güímar

El parque de bomberos del Valle de Güímar abrirá antes de final de año

Esta semana llegarán dos vehículos desde la Península que se unirán a un tercero que ya está en la Isla; el servicio cubrirá uno de los puntos considerados “calientes” de Tenerife
Imagen del primer vehículo en la nave del polígono industrial del Valle de Güímar, que en breve será acondicionada. DA

El primer parque de bomberos profesionales del Valle de Güímar estará operativo antes de final de año. Las instalaciones estarán situadas en una nave del polígono industrial adquirida por el Consorcio de Bomberos de Tenerife en noviembre del año pasado por un importe de 633.744 euros.

La empresa adjudicataria encargada de la redacción del proyecto para acondicionar las dependencias tiene de plazo hasta este jueves para entregar el plan. A partir de ahí, se licitarán y adjudicarán las obras de ejecución para convertir una de las naves próximas a la autopista en un parque de bomberos profesionales equipado como los otros cinco recintos operativos en Tenerife (Santa Cruz, La Laguna, La Orotava, Icod y San Miguel de Abona).

Así lo confirmó a este periódico Javier Rodríguez Medina, presidente del Consorcio de Bomberos y director insular de Seguridad, que adelantó que esta semana llegarán dos vehículos que embarcaron en Huelva el pasado sábado y que se sumarán a un tercero que está en la Isla desde hace un par de semanas. El coste de las tres unidades asciende a 1.150.000 euros, es decir, prácticamente el doble que el desembolso que supuso la compra de la nave.

El parque de bomberos del Valle de Güímar ocupará una superficie de 1.000 metros cuadrados y contará con una dotación permanente de cuatro profesionales las 24 horas, 365 días al año. Se acabará así con uno de los “puntos calientes” de la Isla (el otro es la comarca suroeste, entre Arona y Santiago del Teide), al tratarse de una zona que ha experimentado un gran desarrollo industrial y demográfico y, además, situada en “tierra de nadie” a la hora de movilizar recursos para atender una emergencia: a casi 20 kilómetros del parque de Santa Cruz y a 45 de Las Chafiras, en San Miguel. En ambos casos, muy lejos de los 10 minutos establecidos como margen de respuesta de seguridad para atender una emergencia.

Javier Rodríguez Medina, presidente del Consorcio de Bomberos. S. Méndez

“El Valle de Güímar no es el de hace 20 años. Ha crecido mucho en población y cuenta, además, con un polígono industrial. Disponer de un parque profesional es primordial para mejorar los tiempos de respuesta en la zona”, subrayó Rodríguez Medina. Hay que recordar que las instalaciones del Valle de Güímar, junto a las próximas de Guía de Isora y Arona, forman parte del acuerdo que puso fin a la última huelga de los bomberos tinerfeños, en julio de 2017.

Además de dar cobertura a Candelaria, Güímar y Arafo, el nuevo parque -el primero que se abrirá en la Isla desde que en 2002 se inaugurara el de La Laguna- prestará servicio también en los municipios de Fasnia y Arico, además de reforzar a otros parques en localidades más alejadas en caso de que lo requiera la gravedad de un siniestro.

Javier Rodríguez subraya la “satisfacción personal” que supone la apertura de las nuevas instalaciones. “Cuando me incorporé a la presidencia del Consorcio fue como subirme a un avión en marcha, a los 21 días me encontré la huelga, y a partir de ahí había que trabajar mucho, sin tiempo que perder”, recuerda.

Voluntarios

Preguntado sobre el papel de los bomberos voluntarios, Rodríguez destaca que, “como responsable político, el servicio insular debe pivotar sobre la figura de los bomberos profesionales. Creo en el modelo mixto, con trabajos coordinados, pero no es lógico que en esta isla haya ocho parques de bomberos voluntarios, a los que agradezco su trabajo y dedicación, y solo cinco profesionales”.

Por último, el presidente del Consorcio destacó el reciente desbloqueo, después de 12 años de intentos, de la primera Relación de Puestos de Trabajo de la historia de este organismo.

TE PUEDE INTERESAR