TENERIFE

Los cetáceos dividen al Parlamento canario

La Cámara regional debatirá la próxima semana la reforma de la Ley de Pesca, después de que en la última comisión afloraran las discrepancias sobre si se debe incluir o no la regulación del avistamiento de ballenas

CETÁCEOS CANARIAS
Los fondos marinos de Canarias, con más de 5.000 especies, son un referente mundial para la ciencia. En la imagen, un grupo de cetáceos en el suroeste de Tenerife. FRANCIS PÉREZ

El Pleno del Parlamento de Canarias debatirá la próxima semana la reforma de la Ley de Pesca para adaptarla a las normativas española y comunitaria. La propuesta, con la que se pretende, entre otros objetivos, reducir la sobreexplotación de los recursos marinos, incluye entre sus novedades introducir actividades complementarias como el turismo acuícola, la pescaturismo y el turismo marinero.

El documento llega a la Cámara regional con las dudas generadas en la comisión parlamentaria de esta semana después de que CC, PSOE y ASG se mostraran partidarios de dejar fuera del nuevo texto, tal como planteó el PP a través de una enmienda transaccional, la regulación de la actividad del avistamiento de cetáceos, una de las grandes atracciones turísticas, que genera un volumen de negocio de más de 26 millones de euros al año solo en la isla de Tenerife. En ella, se formula que en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de la ley reformada, el Gobierno de Canarias elaborará un protocolo obligatorio con el fin de evitar las colisiones con cetáceos mediante medidas como la reducción de la velocidad de los barcos en las zonas de mayor concentración de cetáceos, caso del suroeste de Tenerife, donde en los últimos 20 años se ha producido un auténtico boom al pasar de cinco empresas dedicadas a las excursiones marítimas a 90, aunque solo 67 figuran en el listado aprobado por la Consejería de Turismo.

La creación de una comisión la Comisión para la Coordinación de las Actividades Marinas de las Zonas de Especial Conservación (ZEC) de Canarias es otra de las propuestas planteadas desde el sector de empresas de avistamiento con el fin de mejorar la comunicación y planificación conjuntas entre más de una veintena de organismos implicados, empresas y comunidades científica y universitaria.

El desmarque de los dos grupos con mayor número de diputados (CC y PSOE), que justificaron su posición al entender que necesitan más tiempo para escuchar a las partes afectadas, no sentó nada bien a los propietarios de las empresas legales dedicadas al avistamiento de cetáceos ni a los científicos implicados en la defensa de uno de los santuarios de mamíferos marinos más preciados del planeta, que advierten sobre la inseguridad a la que están expuestos estos animales y los altos índices de estrés detectados a causa de los acorralamientos de barcos en zonas como la franja Teno-Rasca. El abogado especialista en Derecho Ambiental Alejandro Quintana calificó de “contradictoria” la posición de CC y PSOE. “Después de instar por unanimidad al Gobierno de Canarias hace menos de un mes para que adopte medidas de protección a los cetáceos, ahora rechazan la enmienda que configura el marco legal que le permitía al Ejecutivo regional hacer precisamente eso”, manifestó el letrado, que no comparte el argumento de “falta de tiempo”.

CETÁCEOS CANARIAS CETÁCEOS CANARIAS CETÁCEOS CANARIAS
<
>
Numerosos barcos acosan a los mamíferos marinos sin respetar la distancia de seguridad, como se aprecia en estas imágenes tomadas en el sur de Tenerife. DA

“Llevamos con esto desde 1995, año en el que entró en vigor un decreto que pretendía poner orden y que ha quedado en papel mojado por su dispersión competencial, la descoordinación y la falta de medios”, asegura Quintana. Recuerda que la mayoría de las medidas planteadas nacen de las consejerías de Medio Ambiente, Pesca y Turismo (CC), “por lo que menos aún puede entenderse que el Grupo Nacionalista Canario alegue falta de estudio respecto a las medidas diseñadas por sus propios consejeros y técnicos”.

Además, el pasado 6 de febrero el Parlamento de Canarias aprobó por unanimidad una Proposición No de Ley, defendida por la diputada del PP Cristina Tavío, para instar al Gobierno de Canarias a que delimite las actividades en estas áreas protegidas y aumentar así la seguridad de los cetáceos. Para ello la Cámara regional exigió al Ejecutivo que trabaje por una mayor coordinación entre todos los sectores que intervienen en las zonas de especial conservación (gobiernos canario y central, sobre todo) a través de una comisión territorial que, un mes después, encuentra el rechazo a su aprobación legal. Hay que recordar que la creación de la comisión contó con el beneplácito del letrado del Parlamento, que despejó las dudas sobre la legalidad de su introducción en el texto normativo.

INSPECCIÓN DEFICIENTE

Además, el Parlamento de Canarias, tras constatar las carencias en las funciones de policía y control y la deficiente labor inspectora (el 99% de las denuncias presentadas en los últimos año por vulneración de la normativa turística y medioambiental en el avistamiento de cetáceos no se ha tramitado), respaldó un estudio sobre la capacidad de carga de estos espacios y el uso de nuevos dispositivos de vigilancia como drones y cámaras térmicas. Dicho estudio, al que obliga la Directiva Hábitat de la Unión Europea desde 1992, aún no se ha realizado.

El tesoro sumergido de la biodiversidad, con más de 5.000 especies marinas, convierte a Canarias en un referente mundial para la ciencia, si bien los científicos advierten de que la degradación que sufre arroja serias dudas sobre si lo seguirá siendo para las próximas generaciones.

CANARIAS, ZONA DE PASO DE CALDERONES TROPICALES Y DELFINES MULARES

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el mar que baña el Archipiélago alberga el 35% de las especies de cetáceos que habitan el planeta. Las Islas son una zona de paso habitual de calderones tropicales, cachalotes, delfines mulares y tortugas verdes. Es uno de los pocos lugares del mundo donde es posible el avistamiento de cetáceos todo el año gracias a las temperaturas suaves los 12 meses, la gran profundidad de sus fondos marinos cerca de la costa, la ausencia de depredadores y unos ecosistemas naturales que proporciona a los cetáceos alimentos y óptimas condiciones de reproducción.