santa cruz

La Comisión de Memoria Histórica celebra su primera reunión el día 5

El Ayuntamiento de Santa Cruz convoca a los grupos políticos para que expongan su opinión sobre el informe que propone, entre otras medidas, retirar el Monumento a Franco
La retirada o resignificación del monumento a Franco, en la avenida de Anaga, será una de las conclusiones que se extraigan de la investigación. Fran Pallero
La retirada o resignificación del monumento a Franco, en la avenida de Anaga, será una de las conclusiones que se extraigan de la investigación. Fran Pallero
La Comisión de Memoria Histórica analizará las conclusiones del informe. Fran Pallero

El 5 de diciembre, a las cinco de la tarde, se celebrará la primera reunión de la Comisión de Memoria Histórica de Santa Cruz de este mandato. La convocatoria tiene un único punto en el orden del día y no es otro que abordar el contenido y conclusiones del informe que el Ayuntamiento capitalino encargó sobre el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en el municipio. Se ha invitado a todos los grupos políticos con representación en el Consistorio para que den a conocer su valoración sobre el contenido y conclusiones del estudio dirigido por la catedrática en Historia del Arte de la Universidad de La Laguna, Isabel Navarro. La convocatoria fue notificada ayer a los grupos, día en el que, por otra parte, se cumplían 44 años de la muerte del dictador.

Así lo confirmó el área de Cultura, de la que depende la Comisión de Memoria Histórica, y que dirige la también primera teniente de alcaldesa, Matilde Zambudio (Cs). Esta primera reunión servirá para fijar posiciones en cuánto a qué hacer con los incumplimientos de la ley que el informe documenta a lo largo de sus más de 5.000 páginas, así como a las recomendaciones que realiza. La concejal de Cultura insiste en que cualquier decisión que se tome será por consenso, por eso, la conformación de la Comisión con sus nuevos miembros, se convierte en un paso esencial para llevar a cabo cualquier tipo de movimiento en cuanto al cumplimiento de la ley de Memoria Histórica en Santa Cruz.

Una de las principales conclusiones del estudio es que el conocido como Monumento a Franco, ubicado en la confluencia de la Rambla de Santa Cruz y la avenida de Anaga, es ilegal, y, por tanto, se insta a su retirada. El citado informe concluye que el conjunto escultórico, cuyo autor es Juan de Ávalos, debe ser retirado del espacio público para ser custodiado en dependencias municipales sin posibilidad de ser exhibido públicamente. La solución que proponen, y que es extensible a todo el patrimonio que incumple la Ley de Memoria Histórica en el municipio, es que “todo este proceso de revisión de los patrimonios incómodos del pasado debería permitir su instalación en un parque público con la contextualización necesaria acerca de su valor artístico y su sentido histórico y cultural”.

Junto a este símbolo que es, sin duda, el más reconocido en la ciudad en lo referente al franquismo, el informe también analiza la presencia de otros como escudos, placas, lápidas, esculturas y objetos, así como de nominaciones de edificios. De esta forma se insta a la retirada de escudos como el de la Comandancia de Marina, las placas de barriadas como las de Somosierra o el CEIP García Escámez, barrio este último en el que también se localiza el arco de entrada que conmemora su construcción y honra al general que le da nombre, y que el estudio considera que incumple la ley.

En este apartado también se analiza con detalle el Mercado Nuestra Señora de África, tanto su denominación como la lápida que luce en su entrada. Reseña el informe que el nuevo mercado de la ciudad iba a llamarse General Serrador, pero tras la muerte de este, el General García Escámez le dio el nombre de Nuestra Señora de África. Este nombre, según se afirmó en prensa en esa época, aludía a la viuda del General Serrador, algo que el propio estudio no toma en cuenta y llama la atención sobre su verdadero significado. Explica que la intención dándole ese nombre era convertir toda la transformación urbana configurada por el puente y por el arco de acceso al mercado en un escenario africanista en homenaje a todos los mandos que colaboraron e hicieron posible la sublevación militar, la mayoría de los cuales fueron militares africanistas.

Calles franquistas

El mismo informe concluye que hasta 34 calles de la capital incumplen la Ley de Memoria Histórica. Entre ellas algunas que ya se ponían en duda sin necesidad de estudio como el puente Serrador y la rambla General Escámez, también la calle Calvo Sotelo o la de Alférez Provisional o Sargento Provisional. Entre los nombres analizados hay militares, políticos, artistas… Todos ellos con algo en común: su participación de una manera clara para que la sublevación contra la Segunda República triunfara y se mantuviera en el tiempo, viéndose además beneficiados por ello de una forma u otra.
Al igual que con el Monumento a Franco, de dan posibles soluciones para cumplir con la ley. Así Los investigadores proponen cinco grupos de nombres susceptibles de convertirse en calles de Santa Cruz. El primero de ellos es el que hace referencia a la recuperación de las denominaciones de calles históricas (constitucionalismo del siglo XIX). En un segundo grupo se propone recuperar nombres de calles históricas que estuvieron vigentes en el callejero durante la República. En una tercera propuesta se sugiere el nombre de personajes relevantes que fueron represaliados durante la Guerra Civil y el posterior periodo dictatorial. El cuarto grupo sugiere el uso de nombres de personalidades de la cultura que aún no forman parte del callejero capitalino. La última propuesta para sustituir el nombre de calles que incumplen la ley es la que incluye a historiadores de la represión y memoria histórica.

Grupos municipales

Hasta el momento, desde el equipo de Gobierno se insiste en que el objetivo es hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica, para lo que el consenso es lo que prima. Desde los grupos de la oposición, solo Unidas Podemos se ha posicionado abiertamente por la retirada del Monumento a Franco de la vía pública. Desde el PP se defendió en el mandato pasado su resignificación, y CC espera por la Comisión de Memoria Histórica para posicionarse sobre el estudio.

TE PUEDE INTERESAR