profesional, tales como Jesús Polanco y Felipe González.

La revolución tecnológica incentivó el interés de la charla.

 

TE PUEDE INTERESAR