Gastronomía

El juez decreta secreta la investigación por la intoxicación del Riff

Los hechos se produjeron el pasado mes de febrero, cuando una mujer falleció en la madrugada del día 17 de ese mes en su domicilio de Valencia horas después de haber comido en el restaurante Riff

Riff
Riff. / EP

 

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valencia ha declarado secreta la investigación abierta tras la muerte de una clienta del restaurante Riff de Valencia por causas que todavía se están investigando. Según informa el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el juzgado sigue a la espera del resultado de los análisis toxicológicos y ha decretado el secreto de las actuaciones.

El instructor justifica esta medida, adoptada en una auto fechado el pasado 25 de febrero, en la necesidad de “salvaguardar la intimidad de las personas y de la familia de la fallecida”, sin perjuicio de que con posterioridad ese secreto se pueda levantar “si hubiera alguna causa penal abierta contra persona determinada en este caso”. No hay por tanto investigados en este procedimiento hasta el momento.

“En este caso, visto el contenido del atestado de autos, de los informes forenses, conviene para el buen fin de las investigaciones decretar el secreto del sumario, además de para evitar que se oculten pruebas o desaparezcan vestigios o efectos, objeto de investigación”, según recoge en el auto.

Los hechos se produjeron el pasado mes de febrero, cuando una mujer falleció en la madrugada del día 17 de ese mes en su domicilio de Valencia horas después de haber comido en el restaurante Riff, por lo que se abrió una investigación -también judicial- para determinar si su muerte fue a consecuencia de una intoxicación alimentaria, ya que tanto su hijo como su marido también se vieron afectados aunque de forma leve.

Según el último balance de la Conselleria de Sanidad, se registraron 31 casos de intoxicación tras comer en el restaurante, entre los que se incluyen los tres miembros de la familia afectada.

El propio restaurante, con una estrella Michelin y regentado por el chef Bernd Knöller, decidió cerrar el pasado 19 de febrero. Hoy miércoles, reabre sus puertas porque está “en plena situación de funcionar con la máxima garantía que puede dar un restaurante” y “garantiza la máxima seguridad”, en palabras del cocinero.