Economia

Eduardo Garzón: “Los ayuntamientos deberían tener la propiedad de sectores como restaurantes y hoteles”

El economista y miembro del área de economía del Ayuntamiento de Madrid propone que determinados sectores estratégicos sean gestionados, parcial o totalmente, por las administraciones públicas

Eduardo Garzón, economista. / S.M.

El economista y miembro del área de economía del Ayuntamiento de Madrid, Eduardo Garzón, visitó hace unas semanas la Isla para participar en el inicio de campaña electoral junto a los candidatos de Izquierda Unida (IU) en Tenerife. Es hermano del coordinador general de IU, Alberto Garzón, y firme defensor de que los servicios básicos de un municipio sean gestionados por el propio ayuntamiento porque, dice, es “más eficaz y barato”. Reconoce que existe “temor” por parte de las grandes empresas a que Unidas Podemos entre en el Gobierno por sus políticas económicas. “Si yo fuera Ana Botín, también tendría miedo”.

-Usted lleva varios años como asesor económico del Ayuntamiento de Madrid ¿qué se puede extrapolar a un ayuntamiento como el de Santa Cruz, por ejemplo?
“Dejando a un lado que al ser la capital del Estado la actividad económica es mayor y por lo tanto tiene mayores ingresos, hay varias políticas que sí se pueden extrapolar aquí. Por ejemplo, la política de auditoría de la deuda que es un mecanismo de transparencia democrática para que el ciudadano pueda fiscalizar al gobernante y controlar que los recursos públicos se utilicen en beneficio de la mayoría social y no de unos pocos. El sistema fiscal, que sea lo más justo posible. Esto significa que los impuestos sean progresivos y que paguen más quienes más tienen. Y por ultimo, destacaría las políticas de recuperación de los servicios públicos para que sean gestionados directamente por la administración y no privatizados. Todas estas medidas son perfectamente extrapolables”.

-¿Cómo solucionaría el problema crónico del paro en Canarias, que no baja de la tasa del 20%?
“Pues a parte de hacer que el turismo que venga a las Islas sea de mayor valor añadido, una medida que hemos defendido es, aunque suene mal, la colectivización de determinados sectores estratégicos en el turismo. Mire, que en Canarias haya tanto paro no significa que no haya ingresos por parte de los turistas. Lo que ocurre es que éste se concentra en las empresas turísticas. Si logramos que los ayuntamientos tengan la propiedad, no necesariamente total sino parcial, de determinados sectores estratégicos como pueden ser los restaurantes situados en las playas y en los hoteles, se lograría ingresar el suficiente dinero para después crear empleo público en otros sectores donde es necesaria cubrir la demanda”.

-¿Lo que propone es que los restaurantes de zonas turísticas sean gestionados por los Ayuntamientos?
“Si hay un solo restaurante en una playa es un monopolio y debería ser parte de todo el mundo, precisamente porque está ocupando un espacio público. Mire, la clave no es la gestión sino la propiedad. Lo podrá gestionar cualquier empresa dedicada a este tipo de actividad, pero los beneficios tendrían que ser, ya le digo no total sino parcialmente, de la administración pública”.

-¿Y qué empresa privada va a gestionar un negocio del cual no va a obtener beneficios?
“Pues por eso le digo que tenga una parte minoritaria del negocio o directamente acabar con el beneficio empresarial porque en realidad para poder gestionar un restaurante no necesitas que haya un incentivo de lucro , simplemente basta con con ofrecer un servicio de calidad”.

-Pero, ¿acabar con el beneficio empresarial?
“Esto que estoy diciendo no es ninguna barbaridad. Hace 40 años buena parte de las localidades tenían internalizados este tipo de servicios. Esto es algo que hemos perdido y se podría recuperar para repartir mejor los beneficios”.

-Hace 40 años estábamos en una dictadura, pero bueno centrándonos en su programa electoral, ustedes hablan de renta básica para todo el mundo, de subir más el SMI hasta los 1.200 euros, de incrementar el impuesto de sociedades…¿cómo se paga esto teniendo en cuenta la deuda que tiene España y los ‘toques’ que nos está dando Bruselas?
“Siempre nos preguntan esto, pero es que nos han acostumbrados a pensar en términos de cuánto cuesta esto, pero, por ejemplo, la creación de empleo no es un coste sino una inversión porque ¿qué es más beneficioso para una sociedad? ¿Una persona que está desempleada o trabajando? Pero si nos ponemos a hablar de coste, hay que hablar del dinero que ya hoy en día nos estamos gastando en cuestiones que no son prioritarias, como por ejemplo, con los beneficios a la iglesia católica perdemos 11.000 millones de euros al año. En compra de armamento militar hemos gastado, de una tirada, 10.000 millones de euros. Estamos hablando de que el rescate a la banca nos ha supuesta ya entorno a los 63.000 millones de euros. La corrupción nos cuesta 43.000 millones al año. El rescate de las autopistas ya va por más de 6.000 millones al año. No es una cuestión de insuficiencia de recursos, sino de reparto. Lo que no puede ocurrir es que en España haya personas que se jubilen con 56 años, como ha ocurrido con el número dos del BBVA, y al mismo tiempo la mitad de los pensionistas cobren menos de 800 euros mensuales. Le insisto, no es una problema de insuficiencia de recursos sino de distribución de la renta”.

-Entenderá que en el caso de la Iglesia o del armamento hay gente que no lo ve como un despilfarro sino como una aportación.
“Bueno quien quiera pagar que la pague, pero que no sea una obligación porque no todos los contribuyentes son católicos”.

-Bueno, si no me equivoco la X en la casilla de la Iglesia es voluntaria…Ha hablado de pensiones, ¿quién pagará nuestras pensiones en un futuro?
“Yo no creo que el problema, como se ha dicho, sea de baja natalidad, sino de que no hay empleo. ¡Qué sentido tiene que ahora todo el mundo se ponga a tener hijos si hay más de 3 millones de parados!. Pero sí que es cierto que si no hacemos nada en unas cuantas décadas va a haber un déficit en la Seguridad Social importante. La solución no está en los sistemas mixtos, que están muy bien para aquellos que se las puedan pagar. Nuestra postura en este asunto es firme y contundente. Queremos que el sistema público de pensiones sea de reparto, nada de fórmulas mixtas ni de capitalización. ¿Cómo conseguirlo? Pues creando empleo y ver la fórmula para que no todas las pensiones se paguen con ingresos a la seguridad social sino con otro tipo de ingresos impositivos. Igual que la educación pública se paga con IVA e IRPF”.

-Supongo que conoce nuestro REF, pero en algunas ocasiones miembros de su partido han criticado esta herramienta, como la RIC que la ven como mecanismos empresariales para evadir impuestos y no como incentivos.
“Estamos de acuerdo en que Canarias necesita tener muchas más ayudas que el resto del país. La cuestión es que la forma en la que se debe ayudar al territorio no debe ser a través de bonificaciones fiscales porque se corre el riesgo de que no se utilicen para lo que deberían usarse, sino para pagar menos impuestos y no crear empleo como debería ser su objetivo. Nosotros creemos que la fórmula más idónea debe ser a través de gasto público. No creemos que haya que decirle a las empresas: ¡Oye paga menos impuestos para contratar a gente! sino hacerlo directamente desde el sector público. Si se necesitan mejores infraestructuras, que no sea la empresa de turno a través de bonificaciones fiscales la que lo haga, sino a través de un programa de inversión pública. En el empleo, igual, crearlo con gasto público, y así nos ahorramos el intermediario que acaba llevándose la bonificación fiscal sin que repercuta en las Islas”.

-Pero muchas empresas de fuera vienen a invertir a las Islas precisamente por estas bonificaciones fiscales.
“Si. Este es el dilema que se genera con la competencia fiscal de los territorios. Creo que no se debe competir a la baja y las condiciones fiscales deben ser más o menos iguales en todos los territorios. Las desigualdades deben ser solucionadas a través de inversión pública que es lo único que puede evitar esta competencia a la baja que solo genera la aparición de paraísos fiscales”.

-¿No cree que sobrecargar de fiscalidad a las empresas puede provocar justamente el efecto contrario? Es decir, que las empresas no inviertan y por tanto no generen empleo. Sé que no es el ejemplo perfecto, pero Trump en EE.UU. ha bajado los impuestos a las empresas y el empleo ha aumentado.
“Es verdad, no es el ejemplo perfecto, sobre todo porque la economía allí es boyante y por tanto recauda más porque la economía va bien. Pero yo lo veo de otra forma. Las bonificaciones fiscales que le dan a las empresa no van a determinar si se genera más empleo o más actividad económica. Las empresas, de hecho, declaran que su principal problema no son los costes laborales o la presión fiscal, sino la insuficiencia de la demanda. Además, muchas de ellas declaran que no necesitan más trabajadores. Así que si se bajan los impuestos solo servirá para aumentar los beneficios de las empresas, no para contratar a más empleados. Otra cosa son los autónomos que están sobrecargados, pero la banca apenas paga impuestos gracias a los créditos fiscales. Por eso creo que la solución no está en bajar los impuestos. Va por otro lado”.

-Subirlos.
“Depende de la empresa y del sector al que se dedique. Mire, antes de la crisis se pagaban más impuestos y se contrataba más, porque también las empresas tenían más ingresos y se podían permitir contratar a más gente. Lo único que ha cambiado es que la demanda se ha desplomado y lo que necesitamos es recuperarla”.

-¿Que opina del mensaje que lanzan las grandes empresas, aquellas que están en el Ibex, aconsejando a Pedro Sánchez de que el mejor pacto posible es con Ciudadanos?
“El pacto que mejor les viene a los empresarios es el del PSOE y Ciudadanos. ¿Por qué? Pues porque su modelo de país no pasa por aumentarle los impuestos a las grandes empresas y las grandes fortunas. Nuestro modelo de sociedad camina por distribuir mejor la renta. Entonces, claro, si fuera Ana Botín (presidenta del Banco de Santander) también pediría que entrara en el Gobierno Ciudadanos, porque en el programa de Unidas Podemos se incluye aumentarles los impuesto a la banca para devolvernos lo que nos deben. El Ibex tiene que estar tranquilo con Ciudadanos, claro que sí”.

-¿Por qué tiene Unidas Podemos tanto interés en entrar en el Gobierno? ¿Podría ser una opción también un Gobierno en solitario?
“Es una opción, pero nosotros preferimos estar en el Gobierno no por ambición política sino para controlar al PSOE. Porque nuestro sistema presidencialista le da mucho poder al ejecutivo y al poder legislativo mucho menos. Entonces si nosotros queremos controlar al PSOE para que verdaderamente haga políticas de izquierdas es mejor estar en el Gobierno que simplemente en el Congreso de los Diputados. Dicho esto, preferimos que se pacten cosas a que se pacte con Ciudadanos. Somos más útiles dentro del Gobierno controlando al PSOE que fuera, pero eso se verá con la constitución de la Mesa del Congreso y después del 26 de mayo”.