la laguna

Rosa Aguilar: “El Ateneo es un faro de la cultura del que no podemos prescindir”

La rectora de la ULL destaca la “estrecha relación” entre la Universidad y el Ateneo, mientras que el exrector valora el papel de la entidad en la cultura y política de la Isla
Rosa María Aguilar, nueva rectora de la Universidad de La Laguna. M. G.
Rosa María Aguilar, nueva rectora de la Universidad de La Laguna. M. G.
Rosa María Aguilar, nueva rectora de la Universidad de La Laguna. M. G.

“El Ateneo es un faro de la cultura y del pensamiento de La Laguna, Tenerife y Canarias del que no podemos prescindir”, afirmó ayer la rectora de la Universidad de La Laguna (ULL), Rosa Aguilar, quien manifestó que, “justo el día antes de producirse el incendio, la Universidad de La Laguna celebró en el Ateneo una de las actividades conmemorativas del 50º aniversario de los estudios de matemáticas en nuestra institución”. “Es tan sólo un ejemplo de la estrecha relación que siempre se ha mantenido en el tiempo entre el Ateneo y nuestra Universidad”, destacó la rectora.

“Duro golpe”

Por su parte, el exrector de la ULL, Antonio Martinón, manifestó ayer, en sus redes sociales, que “el incendio en el edificio del Ateneo de La Laguna ha supuesto para mí un duro golpe, realmente para toda mi familia, y sitúa numerosos recuerdos en el primer plano de mi conciencia, algunos de ellos muy antiguos”.

“Los Ateneos en España han supuesto, en la mayoría de los casos, un referente cultural de primer orden. Así ha ocurrido con el nuestro a lo largo de su centenaria historia -continuó-. Hoy continúa siendo una institución de máxima importancia para el pensamiento, el arte, la literatura…, especialmente la que resulta más cercana a nuestra cultura canaria”.

Martinón destacó “el papel excepcional que el Ateneo de La Laguna desarrolló durante la Dictadura de Franco, que fue más allá del ámbito cultural, para convertirse en el espacio democrático más nítido de nuestra Isla”. “Allí se hablaba de política, desde una concepción nítidamente enfrentada a la Dictadura. En su salón de actos impartieron conferencias destacados pensadores a los que se identificaba con los valores de la democracia. En el Ateneo se mantuvo la llama de la libertad, como les gustaba decir a quienes se acercaban a charlar en sus dependencias, para que no se apagara nunca. Desde luego, lo lograron, al transmitir el ideal democrático a los que entonces éramos jóvenes”, enfatizó.

TE RECOMENDAMOS