sociedad

Dislecan impulsa la campaña europea ‘Es dislexia, y la mayoría no lo sabe’ en el mes internacional de esta dificultad

La iniciativa, que también se celebra a nivel internacional, tiene como fin concienciar a la sociedad sobre esta problemática, para dar así visibilidad a las personas con esta dificultad específica de aprendizaje

Durante este mes de octubre, la asociación de Dislexia y otras Dificultades de Aprendizaje en Canarias Dislecan, como miembro de la Plataforma Dislexia, impulsa la campaña europea de sensibilización y visibilidad de la dislexia ‘Es dislexia, y la mayoría no lo sabe’, surgida desde la unión de las asociaciones sin ánimo de lucro que integran dicha plataforma.

La iniciativa, con motivo del día internacional de la dislexia, también se celebra a nivel internacional y tiene como fin concienciar a la sociedad sobre esta problemática, para dar así visibilidad a las personas con esta dificultad específica de aprendizaje.

Como parte de la campaña, todas las asociaciones participantes realizan un llamamiento a instituciones y autoridades para que programen en sus edificios y monumentos sistemas de iluminación exterior en color rojo desde el día 1 de octubre hasta el 10 de octubre o bien durante todo el mes.

“Un 10% de la población es disléxica y en la mayoría de los casos las personas no lo saben”, apuntan desde Dislecan en un comunicado. El problema de esta dificultad de aprendizaje, de origen neurobiológico, es que aun en la actualidad su detección suele ser tardía porque no se reconocen las señales de alerta en el aula escolar, llegando a presentarse como una de las principales causas del fracaso escolar.

Desde Dislecan advierten que “la dislexia no es confundir la izquierda con la derecha, sino que va mucho más allá”. Es una dificultad que se presenta al leer en la que se confunden letras, se cambian sílabas y se sustituyen unas palabras por otras, lo que acaba suponiendo una dificultad a la hora de comprender lo que se lee. También, puede afectar a las habilidades numéricas y a la memoria a corto plazo, entre otros. Asimismo, la dislexia viene aparejada de una escritura deficiente, donde se hacen inversiones, omisiones o adicciones de letras, fonemas o palabras, y dónde la ortografía presenta frecuentes errores.

Es importante entender, explica el comunicado, que la dislexia no supone ningún impedimento físico, psíquico, ni sociocultural y que grandes personajes como Thomas Edison, Pablo Picasso, Walt Disney, John Lennon, John F. Kennedy, Steve Jobs, Whoopi Goldberg, Steven Spielberg o Jennifer Anniston, entre otros, tienen o han tenido dislexia, sin que esto les haya impedido convertirse en figuras de éxito.

IMPLICACIÓN DE LAS INSTITUCIONES Y LOS CENTROS ESCOLARES

La intervención en los primeros años de desarrollo de los niños y niñas con esta dificultad se antoja fundamental para evitar sus consecuencias y el impacto emocional que produce, por lo que es indispensable su detección precoz y la posterior implicación del centro educativo donde el estudiante esté escolarizado. En particular, en la adaptación del tiempo en sus exámenes, medidas que según la LOMCE (art. 14) y la normativa regional, les corresponde.

Si bien la Comunidad Autónoma de Canarias fue pionera en España al establecer directrices concretas para los niños y niñas que han sido diagnosticados con dislexia, la realidad es que, en la mayoría de los casos, estas no se cumplen en los centros educativos, comenzando por la escasa identificación, como demuestran las cifras de incidencia facilitadas por la Consejería de Educación.

La ayuda de profesionales que enseñen a estos niños y niñas a desarrollar tácticas para mejorar la lectura es fundamental, y debería ser un derecho al que todos pudieran acceder. Sin embargo, es un alumnado que ha venido siendo discriminado en las mismas Becas y Ayudas al alumnado NEAE (Necesidad Especifica de Apoyo Educativo) tal como establece la LOMCE, apunta la asociación.

Dislecan trabaja para dar visibilidad a esta dificultad y abogando por el reconocimiento de los derechos de quienes han sido diagnosticados con dislexia. Informan y asesoran a centros educativos y de salud para llegar al mayor número de familias y profesionales, que o bien la desconocen, o bien no tienen la suficiente experiencia en lo relativo a esta dificultad.

“El papel de Plataforma Dislexia, así como el de las asociaciones que la componen, se hace indispensable para dar a conocer la dislexia, con el fin de que los padres puedan saber cómo ayudar a sus hijos e hijas y para llegar a la equidad en la Educación, tal y como establecen la legislación y la Constitución Española”, concluye el comunicado.