sucesos

Un preso de la cárcel del Salto del Negro incendia su celda e ingiere lejía

Los funcionarios de prisiones claman por más seguridad en el desarrollo de su labor
Centro Penitenciario Salto del Negro de Las Palmas de Gran Canaria
Centro Penitenciario Salto del Negro de Las Palmas de Gran Canaria
Centro Penitenciario Salto del Negro de Las Palmas de Gran Canaria. / GOOGLE MAPS

Un preso del Módulo 1 de la cárcel del Salto del Negro, en Las Palmas de Gran Canaria, que responde a las iniciales F.J.M.M., incendió su celda el pasado domingo, 28 de julio, e ingirió lejía con el fin de acabar con su vida, motivo por el que finalmente tuvo que ser hospitalizado de urgencia en el Hospital Insular.

En concreto, y según informó ACAIP en un comunicado, el interno prendió fuego a sus pertenencias y a la ropa de cama, produciéndose una humareda y desatando el nerviosismo en su compañero de celda, motivo por el que los funcionarios de vigilancia presentes en el turno de noche hacen presencia en el lugar.

Seguidamente, son estos funcionarios los que sofocan las llamas que se producen debido a la combustión de los materiales presentes en la celda y utilizan los medios antiincendios localizados en el Módulo.

Por su parte, al preso interno que presuntamente provocó el fuego se le traslada al módulo de aislamiento “donde declara encontrarse muy mal físicamente” al haber ingerido una cantidad de lejía sin determinar a las 20.30 horas del día anterior. Por ello, una vez que lo ve el personal facultativo de madrugada decide derivarlo al Hospital Insular donde permanece hasta el día de hoy.

Desde el sindicato se ha asegurado que este incidente “es el día a día de todos los trabajadores penitenciarios”, apuntando que “todo el personal que trabaja en un servicio esencial como es el de las cárceles españolas” ve cómo este servicio se está “desmantelando como servicio esencial del Estado”, matizando que en el caso del Salto del Negro de nueve médicos que debe tener “sólo hay cubiertas tres plazas y uno de los médicos actuales se irá a otro centro en próximos días”.

Asimismo, indican que lo ocurrido se ha producido por el malestar del interno a tener que ocupar celda con otro preso que él no ha elegido, señalando ACAIP que las actuales directrices de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias “donde prevalece el derecho individual de los presos entra en contradicción con la organización de un centro penitenciario donde prima la intervención tratamental y la rehabilitación de las personas privadas de libertad”.

Desde ACAIP se critica que el interno “ha puesto en peligro no sólo la vida de su compañero de celda sino la de todos los reclusos de su galería, así como la de los trabajadores penitenciarios que deben velar por su vida e integridad física”.

Por último, exigen la apertura de una mesa de negociación “real y efectiva” para solventar “deficiencias, tanto en materia de seguridad, de personal y de carácter retributivo”.

TE PUEDE INTERESAR