sanidad

Denuncian al HUC “por no querer atender” a personas con discapacidad

La plataforma Queremos Movernos afirma que estos pacientes y sus familias están sufriendo “maltrato” en en el servicio de Odontología
Una imagen del Hospital Universitario de Canarias (HUC). DA
Una imagen del Hospital Universitario de Canarias (HUC). DA
Una imagen del Hospital Universitario de Canarias (HUC). DA

La plataforma Queremos Movernos y varios familiares y tutores de pacientes con diferentes discapacidades psíquicas denunciaron a DIARIO DE AVISOS la “indignante” situación que se está produciendo en la atención odontológica de estos pacientes, que no están siendo supuestamente atendidos por este servicio en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), ya que el sustituto del servicio, al parecer, “no quiere atender” a las personas con discapacidad.

Ana Mengíbar, portavoz de la plataforma, recordó que “estas personas con discapacidades psíquicas como autismo, down, parálisis cerebral, etc., para que los atienda un dentista hay que anestesiarlos en el 90% de los casos y, por tanto, debe realizarse en un centro hospitalario. Si una persona sin estas patologías se pone nerviosa, imagínense estos pacientes que piensan que van a ser agredidos”, reconoció.

Recuerda que estas personas “nacen habitualmente con problemas bucodentales, la mayoría con los dientes torcidos, a algunos no les llegan a salir y hay que operarlos para sacarlos, mientras que a muchos hay que arreglarles la boca para que se puedan insertar laboralmente.

Llevarlos a un dentista cuesta un gran desembolso y, aún si hay posibilidades, no todos los especialistas o clínicas pueden tratarlos, ya que deben contar con un anestesista”.

En la plataforma Queremos movernos “estamos indignados y no queremos dar crédito a lo que estamos oyendo. Esperamos una explicación urgente del HUC, ya que es increíble lo que está sucediendo en este servicio”, afirmó Mengíbar. “Espero que el HUC se pronuncie retomando las consultas y que a este profesional, como mínimo, se le llame a capítulo, pues su falta de humanidad es tremenda”.

Según afirman desde las portavoces de las familias afectadas, “el servicio estaba siendo atendido bien por la doctora Rocío Sánchez en el Hospital Universitario de Canarias, pero, al parecer, se ha marchado a La Candelaria y la administrativa del servicio les ha trasmitido, a al menos cinco casos, presuntamente, la misma respuesta: que el sustituto es reacio a atender a los pacientes con discapacidad”. Informan que todos tenían cita cerrada y, a medida que se va acercando la fecha, van aplazando las mismas. La primera fue el pasado 8 de octubre. “En algunos casos reciben llamadas por teléfono, en otros por mensaje SMS y a una madre le respondió el mismo sustituto, diciéndole que “él no atendía a esas personas”. Viviana y Alejandra, dos madres con hijas con discapacidad, corroboran que están pendientes de ser atendidas en el servicio maxilofacial.

Viviana Alonso reconoció que anteriormente la especialista maxilofacial, la doctora Rocío Sánchez, no tuvo problemas para operarla en una ocasión, hacerle una limpieza, y me envió a hacer una radiografía para seguir su tratamiento en el HUC, pero no se la pude hacer en un centro público y fui a uno privado. Sin embargo, cuando fui a llevarle las pruebas, me llamaron el día anterior y me cancelaron la cita. Yo pedí una nueva, ya que con las pruebas en la mano, mi hija tenía una infección grave en la boca, y la respuesta de la administrativa es que el nuevo médico no quiere atenderla”, señaló.

“quién es el valiente que le mete la mano”

Alonso ha intentado tanto telefónicamente, como en la propia ventanilla del servicio, ser atendida sin éxito. “Me dicen que mi niña tiene discapacidad y el especialista que está ahora no atiende a esas personas. Con esas palabras. Los discapacitados no son diferentes a los demás pacientes y solo he pedido que examinen las pruebas, no hace falta que le meta la mano a la boca a mi hija. Recalco esta última frase despectiva, porque antes de la doctora Rocío, un trabajador del HUC en otra consulta me dijo: “A ver quién es el valiente que le mete la mano en la boca”, una respuesta por la que presenté una denuncia ante este trato denigrante”, continuó.

Antes de cumplir los 18 años, la hija de Viviana era atendida en La Candelaria, sin ningún problema, pero el cambio automático al HUC ha supuesto contratiempos. “No valoro quien tiene los mejores especialistas, pero estoy denunciando una acción que me han hecho a mí y a otras tantas familias con personas discapacitadas”. “Estamos muy enfadadas con la respuesta que estamos recibiendo del HUC. Ese especialista se puede negar a atendernos, pero deberá ser motivado por algo, y el superior que lo ha contratado debe tomar medidas. Si el HUC no tiene medios, que ellos mismos nos hagan el traslado a La Candelaria”.

Alejandra aseguró que “tenía que acudir a mi cita anual para ver el estado de su boca y dos días antes me la anularon porque, según dijo la administrativa, no había nadie que la pudiera tratar. Es triste que no haya un jefe de departamento, ni un médico que mire las radiografías y los informes”.

“Realmente nos consideramos ciudadanos de segunda y, cuando ya no quede más remedio, es cuando nos atenderán. Es muy triste”, lamentó.

El HUC reconoce que no cuenta con un maxilofacial capacitado

La dirección del HUC, ante la denuncia de estas familias, lamentó “no haber podido dar respuesta a estos pacientes. En estos momentos no contamos con un odontólogo que pueda llevar a cabo la extracción de piezas en personas que requieren de anestesia. Se está trabajando en una solución y en cuanto sea posible se les llamará”.

TE PUEDE INTERESAR