El Hierro

El Hierro, más cerca de ser la isla de Europa 100% renovable tras el récord de Gorona del Viento

La central hidroeólica supera la barrera de 18 días consecutivos y 9 horas de abastecimiento eléctrico exclusivo con fuentes limpias; Tomás Padrón, 'padre' del proyecto, pide al Gobierno canario que la dote de energía solar y marina

El Hierro, más cerca de ser la isla de Europa 100% renovable tras el récord de Gorona del viento. DA
El Hierro, más cerca de ser la isla de Europa 100% renovable tras el récord de Gorona del viento. DA

A las 11 horas de la noche del miércoles, la central hidroeólica Gorona del Viento, de El Hierro, batió su récord histórico, al lograr aportar al sistema eléctrico de la isla 100% de energía renovable, gracias a los alisios, durante más de 18 días y 9 horas, su registro anterior, como adelantó ayer DIARIO DEAVISOS. Esta instalación innovadora, que basa su producción energética en el agua y el viento, suele funcionar en combinación con la central térmica anexa, pero desde el pasado 13 de julio, a las 14.12 horas, toda la energía eléctrica consumida por los 10.500 habitantes de la isla procede de tecnologías limpias.

“Ahora tenemos que dar el segundo paso, y para eso es clave que se involucre el Gobierno de Canarias: hay que introducir las demás fuentes limpias, el sol, el mar y la geotérmica, para ser todo el año renovables”, declaró ayer a este periódico Tomás Padrón, expresidente del Cabildo y padre político del proyecto, que no disimulaba su entusiasmo por el logro.

El hecho de seguir aumentando su capacidad de autoabastecimiento renovable desde que entró en funcionamiento en 2015, permite albergar esperanzas de alcanzar pronto durante todo el año este suministro modélico entre los objetivos de sostenibilidad del milenio. Sobre la Isla del Meridiano (desde el año 2000 es Reserva de la Biosfera), que fue en la antigüedad punto de referencia por ser el extremo más occidental del mundo conocido y la línea imaginaria de los husos horarios, se posan ahora los ojos de un movimiento de sostenibilidad y defensa del medio ambiente, más activo que nunca.

El Hierro está más cerca de ser la isla de Europa 100% renovable, con electricidad limpia. “Este nuevo hito demuestra que caminamos en la dirección correcta”, declaró el presidente del Cabildo y de Gorona del Viento, Alpidio Armas. La isla inicia agosto habiendo generado en los siete primeros meses el 51% de su electricidad total con fuentes renovables procedentes de la central hidroeólica. En julio conquistó el 97% de cobertura de la demanda, “cifras que nos sitúan por encima de los objetivos del milenio”, señaló Armas. Desde su inicio, en 2015, la central ha permitido ahorrar más de 20.000 toneladas de diésel y ha restado emisiones de unas 80.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Tomás Padrón ponía ayer de relieve la rentabilidad de la central hidroeólica para la isla, dado que el Cabildo es el propietario del 70% de la misma e ingresa las cantidades que le corresponden por la producción, recursos que destina a infraestructura y otros capítulos de interés general. “Los parques eólicos deben tener propiedad pública o mixta, con presencia de los cabildos y el Gobierno, o solo beneficiarán a las empresas privadas”, señaló.

Padrón empezó a batallar por Gorona desde los años 80, al principio junto al entonces ingeniero del departamento de energías renovables de Unelco (hoy Endesa) Ricardo Melchior. Gorona del Viento es una apuesta de la Unión Europea (UE) como alternativa al consumo de petróleo. “Si hay una desgracia, una guerra, y nos bloquean la llegada de combustible, El Hierro sería la única isla que podría producir su electricidad, pues el resto del Archipiélago depende en el 98% del crudo”, advirtió. En su origen, parecía una quimera. “No te lo decían, pero leías en los ojos de los políticos que pensaban que era una locura, un derroche de inversión para una isla pequeña y poco poblada”, recuerda Padrón, que ayer estaba exultante con el récord de la central hidroeólica. “Si el viento se porta bien, podemos llegar a veintitantos días. Ahora hay que animarse con la segunda fase, más ambiciosa, que permita el 100% de energía eléctrica limpia todo el año”, declaró Padrón, que pasó 20 años de su vida en Llanos Blancos, en Puerto de la Estaca (Valverde), al frente de la delegación insular de Unelco.

Uno de los secretos para que Gorona fuera realidad, pese al escepticismo general, fue que desde finales de los 70 Padrón simultaneara la condición de presidente del Cabildo con la delegado de Unelco, pues esta empresa no dio carpetazo al proyecto, dada la insistencia de un empleado con mucha influencia política.

El actual éxito del invento es fruto de esa constancia y del azar. Cuando Melchior dejó Unelco y se embarcó en la política, Padrón siguió erre que erre en defensa de una idea que tenía poco viento a favor por su elevado coste. Corrían los primeros años 80 y en Madrid los directivos de Unelco, que habían financiado el anteproyecto, consideraban que había que cerrar el grifo. Padrón siguió insistiendo, hasta que el Gobierno de Canarias puso interés en el sueño y el Instituto Tecnológico de Canarias se sumó al proyecto que lideraba el Cabildo. Padrón logró, a finales de los 90, entrevistarse en Bruselas con la comisaria europea de Transportes y Energía, Loyola de Palacio. “Yo fui con toda la documentación bajo el brazo y ella nos creyó. Europa puso dos millones de euros y con eso pagamos todos los estudios”. A partir de ese momento se le abrieron todas las puertas en Canarias y en el Estado.

Un día de 2005 pasó por El Hierro el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado del delegado del Gobierno, José Segura. Y se adhirió a la idea. Prometió apoyarla. Al año siguiente, cuando se elaboraban los Presupuestos Generales del Estado, Padrón dio la voz de alerta al diputado de CC Paulino Rivero, y le pidió que presentara una enmienda en defensa de Gorona del Viento, por cinco millones, en base a la promesa de Zapatero.

Sin embargo, no prosperó en la comisión parlamentaria que presidía Alfredo Pérez Rubalcaba y, durante un receso, Paulino Rivero salió al pasillo y se encontró por casualidad con Zapatero. “Los planetas estaban alineados en nuestro favor, comentaba ayer Padrón. “Vengo de inaugurar un tramo del AVE”, dijo Zapatero, y Paulino Rivero aprovechó para recordarle la enmienda para la central hidroeólica de El Hierro, y bastó el recordatorio para que Zapatero hablara con Rubalcaba, y en la misma comisión se aprobara el asunto.

Al año siguiente, el proyecto recibió una inyección superlativa: 35 millones de euros, del Instituto de Desarrollo y Diversificación de la Economía, del Ministerio de Industria. “Fue el esprint final”.