La Palma

El PP planta cara a Génova bajo la consigna de “todos con Mariano”

Los alcaldes conservadores, la Junta Directiva Insular, concejales y la dirección del partido en la Isla defienden la moción de censura contra CC para “hacer avanzar a La Palma”

El PP de La Palma apoya sin reservas la moción de censura que hará a presidente del Cabildo a Mariano Hernández Zapata, en la imagen, junto a otros represantes de los populares palmeros durante la campaña. DA
El PP de La Palma apoya sin reservas la moción de censura que hará a presidente del Cabildo a Mariano Hernández Zapata, en la imagen, junto a otros represantes de los populares palmeros durante la campaña. DA

“Todos con Mariano Hernández Zapata”. Esa es la consigna en bloque del Partido Popular (PP) en La Palma, que defiende, a través de sus alcaldes Borja Pérez, en Breña Baja; Noelia García Leal, en Los Llanos de Aridane; Jacob Qadri, en Barlovento, y Juan José Cabrera Guelmes en Santa Cruz de La Palma, además de los tenientes de alcalde en pacto con los socialistas en los ayuntamientos de Garafía y Villa de Mazo, José Ángel García y Omar Fumero Méndez, “la moralidad política y la legalidad” de “una moción de censura apoyada por la Junta Directiva Insular” de los conservadores, máximo órgano colegiado del Partido Popular entre congresos.

Todos y cada uno de los alcaldes populares, pero también los diputados y concejales integrados en la Junta Directiva Insular, y con la ratificación de la presidenta palmera de los conservadores, Elena Álvarez Simón, plantan batalla en un camino para “agotar todas las vías de diálogo” con el fin de evitar las medidas disciplinarias que quisiera tomar la dirección nacional que lidera Pablo Casado desde la madrileña calle de Génova.

“Coalición Canaria está desesperada, y su única actividad y todos sus esfuerzos están dirigidos ahora a malmeter, a trasmitir a los miembros de nuestro partido un mensaje falso y dañino contra el que vamos a plantar cara”. Así lo señalaron fuentes autorizadas del PP palmero, que son conscientes de la delicada posición del que, hasta el último congreso insular, fue presidente de los populares en La Palma y ahora líder regional de los conservadores en Canarias, Asier Antona.

El ‘corazón partido’

El presidente en Canarias de del PP tiene el corazón partido, y se debate, convencido de las amenazas que quieren cernirse sobre su liderazgo, entre la convicción de un mensaje repetido hasta la saciedad dentro y fuera de sucesivas campañas electorales, la vocación de gobierno del PP en La Palma, y la disciplina que debe mantener con la calle de Génova y el núcleo duro que rodea a Casado, contrarios a la censura a CC. Los populares palmeros no quieren poner a Asier Antona en el brete de tener que escoger, y lo mantienen al margen de cualquier comentario que pudiera perjudicarle, pero al mismo tiempo son tajantes y categóricos en la defensa de la moción de censura contra Coalición Canaria en el Cabildo para defender un pacto con los socialistas de Anselmo Pestana, del que dicen que “es la mejor respuesta para el desarrollo de La Palma y para los palmeros” y “para consolidar un Gobierno fuerte y valiente que pueda sacar a la Isla de la parálisis en la que CC la ha mantenido, casi de forma ininterrumpida, desde hace casi tres décadas”.

Del mensaje del PP palmero cabe destacar su convicción, parece que fundada y atendiendo a informaciones directamente llegadas de contactos de su partido a nivel nacional, de que “Coalición Canaria y sus correligionarios malmeten de forma constante y persistente sobre el Partido Popular en La Palma y sus decisiones, movidos por una desesperación que solo tiene origen, y nunca justificación, en la notable pérdida de poder en las instituciones públicas e incapaces de asumir la pérdida de una hegemonía que consideran de su propiedad”.

“Beneficioso para La Palma”

La frase se repite en boca de los cuatro alcaldes del Partido Popular en la Isla, y en los tenientes de alcalde que cogobiernan en las villas garafiana y macense: “Esta moción de censura y este pacto de gobierno con la presidencia de Mariano Hernández Zapata en el Cabildo van a ser beneficiosos para La Palma”. Dice el alcalde de Santa Cruz de La Palma, que mantiene un pacto de gobierno con los nacionalistas liderados por Toni Acosta, que “es una alegría que el Partido Popular forme parte del grupo de gobierno y lidere el Cabildo de La Palma”, un hecho que no es sorprendente, dado que, asegura, “era un objetivo esperado, sobre todo porque la Isla necesita un cambio radical que permita devolver la ilusión a todos los palmeros”.

Cabrera Guelmes, en un primer momento más inclinado a pactar en el Consistorio con el socialista Elías Castro, e investido para su sorpresa gracias a los votos de los cuatro ediles de Coalición Canaria el pasado 15 de junio, tiene claro que “Mariano Hernández Zapata es la persona indicada para liderar este nuevo Gobierno en el Cabildo”.

El regidor local en la capital de la Isla atribuye a los sucesivos gobiernos nacionalistas al frente del Cabildo “falta de capacidad” para “aprovechar el potencial que tiene el territorio palmero”.

La alcaldesa Noelia García Leal, convertida en el eje vertebrador de los populares en el ámbito local, con 12 concejales tras las elecciones del 26 de mayo y después de un complejo mandato en minoría en el municipio con mayor número de habitantes de La Palma, Los Llanos de Aridane, defendió a Mariano Hernández Zapata, del que dijo que “ha demostrado una capacidad de gestión solvente”, en referencia a la consecución de su liderazgo al frente de Hacienda en ese consistorio, eliminando gran parte de la deuda municipal que lastraba el desarrollo del municipio. “Puede sacar a la isla de La Palma del estancamiento en el que se encuentra”, dijo García Leal, que detalló que “la decisión” de la moción de censura “se corresponde con la voluntad del Partido Popular en la isla de La Palma”.

‘El ruido y la furia’

Los nacionalistas no pueden aún creer la pérdida de su reducto de poder insular en el Cabildo de La Palma. La incredulidad se ha instalado entre los líderes insulares de Coalición Canaria, que han tratado hasta el último momento de evitar -sin concesiones que consideraban inadmisibles, pero con generosidad en la gestión de áreas de gobierno- atraerse el favor del PP para gobernar la primera institución insular.

Los populares llegan a filtrar, incluso, su simpatía personal por Nieves Lady Barreto, pero son rotundos a la hora de exponer la necesidad de “mantener la coherencia” en la responsabilidad que atribuyen a los nacionalistas en la parálisis que padece la economía palmera, más allá del ruido y la furia que esta decisión -la de pactar con los socialistas- ha causado en Génova. Allí los mensajes de relevantes voces de Coalición Canaria siguen trasmitiendo argumentarios que califican como “destructivos, desesperados e interesados”. Mariano Hernández Zapata, mientras tanto, aseguran los propios alcaldes, trabaja “sin descanso” para tomar las riendas del Gobierno insular el próximo 24 de julio.