educación

La Universidad de La Laguna aplaude el esfuerzo y la excelencia

Los 60 mejores estudiantes de la provincia, que lograron una calificación igual o superior a 9,5 en la EBAU, reciben el reconocimiento a su trabajo, dedicación y resultados académicos
Una imagen de la entrega del reconocimiento a la excelencia en la EBAU 2019. Emeterio Suárez
Una imagen de la entrega del reconocimiento a la excelencia en la EBAU 2019. Emeterio Suárez
Una imagen de la entrega del reconocimiento a la excelencia en la EBAU 2019. Emeterio Suárez

La Universidad de La Laguna (ULL) reconoció ayer el esfuerzo realizado por los alumnos y alumnas que lograron las mejores notas en la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, celebrada el pasado mes de junio. El acto estuvo presidido por la rectora de la ULL, Rosa Aguilar. Familiares y representantes de los centros llenaron el salón de actos de la Facultad de Económicas para seguir este acto de homenaje a unos 60 jóvenes que obtuvieron una calificación igual o superior al 9,5 en la fase general.

Rosa Aguilar señaló que “es muy ilusionante ver a los estudiantes, sus familias y a los equipos directivos donde han cursado el Bachillerato compartir la satisfacción del trabajo bien hecho. Este es un éxito compartido. En primer lugar, del propio alumnado, que ha dado lo mejor de sí en la EBAU, demostrando brillantez, solidez de conocimientos, versatilidad y amplitud de miras. Detrás hay una trayectoria, porque no se llega a estos resultados de la noche a la mañana, son fruto de un trabajo constante y continuado”.

La rectora les recomendó que “no se despisten y no abandonen las ganas de trabajar y de seguir aprendiendo. Les queda mucho recorrido por delante, y es necesario que pongan toda su atención en el inicio universitario”. En un mundo cambiante y en transformación, lleno de emergencias, “nada nos puede hacer más fuertes que el conocimiento y una actitud abierta, reflexiva, participativa y crítica”, continuó. Y para enfrentarse a nuevos desafíos “hay que ponerse en la posición del otro, entender culturas diferentes y opiniones opuestas”. Para Aguilar, “la universidad pública es el escenario ideal para cultivar el conocimiento y la actitud”, insistió. “Aquí todos somos iguales, da igual la procedencia, la renta, las relaciones sociales, el centro en el que estudiaron. Se les va a medir por su rendimiento individual y por el esfuerzo intelectual”. Y reiteró que es “un poderoso instrumento para lograr la igualdad de oportunidades”.

Por último, agradeció a los profesores “el esfuerzo que realizan, un trabajo invisibilizado y no valorado por una sociedad que cree que todo se puede aprender con máquinas”.

TE PUEDE INTERESAR