La Palma

El Cabildo trabaja con el fin de dar una nueva licencia para el TMT

Mariano Hernández confirma que no recurrirá la sentencia de los ecologistas, en su lugar, se acometerán los trabajos que exige Medio Ambiente que ayer mismo se enviaron al BOP

En el caso de que el consorcio descarte Hawái, el gran telescopio se construirá en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en Puntagorda. DA
En el caso de que el consorcio descarte Hawái, el gran telescopio se construirá en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en Puntagorda. DA

El Cabildo de La Palma ha agilizado los trámites medioambientales con el objetivo de que antes de que finalice septiembre el consorcio del Telescopio de Treinta Metros (TMT) pueda solicitar de nuevo la licencia para su instalación en la Isla.

De esta manera, la Corporación insular ha decidido no recurrir la sentencia fruto de la iniciativa promovida por el colectivo Ben Magec-Ecologistas en Acción, que denunció la primera solicitud de licencia al entender que no se había efectuado el correspondiente estudio de impacto ambiental. Por el contrario, acometerá las mejoras solicitadas para que La Palma pueda albergar la infraestructura científica y poder otorgar así una nueva licencia al consorcio internacional que la promueve. Así lo confirmó el presidente insular, Mariano Hernández Zapata, quien añadió que ayer mismo se enviaron al Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la relación de los nuevos trabajos que exige el área de Medio Ambiente para que se publique lo antes posible y que, en el plazo de 15 días hábiles, los pueda acometer el Ayuntamiento de Puntagorda, municipio donde se contempla instalar el TMT, en caso de que finalmente se descarte Hawái.

Hernández recalcó la coordinación entre las distintas administraciones y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y dijo que pese a que se había optado por la isla estadounidense, “La Palma no ha parado de trabajar” y “seguirá haciéndolo, aunque todavía no hay ninguna decisión tomada”.

En este sentido, manifestó que el martes desde el Consorcio se pusieron en contacto con el Cabildo para celebrar una reunión en septiembre, aunque entiende que “la importante, donde se tomará una decisión definitiva sobre la ubicación del TMT, tendrá lugar en octubre”, según se lo dio a entender el consejo rector del IAC.

“No nos ponemos contentos ni nos resulta agradable ver cómo pueden fracasar proyectos en otros territorios”, dijo en relación al rechazo social que ha provocado su ubicación en la montaña de Mauna Kea, un lugar considerado sagrado para los aborígenes del lugar.

“A partir de que se decidió construir allí el TMT, las conversaciones con La Palma y con el IAC dejaron de existir, pero la pasada semana hubo una reunión del consejo gestor de esta institución, donde el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, hizo unas declaraciones de apoyo total al proyecto y este órgano nos hizo saber que existen posibilidades para La Palma”, señaló el dirigente insular.

En declaraciones a los medios, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, destacó que la posibilidad de que La Palma acoja este gran telescopio es “viable y posible”, por lo que el Ejecutivo ha decidido arbitrar “todas las fórmulas y mecanismos” para agilizar el poder tener todos los permisos y licencias que posibiliten que el TMT se construya en Canarias.

Asimismo, se mostró convencido de que el proyecto tiene la aprobación de todos los partidos políticos con representación en el Parlamento regional y un apoyo “mayoritario” de la sociedad. Por tanto, prometió que “se trabajará en coordinación con el Ayuntamiento de Puntagorda y el Cabildo de La Palma para que esto pueda salir adelante y podamos tener esa buena nueva”.

Inversión

El Telescopio de Treinta Metros supone una inversión de unos 1.300 millones de euros y la creación de alrededor de 500 puestos de trabajo de manera directa e indirecta. Tras las fuertes protestas en Hawái, donde su construcción ya se paralizó en el año 2015, la posibilidad de que se construya en La Palma coge cada vez más fuerza y acerca esta instalación al Archipiélago, que siempre se barajó como segunda opción por parte del consorcio.

En la isla estadounidense, los nativos ven con buenos ojos que la Isla Bonita albergue la infraestructura científica, pero no es la misma visión que tienen los ecologistas en La Palma, que consideran que tendrá un impacto muy negativo en el Observatorio del Roque de los Muchachos, un área natural única de alto valor que “ha excedido la capacidad de albergar más telescopios”, según declararon a El País.