santa cruz

¿Un parque temático para la depuradora de Santa Cruz?

El Cabildo invita al Ayuntamiento a valorar el proyecto presentado para la EDAR de Valle de Guerra y su posible aplicación en la capital
El Cabildo sostiene que un parque temático es compatible con el proyecto de futuro tras la salida de la depuradora. DA

La Refinería se va, pero la depuradora se queda. Así podría resumirse que ese espacio que hoy ocupa la Estación de Aguas Residuales (EDAR) de Santa Cruz, va a necesitar de una adecuación a lo que la ciudad planea para el futuro en esa ubicación y que afecta de lleno al barrio de Cabo Llanos y Buenos Aires. Por eso, desde el Cabildo de Tenerife, se invita al Ayuntamiento de Santa Cruz que dirija su mirada al proyecto recientemente presentado para que la depuradora de Valle de Guerra se convierta en un parque temático ecológico. “Le trasladé al alcalde, José Manuel Bermúdez, que ese parque urbano temático puede ser un modelo a replicar en la depuradora de Santa Cruz”, explicó a DIARIO DE AVISOS, el consejero insular de Aguas, Manuel Martínez (PSOE).

El consejero es consciente de que la ampliación de la depuradora marcará los tiempos de que cualquier proyecto, “pero a posteriori se pueden hacer acciones encaminadas a convertir aquello en un parque”. “Entendemos -continuó- que hoy en día no es incompatible la construcción de una depuradora con el ocio, que es precisamente el proyecto que hemos presentado con la depuradora de Valle de Guerra”.
Martínez recordó que en el caso de la EDAR del noreste “hemos hecho una unidad medioambiental con un centro I+D+i de la Universidad de La Laguna, con una zona de cultivo, para ver cómo afecta el agua regenerada a los diferentes tipos de cultivos y que se convierta en un laboratorio de investigación”. “Pero también es un punto de educación ambiental, en el que los colegios podrán ir y dónde se les explicará cuestiones como, por ejemplo, el ciclo integral del agua”, añadió.

Un parque temático dedicado al agua se desarrollará en el entorno de la EDAR de Valle de Guerra. / DA

El consejero entiende que ese modelo es compatible con el proyecto que presentó hace meses para el desmantelamiento de la Refinería. “Nadie ha pensado que, aunque se desmonte la Refinería, la depuradora de Santa Cruz va a seguir estando donde está. Por eso, lo que hemos trasladado al Ayuntamiento que vea ese proyecto y lo ponga en valor”.

Para que esa transformación sea posible, Martínez reconoce que el Consejo Insular de Aguas (CIA) tendría que asumir la gestión de la depuradora de Santa Cruz, algo que, por otra parte, ha sido demandado en numerosas ocasiones por el Ayuntamiento de Santa Cruz al tratarse de una infraestructura que da servicio a tres municipios: Santa Cruz, La Laguna y el Rosario.

“Compartimos plenamente el asumir la gestión de la depuradora porque afecta a tres municipios, y, siempre que los tres ayuntamientos lo quieran, la puede gestionar el Consejo Insular de Aguas como ya hacemos en Arona, Valle de Guerra y La Orotava”, detalla Martínez. El consejero avanza que “con esta fórmula el titular de la gestión sería el Consejo Insular de Aguas y lo que haríamos sería contratar a una empresa para la operaciones. Son infraestructuras públicas controladas por un funcionario público pero luego la operativa y mantenimiento la hace una empresa privada”. Esta fórmula es la que, en la actualidad, se aplica a la EDAR de Buenos Aires, que es gestionada por la empresa Emmasa.

Ampliación

Preguntado por el punto en el que se encuentra el actual proceso de contratación para el inicio de las obras de ampliación de la depuradora de Santa Cruz, Martínez no niega la preocupación existente en el CIA, tanto a nivel técnico como político, por la baja en el presupuesto que realizó la empresa que resultó ganadora del concurso. “Vamos a estar muy pendientes porque hay una preocupación importante por ver si lo que se presente como proyecto de obra reúne las condiciones y las exigencias que en estos tiempos se requieren. Tenemos que ir de la mano del Ministerio para fiscalizar que las tecnologías que nos planteé la contrata sean las adecuadas a las exigencias del Consejo que somos lo que tenemos que seguir con su gestión en el futuro”.

Martínez recuerda que fue en noviembre pasado cuando se firmó el contrato, sacándose de manera conjunta, proyecto y obra. “La empresa ganadora tiene tres meses para presentar el proyecto técnico y otros tres meses para tramitarlo. Son seis meses en total para que cubra todos los trámites correspondientes, por lo que calculamos que para mayo deben tenerlo listo”, detalla el consejero.
Además, “hace un mes también se sacó la asistencia técnica a la dirección de obra y para ello técnicos del Ministerio han estado reunidos con técnicos municipales y del CIA viendo las instalaciones”.

TE PUEDE INTERESAR