fútbol

Un año después, el Tenerife vuelve a ganar fuera de casa (1-3)

Los goles de Nano, Jorge y Malbasic le sirven a los blanquiazules para derrotar al Rayo Majadahonda y para lograr el primer triunfo liguero foráneo de la temporada

Tras un año natural sin lograr un triunfo foráneo, el CD Tenerife rompió por fin esta prolongada racha negativa logrando un convincente triunfo ante el Rayo Majadahonda. Los blanquiazules se rehicieron del mazazo que supuso el gol madrileño, que llegó en el primer minuto de partido. Nano logró equilibrar la balanza poco después. Jorge, al poco de empezar la segunda parte, puso la ventaja tinerfeña en el marcador, mientras que Malbasic logró el tercero casi al final del choque.
José Luis Oltra sorpendió con la entrada de Nano Mesa en el once inicial. Se quedó en el banquillo Naranjo.
El primer susto del partido para los blanquiazules llegó nada más arrancar el partido. En el primer minuto de juego, el Rayo Majadahonda se adelantó en el marcador con un tanto que se produjo en fuera de juego. Sin embargo subió al marcador el tanto de Isaac Carcelén, quien remató con la derecha desde muy cerca por bajo, junto al palo izquierdo. Una vez más, los blanquiazules empezaban teniendo la obligación de remontar tras haber regalado un gol.
Pero sirvió este mazazo para que los visitantes despertasen. Avisó Milla con un disparo que se marchó por fuera, pero mur cerca del larguero. Eso sucedió en el minuto 11. Dos minutos después, Nano Mesa logró equilibrar la balanza.
Saque de esquina de los blanquiazules y Malbasic ofrece una asistencia al delantero canterano, quien remató con la derecha desde muy cerca por el lado derecho de la portería. El cuadro local pidió fuera de juego en la acción. Así marcó Nano su tercer gol de la temporada y Malbasic ofreció su cuarta asistencia del curso.
En el minuto 30, el Tenerife disfrutó de ocasión más clara de toda la primera parte para marcar la segunda diana de la tarde. Luis Milla cabeceó un centro desde la derecha y estrelló el balón en el palo de la meta madrileña. El rechace fue a parar a los pies de un Nano que volvió a probar fortuna, pero esta vez entre el pie del portero Basilio y nuevamente el poste, el peligro se conjuró.
La respuesta local llegó en el minuto 35 con una gran acción personal de Ruibal. Una jugada por el centro acabó con un disparo que sacó a córner Dani Hernández con una espectacular estirada. En el 43, nuevamente Ruibal, el mejor ayer durante la primera parte, tiró por cuarta ocasión. El balón, aunque con potencia, no cogió la dirección correcta hacia la portería tinerfeña. Con esta acción acabó una entretenida primera parte.
La segunda mitad arrancó igual de eléctrica que la primera. Los blanquiazules lograron completar la remontada con un gol de otro canterano. Jorge Sáenz recibió de Undabarrena fuera del área, levantó la cabeza y armó un zapatazo imposible para Basilio. La primera victoria foránea de la temporada comenzaba a fraguarse.
Oltra empezó a mover el banquillo a partir del minuto 70, que fue cuando retiró del terreno de juego a Nano, autor del primer gol de los blanquiazules, para dar entrada a Naranjo.
Precisamente el onubense dispuso de un acercamiento peligroso en el minuto 76, pero su disparo definitivo salió algo mordido y sin fuerza, por lo que Basilio no tuvo problemas para agarrar la pelota con tranquilidad.
La sentencia del choque llegó en el minuto 86. Malbasic demostró que es un delantero muy inteligente. Balón largo para el serbio, se adelantó Basilio, pero la pelea Malbasic, quien la roba y, con la zurda, clavó la pelota en la portería vacía del Rayo Majadahonda desde fuera del área. Era el 1-3 que sentenciaba el partido y se convertía en la primera victoria foránea del curso para los blanquiazules.
El Rayo dispuso de muchas ocasiones para marcar, pero unas veces se topó con un inspirado Dani, y otra con la madera, como le pasó a Dani Romera antes de la conclusión del choque.
De esta manera cortó el Tenerife una racha de un año entero sin ganar y sume tres puntos que a nivel clasificatorio no suponen gran cosa, pero sí en el plano moral.

TE PUEDE INTERESAR