La Palma

Una semana para decidir cuatro años de gobierno en el Cabildo

Los populares palmeros no quieren pactar con CC, a la que señalan como responsable de la parálisis económica que se ha cronificado en la Isla durante los últimos 20 años

El debate sobre qué deben hacer se mantiene abierto en el PP. DA
El debate sobre qué deben hacer se mantiene abierto en el PP. DA

Mariano Hernández Zapata debe tomar esta misma semana una decisión con respecto a la gobernabilidad del Cabildo de La Palma. Así lo han confirmado fuentes del Partido Popular a este periódico, indicando que no está descartado, pese a las instrucciones del presidente regional de los conservadores, Asier Antona, una posible moción de censura a Nieves Lady Barreto.

Pese a todo, la opción de un apoyo para dar estabilidad a la nacionalista, que desde hace dos semanas lidera el Cabildo con un gobierno en minoría y que ha realizado un reparto de áreas con la creación de hasta cuatro nuevas consejerías, tampoco se descarta, un mecanismo que permitiría respetar la disciplina de partido, marcada desde la dirección nacional de los conservadores y generadora de divisiones en el seno del Partido Popular en Canarias y en La Palma.

Los socialistas, por su parte, estarían dispuestos a censurar a la presidenta nacionalista para cumplir los términos del acuerdo con el PP que daría la presidencia de la institución palmera al popular Mariano Hernández Zapata, que logró mejorar sustancialmente los resultados de las elecciones de 2015 con su candidatura, con seis consejeros frente a los siete logrados por la candidatura encabezadas por el socialista Anselmo Pestana.

Una facción del Partido Popular en La Palma tiene claro que no están dispuestos a dar la gobernabilidad a Coalición Canaria, a la que señalan como responsable de la parálisis que ha venido sufriendo la economía palmera. En esta cruzada política para no apoyar a Nieves Lady Barreto, conscientes de la factura electoral y política que esto podría suponer de cara a próximas citas con las urnas, los socialistas querrían renegociar la situación que se ha dado en Santa Cruz de La Palma, donde la semana pasada el popular Juan José Cabrera firmó un acuerdo de gobierno con el nacionalista Toni Acosta, que le convirtió en alcalde en una estrategia que sorprendió incluso a los populares.

Cambiar la situación política de Santa Cruz de La Palma, tras la enorme inestabilidad de un gobierno en minoría desde la constitución de la corporación municipal, no está en los planes del Partido Popular, que oficialmente tiene instrucciones claras para mantener, como socio preferente y sin veleidades que puedan trasmitir una nueva imagen de inestabilidad en la capital, a Coalición Canaria. La férrea disciplina de los populares palmeros se ha visto puesta a prueba, primero por las instrucciones llegadas desde la calle Génova y sustentadas luego por el presidente regional de los populares, el palmero Asier Antona, que la semana pasada dio instrucciones claras a la hora de vetar una moción de censura contra la nacionalista Nieves Lady Barreto, que sigue esperando que los populares puedan sumarse a su gobierno, ahora en minoría.