Política

Pedro Martín: “¿Pactos? Mi objetivo en este momento es mandar a Coalición Canaria a la oposición”

El actual secretario general del PSOE tinerfeño no se muerde la lengua en esta entrevista cuando se le pregunta por posibles alianzas de gobierno después de que los ciudadanos dicten sentencia en las urnas.

Pedro Martín.
Pedro Martín. Fran Pallero

Es una de las grandes esperanzas del socialismo canario en las elecciones del 26 de mayo. A sus 53 años y después de 24 como alcalde de Guía de Isora, encadenando hasta cinco mayorías absolutas consecutivas, a los que hay que sumar cuatro años como diputado regional, Pedro Martín aspira por primera vez a presidir el Cabildo de Tenerife después de más de tres decenios de hegemonía de Coalición Canaria (CC) en la institución insular. Pedro Martín reconoce abiertamente que su único objetivo en estos momentos es enviar a CC a la oposición. Nunca lo había expresado con tanta claridad.

-¿Cuáles serían sus primeras medidas si resulta elegido presidente del Cabildo?
“Lo primero, no permitir que una isla como Tenerife, con el caos que tiene en sus carreteras, acabe el año con 200 millones de euros sin gastar por inoperancia e incapacidad. Aquí, o no se tienen proyectos y solo se anuncian maquetas o no se empiezan las obras. Se vende para después de las elecciones una vía entre Guamasa y Los Rodeos, como si no hubieran tenido tiempo de construirla. Y encima, un carril, ni siquiera dos. Es una falta de respeto a nuestra gente como ocurre con el anuncio de las obras entre Las Chafiras y Oroteanda cuando allí resulta que no hay nada, solo muchas visitas propagandísticas y una pala que dio unas vueltas un par de días”.

-¿Y qué propondría para reducir el impacto de los atascos y minimizar el problema de la movilidad?
“No es una cuestión que se resuelva en seis meses o un año. Llevamos demasiado tiempo de inactividad de CC tanto en el Gobierno de Canarias como en el Cabildo. Hay que desarrollar los proyectos que estamos planteando como alternativas, entre ellos, una vía entre Guamasa y Lora Tamayo, sin impacto visual, que cuenta con el visto bueno de AENA; impulsar no solo Las Chafiras-Oroteanda, porque el problema de las colas llega a Adeje, y de eso no oímos hablar; y ejecutar las pequeñas obras que ayudan a aliviar las complicaciones de tráfico en determinados puntos negros, por ejemplo, en la rotonda del Padre Anchieta, donde hay un proyecto para resolver el tránsito de peatones y el Cabildo lleva años sin ejecutar. Respecto a la movilidad, tenemos una isla muy dispersa. Hay que aumentar el número de guaguas, incrementar las frecuencias, poner microbuses para llegar a los barrios pequeños y fomentar el taxi compartido. Y, por supuesto reducir las tarifas de guaguas”.

-El Cabildo acaba de anunciar que baja de 47 a 38 euros el precio del bono residente…
“Tenerife tiene la tarifa de residente canario más cara de todas las islas. Después de que lo hayamos criticado ahora dicen que lo van a bajar. Será porque llegan las elecciones. Pero así es CC, pura improvisación. La realidad es que no hay un plan de movilidad en Tenerife. Hay que hacer un anillo insular de verdad, no lo que ha sacado el Cabildo. Si queremos una isla mejor comunicada, más solidaria y con una distribución de la riqueza más justa debemos unir de verdad el Norte y el Sur”.

-Además de carreteras y movilidad, ¿qué otras urgencias reclama la Isla? ¿Cuáles serían los otros talones de Aquiles?
“La sanidad. No puede haber un presidente del Cabildo al que no le duela la situación por la que pasan los tinerfeños y eso obliga a una actuación decidida para que el Gobierno de Canarias termine de verdad, después de más de 20 años esperando, los hospitales del Norte y del Sur. Además, el Cabildo se debe involucrar decididamente en el sector primario. Yo vengo de un municipio que históricamente ha sido agrícola y que ha puesto en marcha experiencias de éxito. Antes había tres fincas de agricultura ecológica y hoy son más de 30. Vivimos en una isla en la que el 90% de lo que consumimos viene de fuera. Hay que trabajar en esa línea. Debemos también aprovechar la oportunidad de las energías renovables. Y el turismo no puede caminar solo. Hay que impulsar la promoción, ampliar las conexiones aéreas, recuperar el mercado nacional y reflexionar sobre las tarifas aéreas que suponen un problema para quienes quieren viajar desde la Península a Canarias”.

-¿Qué plantea en materia de viviendas? Los alquileres están por las nubes…
“El resultado del trabajo en vivienda del Gobierno de Canarias es de suspenso absoluto. No vio venir los problemas derivados del encarecimiento de los alquileres. Una vez que estos empezaron a subir, no se pusieron medidas para corregirlo. Por lo tanto, fracaso espectacular respecto a las viviendas de protección oficial, que no se construyen, y además no se ha hecho caso al PSOE, que propuso en el Parlamento comprar a bajo precio casas que están en manos de los bancos y sacarlas como viviendas de alquiler. No es necesario más cemento. Por otra parte, se deben aumentar las ayudas al alquiler. Este es un problema que hay que resolver en el ámbito de toda la Isla, porque no se soluciona recalentando una zona y enfriando otra”.

-La población envejece y los mayores y sus familias se encuentran con una realidad: la falta de plazas en residencias. ¿Cuál es su análisis de la situación?
“CC ha empeorado la sanidad, las carreteras y también la dependencia. Parece que el Gobierno de Canarias y el Cabildo han descubierto la falta de plazas hace tres días y de repente se plantea la necesidad de construir residencias. ¿Dónde han estado todos estos años? Hay un problema muy grave. Cada 15 años se multiplica por dos el número de enfermos de alzhéimer. El Cabildo debe impulsar estos proyectos sin tener que ir a por edificios de oficinas de empresarios. Hay terrenos en Añaza, la Verdellada… ¿Por qué no invertimos en esos lugares? No le encuentro ninguna justificación. Cuando tienes a un gran dependiente en casa, el cuidado no entiende de horarios. Clavijo presumía del mayor presupuesto de la historia. ¿Y dónde están las residencias?”

-En materia de dependencia usted también ha denunciado los retrasos en el pago de las subvenciones a determinados colectivos. ¿A qué se refiere exactamente?
“Me parece muy triste que los colectivos sin ánimo de lucro que se han organizado para dar atención, para prestar apoyo y tratamiento a personas dependientes pasen meses sin recibir la subvención que les corresponde. Cubren un espacio al que no llegan las instituciones públicas y ese servicio es impagable. No entiendo cómo puede haber dinero para crear una televisión del Cabildo, que sirve para que salga el presidente todos los días, y se descuida pagar puntualmente a las asociaciones que trabajan con las personas que más lo necesitan. Es algo que no entra en mi cabeza”.

-Los últimos informes de Cáritas sitúan a Canarias en el vagón de cola en pobreza y exclusión social. Una situación que ya incluso afecta al 15% de quienes trabajan. ¿Qué factores hay detrás de esta realidad?
“Son muchos. Tenemos una distribución de la riqueza bastante desigual, unos sueldos que están entre los más bajos de España, una escasa diversificación de la economía y un problema de formación, porque no se ha trabajado para preparar a nuestra gente para los empleos del siglo XXI, como tampoco se ha hecho una política de calado en el sector primario. En la agricultura hay un nicho de empleo fundamental”.

-La historia dice que las grandes infraestructuras públicas en Tenerife se ralentizan respecto a otros lugares. Los últimos ejemplos son, además de la red viaria y los hospitales del Norte y Sur, los puertos de Granadilla o Fonsalía, este último en su municipio. ¿Por qué?
“En Tenerife todas las infraestructuras siempre van más lentas que en cualquier otro lugar. El puerto de Granadilla no acaba de ser el gran puerto industrial que se planteó, y no será porque no pasen los años. El de Fonsalía lo iba a construir el Estado y CC se empeñó en su momento en que tenía que ser un puerto de la Comunidad Autónoma. Se le dijo que sí y luego han sido incapaces de ponerlo en marcha. El aeropuerto del Sur, estando entre los más rentables de España, hace apaños para unir una terminal con otra, y ahí el Gobierno de España, a través de AENA, se equivoca. Hay que hacer una nueva terminal. Ninguna de estas tres infraestructuras tiene menos de 20 años de tramitación. Pero, ¿cuál es la propuesta de CC? Vendernos humo: un barco volador para conectar Gran Canaria con Tenerife y el tren del Norte y del Sur. ¿Nos hemos vuelto locos?”

-¿Por qué rechaza el tren para conectar la capital tinerfeña con el sur de la Isla?
“Mire, soy del Sur pero no me parece ninguna prioridad hablar de un proyecto que tardaremos por lo menos 25 años en verlo terminado y que va a costar cientos de millones de euros. A nosotros los ciudadanos nos dan cuatro años para resolver los problemas, así que dejémonos de fantasías y trabajemos con realidades. Me parece bien planificar para el futuro, pero el Cabildo se pasó años hablando de Tenerife 2020, ahora de Tenerife 2030 y lo próximo será Tenerife 2040. Es su forma de alargar la solución a los problemas. A los ciudadanos hay que darles resultados en cuatro años”.

-¿Y le parece prioritario el Circuito del Motor de Tenerife, una obra que se lleva anunciando desde hace un par de decenios?
“Esa es una de las grandes propuestas para esta Isla, donde hay una gran afición al motor. Hay que buscarle alternativas a la enorme cantidad de aficionados a este deporte. Yo guardo recortes de periódicos de hace muchos años en los que ya se hablaba del circuito y de autoridades que planteaban colocar la primera piedra. Al final, ha aparecido un italiano, que no se supo qué hizo con el dinero, desapareció y seguimos sin circuito. ¿Alguien ha dado la cara por este asunto? ¿Alguien ha asumido la responsabilidad? Nadie. Esto no se puede permitir”.

-Usted ha puesto en marcha una serie de acciones en Guía de Isora para rescatar zonas de costa, recuperándolas para el uso público. ¿Se plantea trasladar ese modelo a la Isla?
“Absolutamente. Nuestro principal valor como destino turístico es el de sol y playa. Creo que hay que hacer una inversión muy potente en proyectos para nuevas playas, piscinas naturales, paseos marítimos, zonas verdes, parques infantiles, parques de juegos para adultos… Primero, para devolverle a nuestra gente lo que es suyo, y segundo, porque hay pocas cosas que generen un mayor retorno económico que las actuaciones en la costa. Esa conquista de nuestro litoral, que es de todos, me parece fundamental”.

-Hablemos de pactos. Como candidato al Cabildo y como secretario del PSOE tinerfeño, ¿qué alianzas tiene en su cabeza para la institución insular y los principales ayuntamientos de la Isla?
“Mi único objetivo en este momento es mandar a CC a la oposición, pero no porque lleve muchos años sino porque ha tenido tiempo de sobra para resolver los problemas de esta Isla y, ya sea por incapacidad o por abandono, los ha empeorado. Eso es lo que tengo que decir sobre los pactos”.

-Manuel Domínguez, presidente insular del PP, le ha reprochado al PSOE que no tuviera tiempo de tomarse un café cuando CC se tambaleaba en el Gobierno a mitad de legislatura. ¿Se tomará ese café después del 26-M?
“Estoy dispuesto a sentarme con cualquier partido que sea democrático. Lo mismo con Podemos que con el PP. Lo que ocurre es que no sé si el Partido Popular tiene ganas de verdad de un cambio. Me gustaría creerlo. Y lo dejo ahí”.