tenerife

La abstención gobierna el Sur

Arona, Adeje y Granadilla de Abona registraron en 2015 los índices de votantes más bajos de la Isla; los partidos buscan ahora movilizar por todos los medios a su electorado
Sur de Tenerife. | FOTO: Sergio Méndez

Las espadas están en todo lo alto para el 26-M en el Sur, especialmente en dos municipios que a nadie se le esconde el potencial estratégico que representan en el mapa político de Tenerife, como son Arona, donde el Partido Socialista se quedó en 2015 a un centenar de votos de la mayoría absoluta, y Granadilla de Abona, tras la censura que acabó con el Gobierno socialista y aupó a la Alcaldía a Coalición Canaria con el apoyo del Partido Popular y Ciudadanos. San Miguel, Arico y Vilaflor también serán plazas en las que un puñado de votos decidirá la formación de los nuevos gobiernos locales.

Un factor a tener en cuenta es el precedente de la alta abstención registrada en los últimos comicios, lo cual ha provocado que los partidos pisen el acelerador en la precampaña para movilizar por todos los medios a su electorado. Quien lo consiga tendrá todas las papeletas para descorchar el cava la noche del 26-M.

Las estadísticas reflejan que las urnas están más vacías en los municipios más poblados, todo lo contrario de lo que ocurre con las localidades con menos residentes. Así, en 2015 la abstención alcanzó el 58,6% en Arona, el 53,6% en Adeje y el 48,3% en Granadilla de Abona, las tres plazas donde menos se votó en toda la Isla, mientras que en el otro extremo se situaron Fasnia (20,7%), Vilaflor (26,3%) y Arafo (28,1%).
Hay que recordar que el PSOE ganó en siete de los doce municipios del sur de la Isla en las últimas elecciones (Adeje, Guía de Isora, Fasnia, Arona, Granadilla, Candelaria y Arico) y en tres de ellos lo hizo por mayoría absoluta (Adeje, Guía de Isora y Fasnia). El PP fue la lista más votada en Santiago del Teide (con mayoría absoluta) y Güímar, mientras que CC únicamente logró sumar más concejales que sus rivales en San Miguel de Abona, aunque su victoria fue por apenas 125 votos. En Vilaflor, Sí se puede alcanzó el mayor número de ediles, si bien no consiguió gobernar, mientras que la Agrupación Independiente de Arafo-CCN se impuso con mayoría absoluta en esta localidad del Valle de Güímar.

hegemonía socialista

El resultado electoral de hace cuatro años confirmó la supremacía socialista en la vertiente meridional de la Isla, cimentada en liderazgos históricos como los de Rodríguez Fraga, Pedro Martín y Jaime González Cejas (aunque este último abandonaría la política tras perder la Alcaldía en 2016 vía moción de censura) y el retroceso de CC en la comarca, con debacles tan sonadas como la de Arona, municipio más poblado del Sur, donde pasó de dos mayorías absolutas en 2007 y 2011 directamente a la oposición, perdiendo hasta ocho concejales de una tacada en 2015.

La estrepitosa caída del voto nacionalista en el Sur se aprecia en un dato más que significativo: en 2007 gobernaba con mayoría absoluta en cuatro municipios (Arona, Santiago del Teide, Arico y Fasnia). En las últimas elecciones solo logró el triunfo raspado en San Miguel de Abona, si bien el maltrecho panorama coalicionero se pudo recomponer parcialmente a través de pactos, como el de Arico, o mediante moción de censura, como ocurrió en Granadilla de Abona. Pero las cifras son contundentes, en ocho años CC ha perdido 7.000 votos y 18 concejales, a pesar de que el número de ediles elegidos se ha incrementado en algunas localidades por el crecimiento de población.

TE PUEDE INTERESAR