santa cruz

El Sobradillo: orgullo de barrio

‘El Sobradillo, barrio educador’ es el primer proyecto comunitario del municipio de Santa Cruz que busca el empoderamiento de sus vecinos a través del conocimiento del entorno y de su historia
Santa Cruz de Tenerife. 03.01.14.- Calles de El Sobradillo.

El movimiento vecinal ha pasado por distintas etapas en la última década para, en los últimos años, erigirse de nuevo en el motor de muchos barrios para exigir la atención, el apoyo o los recursos que estiman necesarios. También son los vecinos los que, en muchos casos, están siendo la punta de lanza de la recuperación de sus entornos, y no solo en el plano físico, sino en el emocional y educativo. Es en esta última vertiente en la que se enmarca el novedoso, y por ahora único, proyecto denominado El Sobradillo, barrio educador. Esta iniciativa, liderada por los propios vecinos, busca empoderar a sus habitantes devolviéndoles eso que se ha dado en llamar orgullo de barrio, revivir ese sentimiento de pertenencia que el progreso difumina. Educación ambiental, Patrimonio y Recuperación de los espacios abiertos son las tres comisiones que se han puesto en marcha bajo el paraguas de la iniciativa Recursos en Red.

“Cuando los proyectos se hacen de abajo hacia arriba conseguimos algún resultado, al revés, no siempre llega a buen término”. Así de claro lo tiene Montse Conde, conocida activista social y una de las impulsoras de El Sobradillo, barrio educador. “Queremos recuperar lo que se ha perdido. Somos el único barrio de Santa Cruz en el que aún hay una parte tradicional junto a otra totalmente nueva. El que más habitantes tiene de todo el Distrito Suroeste, con más de 10.000 habitantes, el tercero de todo Santa Cruz, y, además, contamos con más de 1.000 viviendas sociales”, describe Conde. “Con todo esto -continúa- nos estamos encontrando que el barrio está desestructurado, que por un lado están todos los que han nacido aquí y viven aquí, y por otro los nuevos, que no se acaban de integrar, pero frente a los que los primeros se sienten desplazados. Es un desajuste que podemos abordar a través de este proyecto”.

Una línea de trabajo que, como explica la animadora social del Ayuntamiento de Santa Cruz Ana María Álvarez, se engloba dentro de otra mayor. “A nivel municipal, desde hace años se desarrolla el proyecto Recursos en Red, con el que en cada distrito impulsamos redes y plataformas comunitarias con la intención de que los recursos y vecinos de cada zona se coordinen y colaboren para buscar soluciones a los problemas que se detecten”. Este es el punto de partida de El Sobradillo, barrio educador. “Aquí detectamos que uno de los más participativos era precisamente El Sobradillo. Entonces, con el diagnóstico del Plan Municipal de Prevención Social y Desarrollo Comunitario, vimos que las distintas problemáticas que presentaba, como el vandalismo, el absentismo, problemas ambientales o el elevado índice de embarazos a edades tempranas, tenían todos una raíz común, que no era otra que la mala educación o la falta de ella”.

sdr_soft

Proyecto piloto

Con este proyecto piloto, que se pretende extender al resto de distritos, lo que se busca es que la gente se implique. “Hasta ahora hemos ido conformando las actuaciones con las ideas de distintos actores. Así, por el ejemplo, desde el instituto se aportó que El Sobradillo es un barrio de los mejores, bien comunicado, en el que se está para vivir. También es el más joven de todo el municipio, con lo que eso enriquece al barrio, o que dispone de terreno que facilita la unión del antiguo barrio con el actual, una parte urbana y rural para trabajar en un montón de aspectos”, explica Álvarez.

Y es que, como cuenta Conde, “a pesar de todos esos aspectos positivos, a través de este proyecto hemos descubierto que la gente no valora el barrio e incluso oculta que vive aquí. Por eso queremos que la gente se empodere”. Conde achaca esa falta de orgullo de barrio a que “no tenemos infraestructuras destacables, no hay guarderías o centros de salud y también eso hace que la gente no se sienta identificada”.

En el último pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz se aprobó una moción institucional para el impulso de El Sobradillo, barrio educador. “El proyecto lo elaboramos de forma participada, vecinos y colectivos, e incluso fuera del distrito. Se ha trabajado mediante mesas, algunas muy técnicas, como la de Educación Ambiental, pero también otras como la que lleva Montse (Conde) para el uso y mantenimiento del espacio público o abierto. Es en estas mesas donde se recogen las propuestas de vecinos y desde donde se impulsa la participación vecinal”, detalla.

Holanda Díaz es una de las vecinas que se ha sumado al proyecto. Es la encargada de la comisión de Patrimonio y habla con pasión del trabajo que hace: “En esta zona, debido a lo que fue el propio polígono y el traspaso a Santa Cruz, se generó una desunificación. Por eso, desde esta mesa lo que pretendemos es recuperar nuestras raíces, hacerlas participativas y compartirlas con la gente nueva. Mostrar que el patrimonio no solo es historia, sino también es natural, y que puede ser bueno para el entorno y el desarrollo de la zona suroeste”.

Es por eso que Díaz trabaja en la historia de este barrio que, recuerda, es más que El Sobradillo, al incluirse también parte de La Gallega. “Antes, buena parte de La Gallega formaba parte de El Sobradillo y se llamaba el Cobujón, porque era el final del barrio”. Se trata de la zona que abarca desde la calle Pinzón (antiguo camino de Candelaria) hasta el Cementerio. El trabajo de Holanda Díaz se ha ido desarrollando hablando con los más mayores para recuperar esa historia que el progreso va difuminando. “Somos una mezcla de muchas cosas y es posible sentirse orgulloso de una procedencia”.

Pilar Hernández y Ana María Ríos son profesoras del IES El Sobradillo y también forman parte de este proyecto integrador. “Formamos parte de la comisión ambiental y en ella lo que hacemos es trasladar a las calles del barrio todo lo que ya estamos haciendo dentro del centro”. Se refieren a los huertos urbanos, pero también a la recuperación de jardines o vegetación como la laurisilva o un bosque termófilo. Un trabajo para el que van a intentar lograr financiación europea.

TE PUEDE INTERESAR