Elecciones 26M

Patricia Hernández hace historia al acabar con 40 años de poder de CC en Santa Cruz

La socialista se convierte en la primera alcaldesa de la capital tinerfeña gracias a los votos de los tres concejales de Unidas Podemos, que se mantienen fuera del Gobierno, y de los dos ediles de Ciudadanos

Patricia Hernández se convirtió ayer en la protagonista de un hecho doblemente histórico en Santa Cruz al desalojar del Gobierno municipal a Coalición Canaria (llevaba en él los 40 años de democracia, aunque con distintas siglas), y convertirse en la primera mujer que ostenta la Alcaldía en Santa Cruz de Tenerife en 216 años, desde que el municipio se separó de La Laguna, tal y como recordó el portavoz de Unidas Podemos, Ramón Trujillo. Hernández se alzó con el bastón de mando del Ayuntamiento de Santa Cruz gracias a los votos de Unidas Podemos y Ciudadanos, que le dieron los 14 concejales necesarios para la mayoría absoluta. Un apoyo que pareció coger con el pie cambiado a quienes hasta ahora han gobernado, CC y PP.

En los discursos de Guillermo Díaz Guerra (PP) y el hasta ahora alcalde, José Manuel Bermúdez (CC), se habló de mentiras, deslealtades, incongruencia o que los votos recibidos por Hernández respondían a la “aritmética y no al interés general”. Todas estas palabras estaban dirigidas a Ciudadanos, formación en la que ambos partidos habían depositado su confianza para alcanzar un Gobierno tripartito encabezado por CC. Algo que, finalmente, no pasó. Cs cumplió con lo que había prometido al PSOE en unas largas negociaciones, votar cambio en Santa Cruz.

La portavoz de Cs, Matilde Zambudio, lo dejó claro en su discurso en el Pleno: “Nos hemos mantenido firmes a nuestro compromiso con la regeneración democrática”. La propia Zambudio reconocía al término de la sesión constitutiva que dio la Alcaldía a Patricia Hernández que no entendía que su partido se sorprendiera de que ella defendiera lo que ha venido defendiendo en los últimos cuatro años y en especial durante la campaña electoral. Se refería al anuncio de Cs de abrir un expediente de expulsión a sus dos concejales (Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano) por no haber seguido las directrices marcadas por la formación.

Fue la secretaria de Acción Institucional de Cs, Teresa Berástegui, presente en el Pleno, la que anunció, sin terminar la sesión, el inicio de estos expedientes. Las directrices, según la dirigente naranja, eran las de votarse a sí mismos, lo que en la práctica era darle la alcaldía a José Manuel Bermúdez.

Tras constatarse los apoyos a Patricia Hernández, esta pasó a ocupar la presidencia del Pleno y fue dando la palabra a cada uno de los portavoces. La ya alcaldesa fue la última en intervenir y lo hizo agradeciendo a los barrios el apoyo. “Toman el bastón conmigo para que nunca más tengan la sensación de que no son parte de Santa Cruz”, dijo. Remarcó el hecho histórico de que, por primera vez en 40 años, Santa Cruz se ha dado la oportunidad de un cambio “dentro de la normalidad democrática”. Tuvo palabras para sus socios, tanto para los que formarán parte del Gobierno como para los que le darán apoyo desde fuera. “Doy las gracias a Cs por la valentía de responder a la voluntad de cambio expresada por los chicharreros, y a nadie se les escapa que sin la responsabilidad y discreción de Unidas Podemos esto no hubiera sido posible”. El segundo hecho histórico que destacó Hernández fue el de que una mujer llegue a la Alcaldía de la capital. Para ello quiso recordar a las mujeres que la precedieron en el intento: María Dolores Pelayo, Gloria Rivero y Cristina Tavío.

Del discurso del ya exalcalde, José Manuel Bermúdez, queda la defensa que hizo de la gestión de estos ocho años y la crítica amarga a lo que calificó de “incongruencia”. “CC ganó las elecciones en todos los distritos. Los chicharreros no votaron cambio, sino continuidad”, dijo. Concluyó diciendo que “lo único que tienen en común es su deseo de echar a CC”, frase que fue recibida con un gran aplauso desde la calle.

En cuanto al discurso de Guillermo Díaz Guerra (PP), sorprendió su dureza para con quienes, a su juicio, le habían engañado, en clara referencia a Cs. “He visto mezquindades, traiciones, actitudes miserables, pero todas ellas han sido superadas por la deslealtad y la mentira de personas que están en esta sala y también fuera de ella”.

Por su parte, Ramón Trujillo, se declaró “orgulloso” de su “necesaria complicidad en el vuelco político que hoy tiene Santa Cruz”. “Y señora Zambudio -continuó-, también queremos reconocer las otras complicidades necesarias para dar lugar a un cambio democrático”.

Zambudio: “Ha llegado el momento de acabar con los chiringuitos políticos”

Matilde Zambudio, en un duro discurso, dejó bien claro los motivos de su decisión y la de su compañero de apoyar al PSOE. “Ha llegado el momento de acabar con el clientelismo, con los chiringuitos políticos. Uno de nuestros principios es la tolerancia cero con la corrupción que tanto ha marcado a la ciudad. Vamos a limpiar y a regenerar las instituciones públicas”. Anunció que para ello harán “cuantas auditorías sean necesarias”.

La que será primera teniente de alcalde de Hernández concluyó su intervención señalando que “llega la hora de las instituciones limpias y cristalinas, la de la regeneración democrática del municipio”. Tras el pleno, y a preguntas de los periodistas sobre el anuncio de los expedientes de expulsión, Zambudio señaló que “a mí lo que me sorprende es que Cs se sorprenda de que nuestro voto haya ido en el sentido que ha ido”. Recordó que los cuatro partidos, “excepto CC, claro”, tenían la misma línea argumental, “la de abrir ventanas y levantar las alfombras, porque la democracia es así”. “Llevamos 40 años sin poder saber lo que pasa realmente dentro de la institución y, además, las líneas del partido son muy claras: no se puede pactar con nacionalistas ni imputados, que en este caso también los hay, así que hemos respetado los principios de Cs”, añadió.

En cuanto al incumplimiento de votarse a sí misma, negó ese compromiso, para, a continuación, dejar claro que “alegaré todo lo que tenga que alegar en el expediente. Tengo muchísimas pruebas para acreditar que no hemos incumplido los principios del partido”. “En la vida no todo vale, hay que tener principios, y eso es lo que yo defiendo. Hoy ha ganado la congruencia y espero que sea el punto de inflexión para empezar a cambiar, porque no se puede jugar con la política”. Preguntada por si devolverían sus actas en caso de que se materializara la expulsión, su respuesta fue que “no”.
Por su parte, Patricia Hernández admitió que no le sorprendió el apoyo de Cs, “porque fue a lo que se comprometieron en las urnas, y lo que han venido diciendo estos días”. En cuanto a la expulsión, dijo que no creía que se acabara materializando, porque “he escuchado a los dirigentes de Cs apostando por el cambio y la regeneración democrática, justo lo que han hecho sus concejales”.