el jardín

6 cosas que tienes que hacer para que ‘Momo’ no entre en la vida de tu hijo

Este pequeño manual de actuación parental que hemos creado con la ayuda del psicólogo Javier Éla Hernández da una pincelada de lo peligroso que puede llegar a ser Internet para los niños
Javier Elá Hernández. / Sergio Méndez
Momo, el 'monstruo de WhatsApp'
Momo, el ‘monstruo de WhatsApp’. / DA

El reto viral ‘Momo‘ ha dado mucho que hablar en los últimos tiempos por el peligro que supone para los más pequeños de la casa, al menos en teoría. Pero no es el único. Es cierto que Internet nunca ha sido un lugar seguro para los niños, pues está plagado de contenidos nocivos que pueden alterar una infancia feliz. También es verdad que existen muchos mitos o falsas creencias en torno a los juegos en la red que supuestamente incitan a hacer daño a los padres y madres, o bien, a la autolesión. DIARIO DE AVISOS, con la ayuda del psicólogo especializado en nuevas tecnologías, Javier Elá Hernández, ha elaborado un manual que explica a los progenitores cómo deben actuar antes estas amenazas.

1. Mantener la calma

‘La ballena azul’, ‘Momo’, ‘El juego de la asfixia’, ‘El abecedario chino’ o ‘El reto del fuego’ son solo algunos de los retos virales difundidos a través de Internet que pueden poner en peligro la integridad física y psíquica de los jóvenes. Las amenazas son muchas, pero debemos estar tranquilos porque detrás de este tipo de juegos hay demasiados bulos. En palabras de Javier Elá, “Ningún hijo se va a suicidar por estos retos virales”.

Para empezar, lo más normal es que un niño pequeño, de entre 3 y 12 años de edad, acuda rápidamente a los padres cuando consumen este tipo de contenidos que les llegan a través de las redes sociales y plataformas de mensajería como Whatssap. Lo cierto es que detrás de ellos suelen esconderse una “serie de empresas que buscan algún tipo de información concreta, o los denominados trolls de Internet, que solo tratan de generar miedo por mero placer”, indica Elá.

No obstante, Youtube, gestionada por el gigante Google, ya ha salido al paso de la alerta generada en torno a ‘Momo’ y ha comunicado que “no hemos visto ninguna evidencia reciente de vídeos que promocionen el desafío de ‘Momo’ en YouTube“.

Incluso la Policía Nacional y la Guardia Civil han emitido sendos tweets con el objetivo de pedir tranquilidad y acallar los rumores que alimentan la presencia de este tipo de retos virales en contenidos infantiles.

Por tanto, el primer paso para no volvernos locos y evitar mayores preocupaciones es mantener la calma en todo momento.

2. Trabajar la confianza con tu hijo/a

Es fundamental que la comunicación con los menores sea bidireccional: que tú le cuentes tus cosas para que él o ella haga lo mismo. Esto último adquiere una mayor importancia cuando se trata de adolescentes, ya que estos “tienden a ocultarnos más la información que los más pequeños”.

En este punto, el psicólogo tinerfeño Javier Elá incide en que “tampoco se trata de ser el mejor amigo a de tu hijo”. Simplemente, estrechar el vínculo o la relación un poco más. Asimismo, en el caso de los niños es más sencillo, ya que el efecto que produce ‘Momo’ sobre ellos es similar a “cuando ven una película de terror”. En algunas ocasiones, al pequeño le da pavor coger el móvil después de haber visto este tipo de vídeos.

3. La ciberseguridad

Como hemos advertido anteriormente, Internet no es un lugar seguro para los menores. Este punto es importantísimo, ya que, de alguna manera, los padres y madres son responsables de los contenidos virtuales que consumen sus hijos. Según Elá, “la ciberseguridad es la segunda línea de actuación más relevante para evitar que este tipo de amenazas lleguen a los pequeños”.

La ciberseguridad es la protección de la información o contenidos que se propagan por la red. En este punto, Javier Elá explica que “los padres tienen que buscar herramientas para estar preparados y prevenidos, al menos en aquellas que les permitan saber que páginas web visitan los niños; qué vídeos ven, e incluso verlos antes que ellos para comprobar el contenido, u observar los comentarios de otros usuarios para hacerse una idea de la temática del clip en cuestión, entre otros”.

Más allá de proteger a los niños de los mencionados retos virales, es importante ser conscientes de la facilidad que se tiene a la hora de sortear las escasas barreras de Internet para acceder a contenidos diseñados para personas mayores de edad, como los pornográficos.

4. No crear alarmas

Aquí entramos todos: padres, madres, medios de comunicación y sociedad en general. Varios medios de comunicación internacionales han difundido el rumor incierto, según el portal Newtral, de que la imagen de ‘Momo’ se ha colado en el famoso videojuego Fornite y el no menos conocido vídeo de ‘Baby Shark‘. Esto, tal y como asegura la mencionada web, es rotundamente falso. El problema surge cuando denunciamos a través de las redes un rumor incierto, ya que sin darnos cuenta estamos criticando, opinando y, en definitiva, creando una alarma social sobre algo que no es real, ya que no se ha constatado la autolesión o suicidio de ningún niño por causa de este reto absurdo.

En este sentido, los profesores y colegios también juegan un papel importante. Canarias puede ser un lugar aislado y tranquilo geográficamente hablando, pero los contenidos que se difunden en la red nos llega a todos por igual. Javier Elá insiste en que “al niño de Canarias le va a llegar lo mismo que al niño de Canadá. El mismo vídeo. Sobre el tema este de los retos virales quiero decir que se ha creado una alarma mayor del impacto que ha tenido. Piensa que se habla de que ha llegado a un colegio de Adeje, pero cuántos casos demostrados hay de niños que se han autolesionado o suicidado por ver un vídeo de Internet”.

El psicólogo se refiere a una publicación en Facebook del colegio Barranco las Torres en la que se menciona la aparición de ‘Momo’ en algunas plataformas como Whatsapp o Youtube Kids. No queremos dar a entender que la recomendación que se hace en dicho post sea mala, sino que se está creando una alarma por algo que no reviste mayor gravedad.

5. ¡Cuidado! puede tratarse de un acosador

Este tema es mucho más serio y da más miedo que un simple vídeo de terror. Crear una alarma injustificada puede generar miedo tanto en padres como en hijos, pero también puede convertir esta tontería en una “herramienta al servicio de los acosadores escolares”, afirma Javier Elá. “Eso si es un problema gravísimo que tenemos en los colegios e institutos. Todos conocemos casos cercanos. Es muy importante la inclusión de estos retos virales en los programas de prevención de acoso escolar.”

Es importante que los padres y madres luchen por una educación que incluya el buen uso de las nuevas tecnologías en el itinerario docente. “No basta con que vayamos a dar charlas de una hora a los colegios”, lamenta Elá. Asimismo, el psicólogo ve necesario que se haga una apuesta por “trabajar la inteligencia emocional a edades tempranas”, porque, según él, esta sería una fórmula eficaz para prevenir, por un lado, que los hijos sean acosados y, por otro, que los jóvenes utilicen medios como ‘Momo’ para hacer bullying a otros chicos más pequeños.

6. Para qué necesita un niño el Whatsapp

Facebook o Twitter. “No lo necesitan”, sentencia Javier Elá. “Cuántos niños hay que tienen perfiles en las redes sociales o Whatsapp sin tener la edad permitida para ello”, sostiene. Lo cierto es que los más pequeños tienen acceso a todas estas herramientas cada vez más pronto y esto, “más que beneficiales, les perjudica”.

Elá asegura que se ha encontrado con casos en los que el niño usa el perfil de los padres en Facebook o un Twitter, lo que califica como un “grave error”. Aquí entra en escena nuevamente la vulnerabilidad de los sistemas de control de estas plataformas, ya que para acceder a ellas nos basta con mentir en la edad. Por ello, el psicólogo recomienda no exponer a los menores en un mundo que ni siquiera los padres conocen en profundidad.

Este pequeño manual de actuación parental que hemos creado con la ayuda de Javier Éla Hernández da una pincelada de lo peligroso que puede llegar a ser Internet para los niños. En resumen, el psicólogo pide que los padres aborden el tema con naturalidad, pues existen un montón de mentiras que en su origen no suponen ninguna amenaza pero que, sin embargo, pueden llegar a serlo si no se actúa ante ellas de forma adecuada: “Lo que hay que decirle a los padres es que sus hijos no son bobos, y si algo les asusta lo van a cortar de raíz ellos solos, estoy seguro de ello al 99,9%”, sentencia Elá.

TE PUEDE INTERESAR