tenerife sur

Una plaga de pulgón negro avanza sin control por las fincas del sur de Tenerife

Una densa colonia de insectos “nunca vista hasta ahora”, detectada entre Granadilla y Santiago del Teide, amenaza con devastar los árboles frutales, a los que llega a secar sus ramas
Santiago del Teide, zona de numerosos almendros, es uno de los municipios afectados. DA
Santiago del Teide, zona de numerosos almendros, es uno de los municipios afectados. DA
Santiago del Teide, zona de numerosos almendros, es uno de los municipios afectados. DA

Las alarmas han saltado en la zona de medianías del sur de Tenerife después de que agricultores de diferentes municipios hayan detectado un repunte “nunca visto hasta ahora” de pulgón negro, cuyos efectos sobre los árboles frutales, especialmente los almendros, son devastadores. El Pterochloroides persicae es un insecto originario de Oriente Medio que fue localizado por primera vez en España en la región de Murcia en 1994 y cuya presencia se constató en 2016 en 11 municipios de Gran Canaria. En Tenerife ya se detectó el año pasado en Candelaria y Arafo y, en los últimos meses, en Santiago del Teide, Granadilla de Abona, La Laguna y Santa Cruz.

El pulgón negro ataca a frutales de almendro y melocotonero, sobre todo, pero también a albaricoqueros y ciruelos, y en menor medida a frutales de pepita como el manzano y peral. De todos ellos se alimenta de su savia, debilitando al árbol y provocando la caída de sus hojas. Si la colonia es numerosa, puede llegar a secar la totalidad de la rama afectada, que es lo que está ocurriendo estos días en el Sur.

El pulgón negro adulto se alimenta de la savia de los frutales. DA
El pulgón negro adulto se alimenta de la savia de los frutales. DA

La aparición de densos grupos es más frecuente en las ramas con diámetro más grueso en el caso de árboles adultos y en el tronco de los jóvenes. En ambos casos prefieren las partes más sombreadas del árbol. El calor de las últimas semanas, con temperaturas más propias de los meses de verano, unido al alto número de fincas abandonadas han facilitado su propagación por todo el suroeste de la Isla.

Fincas abandonadas

La alcaldesa electa de Vilaflor, Agustina Beltrán, confirmó ayer a este periódico que la plaga se extiende entre Granadilla de Abona y Santiago del Teide, y calificó la situación de “preocupante”. A su juicio, la solución pasa por un mayor cuidado de las fincas abandonadas por parte de sus propietarios y recomienda actuar contra los insectos empleando jabón potásico, un producto que, a diferencia del jabón común de sodio, actúa como insecticida, pero sin dañar a las plantas. La regidora tiene intención de abordar el problema de las plagas y las fincas abandonadas en los primeros días del nuevo mandato, que estrenará el próximo sábado.

Además de Vilaflor, la situación se torna muy delicada en municipios como Santiago del Teide y Guía de Isora, donde la proliferación de almendros no solo enriquece el paisaje, sino que supone una fuente de ingresos para numerosas familias.

Uno de los agricultores afectados advirtió a este periódico de que esta especie de insectos se ha acostumbrado a convivir entre pesticidas y estos ya no resultan tan eficaces a la hora de erradicarlos. Los expertos aconsejan que para impedir el rápido desarrollo de esta plaga se evite el exceso de vigor provocado por aportaciones inadecuadas de abonos nitrogenados y recuerdan que existen numerosos enemigos naturales, como algunas especies de sírfidos. No obstante, el Gobierno de Canarias recomienda, en caso de detectar esta plaga, avisar a la Agencia de Extensión Agraria.

TE PUEDE INTERESAR