Candelaria

La central de Las Caletillas puede cerrar en menos de tres meses

Tiene dos grupos afectados por la Directiva de Emisiones Industriales (DEI) y serán clausurados el 1 de enero si el Ministerio de Transición Ecológica no autoriza a Endesa los cambios que rebajarían las emisiones

La central térmica de Las Caletillas, inaugurada en 1967, hoy apenas produce menos del 20% de la electricidad que consume Tenerife y puede cerrar en apenas unos meses. Sergio Méndez
La central térmica de Las Caletillas, inaugurada en 1967, hoy apenas produce menos del 20% de la electricidad que consume Tenerife y puede cerrar en apenas unos meses. Sergio Méndez

“Si el Gobierno no nos autoriza las modificaciones técnicas que nos permitan rebajar las emisiones, la central de Las Caletillas puede cerrar el 1 de enero de 2020”. De esta manera así de rotunda se informó ayer desde Endesa a DIARIO DE AVISOS sobre los días contados de la histórica central. La compañía sigue insistiendo en que nada ha tenido que ver con el cero energético del día 29 en Tenerife, exponiendo, además, que el 40% de la generación de energía es renovable.

Hace unos 15 años, Endesa pidió permiso al Gobierno de Canarias para poner una estación de ciclo combinado en Las Caletillas, y el Ejecutivo nunca respondió, mientras que se hablaba del gaseoducto.

La central de Candelaria, inaugurada en 1967, tiene en la actualidad cuatro grupos de producción: los de vapor y las turbinas de gas, que suman 160 MW. El combustible utilizado es el fuel con bajo índice de azufre y gasóleo.

Los dos grupos de vapor de 40 MW cada uno están afectados, a partir del 1 de enero de 2020, por la Directiva de Emisiones Industriales (DEI). Endesa está pendiente de autorización del Ministerio de Transición Ecológica para que puedan seguir funcionando un máximo de 1.500 horas/año, “mediante esas modificaciones técnicas que rebajarían las emisiones”.

Aunque Endesa no quiere aún hablar de este asunto, desde UGT se advierte de que el cierre de Candelaria dejaría sin empleo a unas 200 personas.

La central de Granadilla, inaugurada en 1996, tiene 12 grupos de producción: los grupos de vapor, los de gas, y los ciclos combinados; estos últimos se componen de dos turbinas de gas y un grupo de vapor cada uno, que pueden funcionar como ciclo combinado o en ciclo abierto. La potencia total instalada es de 749,5 MW. El combustible utilizado es el fuel, con bajo índice de azufre y gasóleo, como ya se indicó. Los grupos de ciclo combinado están preparados para utilizar gas natural. “En los dos grupos más grandes, los dos vapores de 80 MW, tenemos en marcha una inversión de 45 millones de euros hasta 2021 para que puedan seguir funcionando con la nueva normativa medioambiental”, señalaron fuentes de Endesa.

Las inversiones en 2019 en las centrales de Tenerife, superan los 4 millones de euros.

El 40% de renovables el día que se produjo el gran apagón

El último día que Tenerife se quedó sin luz, nueve horas el domingo 29, la generación de energía alcanzaba el 40% de renovables, desconectándose de inmediato tras el fallo de una subestación de REE en Granadilla, responsable como operador y transportista. La causa de esas avería, calificada de “fortuita” por los directivos de Red Eléctrica, están todavía bajo investigación, dentro del plazo de 20 días que dio el Gobierno de Canarias. Endesa, aparte de sus dos grandes centrales, dispone de las turbinas de Arona y Guía de Isora (45 MW de potencia cada una) y 24 MW de sus parques eólicos de Arico, Granadilla I, II y III y Punta de Teno.