polÍtica

Torres: “Estoy orgulloso de ser hijo de un barrio humilde de Arucas donde la gente se construyó sus propias casas”

Entrevista de DIARIO DE AVISOS con el flamante presidente regional, tras ser investido el pasado viernes en el Parlamento, en la que descubre su lado más personal, su modesto origen y su vocación social
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias. | Fran Pallero

Nos atiende horas después de haber sido investido como presidente de Canarias en la ceremonia más emotiva que se recuerda por estos lares gracias a la espontaneidad de su hijo Miguel (4 años), quien, nada más ser proclamado su padre, reclamó sonoramente la atención del progenitor con un sonoro “¡¡¡Papi!!!” que, como reconoce el propio Ángel Víctor Torres (Arucas, 1966), “no lo olvidaré nunca”.

-No se podrá quejar de lo emotiva que resultó la ceremonia de su investidura, donde hasta desde la bancada de Coalición Canaria, sus principales adversarios, se aplaudió largamente.

“Es verdad. Pude observar que hubo diputados, incluso del grupo nacionalista, que se emocionaron. E incluso alguna lágrima soltaron. Y vinieron a felicitarme y a desearme suerte. Pero también es verdad que se dan circunstancias históricas, porque hace muchísimos años que no teníamos un gobierno sin Coalición Canaria, y eso ha generado expectativas en muchísimas personas. Cuando, al ser proclamado, pude observar que aplaudían, puestos de pie, todos los que se encontraban en la tribuna para los invitados, entendí que era algo inusual, como luego me comentaron”.

-¿Llegó a emocionarse en algún momento durante la investidura?

“La verdad es que sí. Me tuve que contener varias veces”.

-Estaba rodeado de los suyos.

“Estaba mi hijo, como saben, y también estaba mi padre, que tiene 81 años y algunos achaques importantes de salud. Yo quería que viniera y él quiso venir. También estuvo cuando tomé posesión como diputado. [Hace un breve silencio] Estuvo también cuando en 2009 fui diputado en Madrid, e incluso cuando fui elegido concejal de Arucas en 1989. Yo iba de número tres, y sacamos unos malos resultados, con solo cinco concejales. Pero allí estaba mi padre, acompañándome. Cuando acabó el acto, nos fuimos a un parque y nos sentamos los dos, tranquilos. Y apareció el que había sido elegido alcalde, Froilán Rodríguez (Coalición Canaria), y me dijo que estaba muy orgulloso de que hubiera sido elegido concejal. En realidad, mi padre ha estado siempre… Tengo mucha suerte de que, con 81 años, siga estando conmigo, como están mi hijo de 4 años y mi pareja. Y por cierto, me acabo de fijar que todo lo bueno siempre me pasa en un año que acaba en nueve [Sonríe generosamente]”.

-Había más gente de Arucas, y no precisamente políticos, en la ceremonia de su investidura…

“¡Sí! Estaban mis amigos de siempre, que también quisieron venirse. Son los de la infancia, los de jugar a la pelota en la calle, los de siempre. Esta vez vinieron cuatro: Suso, Sebi, Marcos y Luis Carlos. Faltaban, porque no pudieron venir por sus obligaciones laborales, Germán y Antonio Luis. Una vez al año, nos juntamos para viajar a la Península y mantener nuestra amistad”.

-¿De dónde procede el nuevo presidente de Canarias, el socialista que ha logrado lo que solo había podido hacer una referencia política y cultural de primer orden como Jerónimo Saavedra?

“De jugar con estos amigos de los que le hablo, en las calles de La Goleta, un barrio obrero de Arucas donde la gente se fue construyendo sus casas cuando podía en la zona apartada del casco de Arucas. Labrantes, panaderos… un barrio de gente humilde y del que estoy muy orgulloso”.

-Aunque nunca tan destacado como este, usted ya ha tenido otros cargos de responsabilidad. ¿Le ayuda ese origen humilde a gestionar tanta palmada en la espalda y tanto halago como recibe ahora, cuando todos somos conscientes de nuestras propias limitaciones?

“Claro. Uno siempre puede cometer errores, y alguien puede sentirse defraudado. Hay gente que aspira a asumir determinada posición, y si luego resulta que no la obtiene… Pero es que tendré que tomar decisiones, y eso significa elegir, lo que puede causar dolor, aunque sea sin querer. Nadie puede saber, cuando asume un cargo de estas responsabilidades, si sabrá hacerlo bien o no. El que se atreva a decir algo así, de antemano, es prepotencia pura. Cuando fui alcalde de Arucas, en 2003, mi madre, que ya falleció, me repetía lo grande que era ser alcalde del pueblo. Hoy todavía debo tener más respeto, porque no estamos hablando de gobernar un municipio sino toda una Comunidad”.

-¿Por qué insiste en que, como presidente de Canarias, quiere ser el alcalde de las ocho islas?

“Porque así lo pienso, y porque así defiendo a los concejales y alcaldes de todos los municipios de Canarias. Con esa frase quiero trasladar un modelo de gestión, una manera de actuar, una forma de llevar el día a día. Hoy, cuando paseo por Arucas, la gente me abraza y me felicita. Me tratan como lo que siempre he sido, un hombre humilde, el hijo de Fafo, alguien del pueblo. Eso es lo que quiero trasladar al Gobierno de Canarias. Que cuando alguien de este gobierno baje a comprar el pan y tenga que atender a un vecino que lo para por la calle y tiene un problema, que se detenga y que le escuche”.

-¿Es mejor presidente de Canarias quien antes ha sido alcalde?

“Desde luego, es bueno que el presidente de Canarias fuera antes alcalde. Hay países como Francia donde, para ser parlamentario, hay que haber pasado antes por una corporación local. Le digo más: no solo es bueno haber trabajado antes en un ayuntamiento o en un cabildo, sino que también lo es haber estado en la oposición”.

-¿Por qué?

“Te da una perspectiva de las cosas. Hay quien tiene suerte y siempre gobierna, y hay quien ha llegado al Gobierno de Canarias, y lo ha presidido sin haber estado nunca en la oposición. Creo que es bueno, que es sano, que se aprende mucho. Porque en ese futuro, cuando se tomen decisiones, contará lo aprendido cuando estabas en la oposición. Es una magnífica escuela”.

Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias. | Fran Pallero

-Viene de un barrio humilde y habló mucho de la pobreza en su discurso de investidura. Ahora se enfrenta a un reto formidable, dados los terribles datos de pobreza que registran las Islas. Hay mucho sufrimiento en Canarias. ¿Le quita el sueño?

“Sí. Que tengamos que tomar decisiones como la renta ciudadana, aumentar la Prestación Canaria de Inserción (PCI), complementar las no contributivas… Tener que tomar medidas para no estar a la cola en la Sanidad o en Educación, o que Canarias deje de estar la última en dependencia, no es nada agradable. ¡Ojalá pudiéramos tomar otras decisiones! Lamentablemente, tenemos que centrarnos ahora en los graves problemas de Canarias, y estoy diciendo verdades como puños, porque muchas veces hablamos de números, pero se trata de familias, del día a día de las personas de nuestra tierra”.

-¿Por qué hemos llegado hasta aquí, si no hace tanto que vivimos las mayores etapas de bonanza económica en la historia del Archipiélago?

“Canarias tiene una situación estructural lamentable en el que la riqueza está muy mal distribuida. Esta misma semana hemos visto que los ricos son menos, sí, pero son más ricos, y que no salimos de estar rondando el 40% en lo que se refiere a la pobreza”.

-¿Qué piensa hacer a este respecto?

“Nos hace falta un Gobierno que sea valiente, que tome decisiones y que reestructure los ingresos. Que no haya partidas que se queden en el capítulo de inversión sin gastar, porque esas partidas pueden utilizarse en el capítulo dos, destinarse a la PCI o a las no contributivas, que esta es una de las pocas comunidades que no aportan un euro a esas pensiones. Queremos trasladar un cambio al modelo de estos últimos años, porque no puede ser bueno tanta autocomplacencia cuando, al comparar a Canarias con la media del resto de las comunidades, estamos siempre en la parte de abajo. En sanidad, en educación, en otros servicios esenciales, en conectividad. Por eso, lo que vamos a hacer es ser un Gobierno valiente, un Gobierno que tome decisiones”.

-Obviamente, el Gobierno de Canarias tiene competencias formidables. Pero, ¿qué puede hacerse desde el Ejecutivo autonómico en asuntos como la precariedad laboral que sufren, especialmente, nuestros jóvenes, o en lo bajo de los salarios, si tenemos una economía basada en los servicios y no en la industria, donde se gana mucho más?

“Nosotros, los canarios, tenemos un problema que no hemos sabido resolver desde 1986. Tenemos una bajísima productividad. Los salarios son los más bajos de España, y aquí se paga mucho menos por el mismo servicio que en otros lugares de España. Si tú no compensas económicamente lo que un trabajador entrega a la sociedad, lo que haces es empobrecer a esa sociedad. Eso es lo que ocurre en Canarias”.

-¿Y qué hacemos?

“Tenemos que conseguir que, en Canarias, una persona reciba una retribución ajustada a lo que aporta a la sociedad. Si esta Canarias recibe a 16 millones de turistas, no puede ser que se pague tan poco a los que trabajan en el sector turístico. No tiene lógica, algo falla. ¿Se está quedando la riqueza en pocas manos? Probablemente. Entonces, lo que hace falta es un gran pacto social, que sea valiente y en el que quienes tienen en este momento la capacidad económica fundamental entiendan que así no se genera economía. ¡Si las familias tuvieran más, habría más consumo! Por eso soy un firme defensor de un salario mínimo interprofesional ajustado a parámetros que permitan a la gente vivir y disfrutar de su existencia”.

-Entiendo que quiere sentar a empresarios y sindicatos para buscar algún tiempo de acuerdo para revertir o, al menos, disminuir la desigualdad de la riqueza y la precariedad laboral.

“Indudablemente. Y tengo algunos ejemplos. Cuanto estuve en Baleares y hablé con la presidenta de dicha comunidad, que ha revalidado su apoyo ciudadano en estas elecciones, me contaba cómo fue capaz de sentar, bajo el liderazgo del Gobierno balear, a los agentes sociales, económicos y de todo tipo para buscar un gran pacto económico y social para esas islas. Y así mejoró el convenio de los trabajadores del sector turístico. No con el apoyo de todos, es verdad, pero también se logró el suficiente apoyo como para poder implantar un impuesto de desarrollo sostenible, y en esta línea otras decisiones que se han tomado en una comunidad que hoy es modélica en el tratamiento de residuos, en las retribuciones de los trabajadores del sector turístico… ¿Por qué no podemos hacerlo en Canarias? Porque, además, muchas de las empresas que operan en Baleares son las mismas que en Canarias. Si allí han podido llegar a un acuerdo, seguro que aquí también”.

-Claro que muchas de esas empresas son de origen balear.

“Es verdad, pero insisto en que aquí nos hace falta un Gobierno valiente, que trabaje para que los recursos generados se distribuyan de una manera más justa”.

-¿Es cierto que las relaciones financieras con el Gobierno de España, que tanto han dado que hablar en la segunda mitad de la legislatura ahora vencida, van a ser una tarea encomendada a Nueva Canarias?

“Lo que va a llevar Nueva Canarias es el área de Hacienda”.

-Se lo pregunto de otra manera. ¿Quién irá a Madrid a reclamar los euros?

“El presidente del Gobierno de Canarias estará siempre defendiendo los intereses de las Islas en Madrid. Pero no se preocupe, que no vamos a tener diferencias por eso. Cuando haya que pelear por una justa financiación autonómica, el vicepresidente y consejero de Hacienda y yo la exigiremos a Madrid con la suficiente e idéntica contundencia. Hoy [el pasado viernes para el lector] hemos tenido un pleno en el que ha quedado claro que las ventajas logradas ante el Gobierno de Rajoy fueron a través de enmiendas presentadas por Nueva Canarias, cuyo voto era imprescindible para aprobar los presupuestos que incluyeron esas ventajas para Canarias”.

Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias. | Fran Pallero

-¿Qué pasa con el REF y el Estatuto?

“Ya hemos logrado aprobar tanto el REF como el nuevo Estatuto, así que ahora toca defender temas relacionados con nuestro fuero. Y le insisto en que no hay, ni habrá, divergencias en este asunto”.

-Permítame volver a los personal. ¿Le ha llamado ya el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez?

“Así es. Hemos vuelto a hablar hoy, porque me ha llamado esta tarde [la del pasado viernes]”.

-¿Qué le ha dicho?

“Me ha felicitado y me ha dicho que está muy contento con el resultado que se ha dado en Canarias”.

-¿Lo ha visto después de las elecciones?

“Sí. A los dos días viajé a Madrid y tuvimos una reunión en la que también estaba Héctor Gómez”.

-¿Hablaron ese día sobre los posibles pactos?

“Así es. Le expliqué los pasos que entendíamos debían darse, y que era caminar hacia un Gobierno de izquierdas porque sumábamos 37 diputados”.

-¿Dormirá sin problemas esta noche?

“Ayer [el día antes de la investidura], sí que me costó dormir. Pero hoy no creo que tenga problemas [Sonríe]”.

EL LADO MÁS PERSONAL DE ESTE DOCENTE NACIDO EN UN BARRIO OBRERO

Ha podido saborear las mieles de ser alcalde y diputado, pero también conoce el amargo sabor de la derrota. Como tantos canarios, se crió en un barrio de autoconstrucción, en los márgenes que dejaron los más pudientes para quienes peor lo tenían en su Arucas natal. Por sus calles jugó a la pelota con sus amigos de chiquillo, los mismos que, en su gran mayoría, no quisieron perderse este viernes como Ángel Víctor (“si le digo la verdad, prefiero que me tuteen”, avisa antes de comenzar la entrevista) ha terminado siendo el presidente de Canarias o, como prefiere el interesado, “el alcalde de las ocho Islas”. Hoy, DIARIO DE AVISOS le presenta el lado más personal de este docente que estudió Filología Hispánica en la Universidad de La Laguna, donde se doctoró en 1991 para luego opositar y así dar clases en varios institutos de Gran Canaria. Y Torres aceptó nuestro reto, porque nos habló de sus amigos ya citados, pero también de algo tan importante como su familia, pero también de que todo lo bueno le pasa cuando el año acaba en 9…

TE PUEDE INTERESAR