sanidad

Los veterinarios, los vigilantes de una seguridad alimentaria que es asunto de todos

María Luisa Fernández, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife: “Debemos asegurarnos de que se cumplen las normas y los protocolos establecidos para garantizar nuestra salud”

Los veterinarios no solo se encargan de cuidar y sanar a los animales, la tarea que tiene una mayor visibilidad social. Hay una gran cantidad dedicados, tanto desde instituciones públicas como en empresas privadas, “a una labor trascendental: vigilar y controlar lo que comemos”, explicó María Luisa Fernández, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife.

En el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria “vamos un paso más allá: buscamos la concienciación de todos porque la evolución del mundo, su globalización a todos los niveles, sobre todo, en el ámbito del comercio así como la introducción de nuevas tecnologías de producción, muchas veces con diferentes leyes y niveles de control hacen imprescindible introducir mecanismos de revisión eficaces para la consecución de alimentos salubres y de calidad”. De estos aspectos, y en especial de todo lo relacionado con la elaboración de productos de origen animal, los veterinarios son los agentes que trabajan a diario para implementar los procedimientos y mecanismos relacionados con la trazabilidad y vigilancia de los sistemas de producción, controlando todos los procesos “de la granja a la mesa”.

“Dice la ONU que sin seguridad alimentaria, no hay seguridad alimentaria. Comemos pescado capturado en el mar de un país, por barcos de otro país, manufacturado en naves de otro, comercializado en otro y con destino a Canarias. Debemos asegurarnos de que se están cumpliendo nuestras normas porque son las más avanzadas, las que cumplen los protocolos europeos establecidos para garantizar la salud. Ya no hay compartimentos estancos: lo que hacen unos, nos afecta a todos”, explicó Fernández.