SANTA CRUZ

Florentino Guzmán: “Nuestro modelo de movilidad para Santa Cruz de Tenerife es como el de Madrid Central”

El concejal de Seguridad, Movilidad y Medio Ambiente de Santa Cruz tiene entre sus prioridades el traslado de la actual sede de la comisaría de la Policía Local

Florentino Guzmán Plasencia es el concejal de Seguridad y Movilidad de Santa Cruz de Tenerife. / Fran Pallero

Al igual que su compañero José Ángel Martín, después de cuatro años en la oposición vuelve a tener responsabilidades en un Gobierno municipal. Hace dos mandatos ocupó las áreas de Economía y Empleo, ahora asume las de Seguridad, Movilidad, Medio Ambiente y Salud Pública, todas ellas transversales, lo que le obliga a estar en continua comunicación con el resto de departamentos municipales. Florentino Guzmán Plasencia asume su responsabilidad con la tarea de ir actualizando la plantilla de la Policía Local, la de regular el tráfico y la accesibilidad de la ciudad o afrontar que Santa Cruz sea una ciudad más sostenible. En este último aspecto afirma que su modelo es Madrid Central, “ese y el de restos de ciudades europeas en las que se ha limitado el tráfico al centro urbano con bolsas de aparcamientos en las afueras y la potenciación del transporte público que conecte esa periferia con el centro”. Planes estratégicos para la Policía, actualizar el de la ciudad que data de 2014 y el traslado, lo más urgente posible, de la actual sede, están entre sus prioridades.

-¿Cómo se ha encontrado el área de Seguridad y qué retos tiene por delante?

“Es un área muy sensible y transversal con la que llevar a cabo la planificación de la ciudad, desde el tráfico y ordenamiento de la misma hasta la gestión de una importante capacidad de recursos humanos. Para nosotros lo prioritario es el cambio de la sede, tener una comisaría digna, con una normativa de prevención de riesgos laborales adecuada y, sobre todo, que reúna las condiciones mínimas para el trabajo diario”.

-¿Tiene ya algún lugar en mente?

“Tenemos diferentes propuestas sobre la mesa, unas a corto y otras a largo plazo. En ese sentido estamos valorando con el área de Patrimonio del Ayuntamiento de Santa Cruz las distintas opciones. Es algo prioritario. Ya hemos iniciado los procesos para buscar un sitio adecuado para proceder al traslado a la mayor brevedad posible”.

-¿Esa urgencia en el traslado obedece a la denuncia de los sindicatos sobre los problemas de salud de los trabajadores?

“Obedece a la necesidad de solucionar un problema histórico de falta de espacio y de dependencias adecuadas para un servicio público como el que la Policía Local merece, y que es necesario para una ciudad capital y cocapital de Canarias”.

-¿Qué ocurrirá con el proyecto de reforma de la actual sede que se inició en el mandato pasado?

“Es cierto que en Patrimonio Histórico hay una directriz para rehabilitar el edificio. Nuestra intención es irnos, pero se puede rehabilitar y dedicarlo a otro servicio, pero nuestra prioridad es irnos de Tres de Mayo y buscar una solución adecuada a las necesidades de la Policía Local de Santa Cruz”.

-¿Hay alguna preferencia por la ubicación de la nueva sede policial?

“Se está viendo qué espacios libres hay en el municipio, de propiedad municipal, pero también se baraja la compra de un edificio, hay diferentes opciones. Puede ser una comisaría provisional hasta que tengamos una gran comisaría de dotación y otras más a medio plazo”.

-Entonces el proyecto de una gran comisaría en Ofra, ¿se mantiene o decae?

“Con ese proyecto aún no se sabe qué se va a hacer. Lo lógico es que si tenemos un recurso consensuado a corto plazo, el otro decaerá”.

-Nada más llegar al puesto tuvo que enfrentarse a la ordenanza de tráfico, que parece que va a tener que modificar…

“Se trabaja en la revisión. Es un documento con algunas lagunas en cuanto a la participación, y ya desde el PSOE defendimos que no tenía que haber llegado al último pleno. Lo que sí podemos hacer es empezar el procedimiento para suspender artículos que sean inaplicables a corto plazo o que ya regulan otras ordenanzas”.

-¿Para cuándo tendrá lista la revisión?

“Aún hay que escuchar a otros colectivos y asociaciones que presentaron alegaciones y con las que tenemos que hablar. Lo que está claro es que hay artículos que son mejores y que mejoran la ordenanza del 85 y otros que no se pueden aplicar”.

-Uno de esos artículos es el de los aparcacoches. ¿Se va a permitir la actividad?

“Se puede prohibir la actividad, pero hay que eliminar la forma de recaudación de la multa que se había detallado, porque jurídicamente es muy difícil de sustentar”.

-Esa ordenanza también regula, por primera vez, la posibilidad de limitar el acceso de vehículos a la ciudad. ¿Comparte esa limitación?

“Santa Cruz necesita un plan de movilidad sostenible adecuado al siglo XXI. El que tiene está anclado al siglo pasado. Tenemos dificultades con las bolsas de aparcamiento y, sobre todo, un problema de acceso al centro. Uno de los proyectos prioritarios de este mandato es el de actualizar el Plan de Movilidad de 2014, adecuarlo a las nuevas tendencias en movilidad sostenible y adecuar también el transporte, una bolsa de aparcamiento rotatorios… En definitiva, una serie de premisas que deben venir recogidas en un documento estratégico básico para Santa Cruz. La ordenanza y el Plan de Movilidad deben ser complementarios”.

-¿Cómo entiende entonces que debe regularse la movilidad?

“Ahora mismo carecemos de un acceso a bolsas de aparcamientos y, al tener una orografía muy complicada, es difícil regular la entrada y salida de vehículos en determinadas épocas del año. Necesitamos buscar soluciones medioambientalmente accesibles a una ciudad con puerto, con un gran centro comercial y administrativo y requiere un plan de movilidad adecuado. En mi caso, soy partidario del modelo europeo con respecto a la ordenación del tráfico. Sin ir más lejos el de Madrid Central o el de ciudades pioneras como Ámsterdam, que tienen un modelo en el que se reduce el acceso de los coches al centro de la ciudad, llevándolos a grandes bolsas de aparcamientos y conectándolos a través de vehículos eléctricos, por ejemplo, y que podamos tener a disposición de los visitantes”.

-¿Es partidario de cobrar por aparcar en la calle?

“Soy partidario de poner sobre la mesa diferentes opciones que alivien y puedan mejorar la movilidad de la ciudad. En determinadas ciudades la zona azul no funcionó en su momento y, por lo tanto, hay que poner programas que sean eficiente y realistas y que estén destinados a poner bolsas de aparcamiento en la ciudad, grandes bolsas por fuera de la ciudad, y a través de lanzaderas llevar a los usuarios al centro. En el plan que nosotros planteamos hablamos de actuaciones de promoción de la movilidad peatonal, a través de peatonalizaciones, barreras al tráfico, eliminación de barreras y mejoras de accesibilidad, implantación del plan director de la bicicleta, los caminos escolares, la nueva política de aparcamientos disuasorios, que sean regulados, que no es zona azul, también carga y descarga, implantación de transportes públicos sostenibles, combustible alternativo para ese transporte público y, sobre todo, la reordenación del diseño urbano, o la movilidad sostenible en la última milla, que es la implantación de centros logísticos de distribución del peatón y el uso de su vehículo, la última milla a través de transporte alternativo y, obviamente, campañas de concienciación”.

-En cuanto a recursos humanos, ¿qué plan tiene para dotar de agentes a la Policía Local?

“Tenemos déficit de policías. Necesitamos sacar ya la nueva oferta de recursos públicos. Que venga a sumarse a las que ya se han puesto en marcha, y, sobre todo, activar la RPT, que es uno de los documentos importantes que no se han puesto en marcha y que no entendemos que, a día de hoy, se siga careciendo de él. En este mandato de 2019 a 2023 se van a jubilar 44 mandos, por lo que urge la nueva convocatoria, algo a lo que además hay que sumar el déficit que tenemos de policía por cada 1.000 habitantes, y que se calcula en una falta de 100 agentes”.

-¿Qué va a pasar con el reglamento de la Policía Local que los juzgados han tumbado?

“Eso depende de Recursos Humanos y de los Servicios Jurídicos. Ya nosotros en la oposición nos pusimos en contra porque intuimos que tenían muchas papeletas de ganar el recurso. Compete a estas áreas qué medidas se vayan a tomar. En mi opinión, no recurriría, teniendo en cuenta que ya se han introducido cambios”.

-¿Habrá policía de barrio?

“Con el déficit de policías que tenemos, creo que primero hay que dotar a las unidades con los agentes necesarios para su funcionamiento y la rotación de los turnos, que tengan el personal suficiente. Cuando tengamos a la Policía Local dotada de efectivos podremos reforzar iniciativas que el tiempo ha impedido”.

-¿Puede desaparecer alguna, como la Unipol?

“La Policía Local necesita un plan estratégico, que es otro de los objetivos que vamos a desarrollar. Es un plan necesario para saber qué policía queremos y cómo vamos a enfocar el problema de seguridad. Será ese plan el que nos mostrará si la Unipol cabe o no, si tenemos que tener un servicio especial o diferentes grupos estratégicos, o la creación de nuevas unidades. Primero hay que planificar los recursos y ver cómo mejoramos la eficiencia en ese servicio. Si ponemos sobre la mesa recursos por poner, sin tener una estrategia clara, puede ser perjudicial. Además, el principio de mandato es el momento para hacerlo”.

-¿Es Santa Cruz una ciudad segura?

“Lo es. No solo porque lo diga yo, sino porque así lo indican todas las estadísticas y también la percepción de quienes nos visitan. Ya nos hemos reunido con la Junta de Seguridad Local y lo que nos han trasladado es que las ratios son inferiores a las que había hace 10 años. También fiestas, como el Carnaval, con incidentes casi nulos para el volumen de gente que congregan, lo demuestran”.