La Palma

La posible censura en el Cabildo de La Palma puede quedar hoy despejada

El eurodiputado Gabriel Mato intenta convencer a los seis consejeros populares del apoyo a CC, mientras el grupo se resiste argumentando que quieren hacer lo mejor para La Palma

El PP, con Mariano Hernández Zapata a la cabeza, satisfechos con unos resultados que querían manejar estratégicamente. | DA

Por Eugenia Paiz / DA

El exeurodiputado Gabriel Mato intentaba ayer que los seis consejeros del Partido Popular (PP) en el Cabildo sigan las consignas de la calle Génova, dando su apoyo al Gobierno en minoría de la nacionalista Nieves Lady Barreto en la institución palmera, y atendiendo así los intereses de un socio preferente en un contexto regional que esperan mover. Mientras, una dura facción de los populares palmeros entiende que La Palma es utilizada como moneda de cambio con un peaje muy alto en función de beneficios inciertos y de ámbito regional.

Los de Mariano Hernández Zapata se resisten, hasta el último momento, a respaldar a Nieves Lady Barreto (CC), no solo porque con el PSOE tendrían la presidencia de la administración más importante del territorio, sino porque estiman que el rédito que La Palma ha pagado durante los últimos 26 años ha sido muy alto y no quieren, aseguran fuentes cercanas al Grupo Popular en el Cabildo, “ser cómplices de una continuidad nacionalista que ya le ha pasado demasiadas facturas a la Isla”.

Todas las opciones siguen abiertas, pero con un plazo. Señalan fuentes autorizadas del PP con las que este periódico ha hablado de que esta misma mañana “la decisión estará tomada y se dará a conocer”. Mientras Gabriel Mato intentaba mediar con los seis consejeros conservadores en una reunión celebrada en un restaurante de la capital palmera, el Grupo Socialista en el Cabildo, encabezado por Anselmo Pestana y con los miembros de su mesa negociadora para el todavía hipotético pacto con los populares, integrada por José Adrián Hernández Montoya, alcalde de Puntallana; Alicia Vanoostende, consejera del Cabildo, y Antonio Hernández Riverol, miembro de la Ejecutiva de los socialistas palmeros, celebraba un encuentro a puerta cerrada en dependencias de la institución.

Mariano Hernández Zapata mantiene un rotundo y respetuoso silencio, consciente del peso de una decisión para la que, recuerdan los suyos, apenas una semana antes de que Asier Antona tuviera sobre la mesa la luego frustrada oferta de Coalición Canaria para ser presidente del Ejecutivo regional, había dado plena autonomía y estaba a punto de cerrar un acuerdo con los socialistas que, a día de hoy, sigue pendiente.