baloncesto

El Iberostar Tenerife, subcampeón de la Champions

El conjunto aurinegro, que fue el primer ganador de esta competición en 2017, cae en la final ante la Virtus Bolonia (63-71), en un partido dominado de principio a fin por la escuadra italiana; los canaristas admiten la superioridad de su contrincante, pero apuntan al mal arbitraje
Final de las Basketball Champions League. DA
Final de las Basketball Champions League. DA
Final de las Basketball Champions League. DA

Cuando todos esperábamos una final igualada, dura y competida, la Virtus de Bolonia golpeó con dureza al Iberostar Tenerife (73-61) para hacerse con el título de la Basketball Champions League en Amberes. Es cierto que los aurinegros mejoraron en la segunda mitad, pero nunca dando la sensación real de poder remontar a un equipo que tuvo muy claro lo que tenía que hacer siempre.

Fallos

Con demasiados errores en el tiro exterior y el rebote en los dos primeros cuartos, el CB Canarias cedió demasiado terrenos a los boloñeses y, cuando se quiso dar cuenta, ya era demasiado tarde. Se puede hablar también del arbitraje, discutido por el CB Canarias, porque logró desquiciar a algunos jugadores aruinegros, pero lo cierto es que siendo justos, la Virtus Bolonia fue mejor. No hay más.

La derrota de ayer es, curiosamente, la primera del club tinerfeño en una gran final de un torneo internacional, tras haber ganado la Final Four de Tenerife de hace dos años y, solo unos meses después, la Copa Intercontinental en Los Majuelos. Un equipo acostumbrado a sufrir y ganar, acostumbrado a tener éxito, tiene que digerir rápido lo ocurrido ayer, porque esta semana tocan dos encuentros de Liga Endesa muy importantes si se quiere lograr la meta de los play-offs. Lo que sí parece necesario es que el cambio de chip llegue lo antes posible. Jugadores como Bassas y Beirán no ocultaban ayer su tremenda decepción tras caer contra los jugadores dirigidos por Sasha Djordjevic.

“Hoy lo hemos hecho todo mal, no hemos estado bien en ningún momento de partido, por ser finales, duele mucho más perderlos”, reconocía Javier Beirán, uno de los que, tirando de casta, trató de cambiar el desarrollo de un compromiso para olvidar por parte del Iberostar Tenerife. Otro daño que afecta al club es no lograr el suculento premio de un millón de euros que se le entrega al campeón, aunque desde la entidad minimizan esta situación, pues entre impuestos, primas a los jugadores y pago del vuelo chárter a Bélgica, la cantidad se iba a ver considerablemente reducida.

El equipo llegó esta madrugada a Tenerife Sur, acompañado por un buen grupo de aficionados que estuvieron a su lado en todo momento porque, incluso 18 puntos abajo y transmitiendo muy malas sensaciones, la afición respondió.

Es uno de los grandes patrimonios del Canarias, que su masa social pueda crecer, porque, desgraciadamente, para que los aurinegros puedan mantener este nivel competitivo, necesitan muchas alegrías. Sólo así se puede crecer.

Indignación con los colegiados

Los representantes del Canarias se debatían ayer entre la tristeza por no haber podido lograr el título y la indignación por el arbitraje de ayer.

Txus Vidorreta, entrenador, y Aniano Cabrera, director deportivo, eran muy claros: habían sido perjudicados.

“A pesar de todo, hemos hecho un esfuerzo enorme con un buen rebote y pese a los arbitrajes. No creo que hayamos sido inferiores, pero han tenido mejor mano de cara al triple. No jugamos el partido soñado por cada uno de nosotros de cara a una final, tanto por motivos internos como externos. Hemos fallado un montón de tiros cómodos y así resulta difícil competir”, indicaba el técnico vasco, que, posteriormente, reconocería que los árbitros habían acabado perjudicando a sus jugadores: “Ellos han podido hacer uso de las manos, mientras que nosotros no hemos sido habilitados para ellos; ahí quedan las faltas de ataque o la situación de Brussino”.

Además, explicó que sería el club el que tendría que analizar lo sucedido en el día de ayer con los colegiados: “Esto es un trabajo de muchos meses y yo como entrenador solo puedo dar datos objetivos. De resto, será el club quien deba analizarlas. Contento por el esfuerzo durante todos estos meses. Nosotros hemos hecho otra gran temporada, con una nueva Final Four y estando cerca de levantar la segunda BCL, aunque hoy no jugásemos como era esperado. Continuaremos luchando para seguir creciendo como hemos hecho durante las últimas tres campañas”.

Por otro lado, reconoció que la Virtus había empezado “mucho mejor” por lo que luego tuvieron que ir a remolque “durante los treinta minutos siguientes”, algo que terminó por inclinar la balanza del lado transalpino.

TE PUEDE INTERESAR