Santa Cruz

Santa Cruz da luz verde a limitar el tráfico por seguridad, fluidez o causas medioambientales

La nueva ordenanza de tráfico, una vez que ha incorporado parte de las más de 170 alegaciones presentadas durante su periodo de exposición pública, está lista para su aprobación definitiva en el pleno del próximo 24 de mayo, el último del mandato

Los atascos es uno de los motivos por los que el Ayuntamiento puede decidir restringir el acceso de vehículos a determinadas zonas de la capital. Fran Pallero
Los atascos es uno de los motivos por los que el Ayuntamiento puede decidir restringir el acceso de vehículos a determinadas zonas de la capital. Fran Pallero

Después de 34 años, Santa Cruz de Tenerife tendrá nueva ordenanza de Circulación y Movilidad a partir del próximo 24 de mayo, cuando el Pleno municipal apruebe definitivamente una norma en la que, entre sus principales novedades, destaca la limitación del tráfico en la ciudad por cuestiones medioambientales (calidad del aire), de seguridad o fluidez de la circulación (atascos). De esta forma, la ciudad se dota de una nueva herramienta que le pemitirá, al igual que ya hacen grandes ciudades como Madrid, la limitación del tráfico en determinadas condiciones.

De esta forma, el Ayuntamiento podrá prohibir total o parcialmente la circulación por zonas concretas de la ciudad, para todos los vehículos o para los que se establezca en cada momento. Esta restricción también permitirá el cierre de determinadas vías, obligar al paso por un itinerario concreto o permitir la utilización de arcenes o de carriles reversibles. Los servicios de emergencias, bomberos o el transporte público están exentos en caso de aplicarse la limitación. Junto a esta sustancial modificación se encuentran otras como la regulación de la actividad de aparcacoches (que queda prohibida), la introducción de los aparcamientos rotatorios o la posibilidad de que los propietarios que vayan a entregar su coche al desgüace renuncien a él y lo cedan al Ayuntamiento.

Después de casi dos años de tramitación, la nueva ordenanza entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Durante el periodo de exposición pública se presentaron más de 170 alegaciones al documento que se han traducido en una veintena de modificaciones que afectan a distintos artículos. La primera teniente de alcalde y concejal de Seguridad, Zaida González (PP), destaca que este ha sido un proceso “muy participativo”. “Se presentaron más de 170 documentos de alegaciones, con distintas cuestiones, muchas aceptadas, otras no, pero lo importante es que es una norma que está altamente consensuada y que supone un salto cualitativo en lo que va a ser el futuro de la movilidad en Santa Cruz”, añadió. Defiende González que esta ordenanza, “no solo viene a regular los distintos modos de sistema de transportes que se da en la actualidad sino que, además, da respuesta a muchas problemáticas que se estaban dando en la ciudad y a las que una norma de 1985 no daba soluciones”.

La primera teniente de alcalde defiende que con la aprobación de esta ordenanza deja sentadas “las futuras actuaciones tanto de la Policía Local como de ordenación de la movilidad en la capital” cumpliendo así con uno de los “retos” del mandato y que no es otro que la regulación del tráfico. González abandona el Ayuntamiento para aspirar a convertirse en consejera del Cabildo de Tenerife, como número dos en la lista del PP.

Alegaciones

Las modificaciones introducidas han afectado a un gran número de artículos de la ordenanza, muchos de ellos relacionados con cuestiones normativas que había que adaptar y otros procedentes de las sugerencias de los propios vecinos. Una de estas últimas es la que ha llevado a prohibir una práctica común entre los más jóvenes y sobre todo, en las noches de botellón, en las que, con la maleta del coche levantada, los equipos de sonido de gran potencia instalados en los vehículos suenan a todo volumen. Así, se prohíben los sistemas cuyo sonido se oiga más allá del vehículo “y especialmente en horario nocturno comprendido entre las 22.00 y las 8.00 horas”. En la redacción original de este artículo concreto solo se recogía que no podían funcionar a “gran volumen”. En las alegaciones se pidió que se aclarara que significaba “gran volumen”, lo que generó la nueva redacción. Se sancionará según lo establecido en la normativa de ruidos del municipio.

Otros cambios

El apartado dedicado a los Vehículos de Movilidad Personal (MVP), es uno de los que más modificaciones introduce. Unos cambios que se han realizado porque “había determinadas cuestiones que por la falta de carriles bici no daban solución de continuidad a estos vehículos”, explica González. Así, se ha optado por una regulación similar a la de las bicicletas. Otras adaptaciones vienen motivadas por el Real Decreto que regula la aplicación a las tarjetas para personas con movilidad reducida.

Uno de los apartados que también se ha visto ampliamente modificado debido al gran número de alegaciones presentadas, es el que tiene que ver con la regulación de las autocaravanas. Entre los cambios introducidos está que quedan exentos de la prohibición de permanecer más de diez días aparcados en el mismo sitio aquellos que lo hagan en las zona de Las Teresitas, Las Gaviotas y el aparcamiento del Parque Marítimo. En cuanto a las prohibiciones de estacionamiento, destaca la prohibición de hacerlo junta a la fachada de edificios o inmuebles.

Aparcacoches

Los hitos más llamativos de esta ordenanza como la regulación de los aparcacoches, cuya actividad queda prohibida, se mantienen. Sí que se ha modificado la prohibición de la captación de socios en plena calle en lo referente a las ONG, que no será necesario que pidan un permiso previo y tampoco que lo hagan desde un puesto fijo, como sí lo tendrán que hacer otro tipo de entidades. En este caso los voluntarios deberán ir identificados correctamente y no podrán hacerlo a menos de 100 metros de otra organización.
En cuanto a las actividades en la calle, se mantiene la prohibición de la mendicidad, los juegos malabares, la venta de pañuelos, venta ambulante, limpieza de parabrisas y reparto de publicidad en los semáforos. También se incorpora sanciones para quienes soliciten la parada de un vehículo público (guagua o taxi) desde la calzada.