la laguna

La ya centenaria fuga de San Diego

Se cumplen 100 años de esta tradición lagunera que ayer se conmemoró con una cabalgata popular desde el IES Canarias Cabrera Pinto hasta la ermita del santo, donde se escenificó una representación alusiva a su origen
Una parranda y una batucada se sumaron ayer al centenario de esta tradición lagunera. F. PALLERO

Bajo la dirección teatral de Juan Carmona y con el trabajo incansable de Julián Brito Serrador, como promotor y realizador de esta centenaria tradición lagunera, ayer se escenificó la Fuga de San Diego. Una parte, a las 10 de la mañana, tuvo lugar en el Instituto de Educación Secundaria Canarias Cabrera Pinto, mientras que otra se llevó a cabo en la citada ermita lagunera. El Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, con la Comisión de Fiestas La Cruz de San Diego a la cabeza, fue la encargada de la organización. Polémicas al margen sobre los años que se cumplen con exactitud desde su nacimiento, la jornada transcurrió de manera festiva, a pesar de que el tiempo no acompañó demasiado.

Colaboraron de manera directa en esta ya veterana tradición lagunera el IES Canarias Cabrera Pinto, el IES de San Benito y el Orfeón La Paz, además de la Agrupación Hogar del Pensionista Padre Anchieta, el Laguna Gran Hotel y varias firmas comerciales, sin olvidar a instituciones públicas como la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y el Cabildo. Tres gigantes le dieron color y alegría a la comitiva, aunque no pudieron completar todo el recorrido dadas las dificultades para mover todo el armazón. Y es que uno de ellos sufrió una leve caída a las puertas del IES Canarias Cabrera Pinto y se decidió que, tras recorrer unos 200 metros, regresaran al centro educativo. Estos encarnaban a Adolfo Cabrera Pinto, director del Instituto (Carlos Rojas, alumno), el profesor Diego Jiménez de Cisneros y Hervás (Fernando Beuster, alumno) y a Juan de Ayala (Juan Pablo, alumno). En la Fuga de San Diego de este año, donde también destacó el arduo trabajo de Cirilo Leal, una serie de personajes ejercieron de auténticos protagonistas: actuó como presentador Darío Hernández Pérez e intervinieron don Diego (Juan Jesús Arteaga), alumna 1 (Raisa Melián), alumno 2 (Dónovan Díaz Contreras), alumna 3 (Marina Ramos Correa), lechera (Francis Mendoza), campesina (Mary Baute) y campesinos (Carlos Leocadio González y Valentín Benítez), además de los tres gigantes citados anteriormente.

Con motivo de cumplirse los cien años desde el nacimiento de la Fuga de San Diego, los alumnos del IES Canarias Cabrera Pinto formaron ayer una cabalgata que unió fraternalmente los dos lugares emblemáticos de la Fuga: el instituto y la ermita. Partieron de la plaza Guillermo Rancés y recorrieron la Calle San Agustín, plaza Junta Suprema y avenida de San Diego, llegando a la ermita del mismo nombre. La cabalgata estuvo integrada por alumnos y exalumnos del citado instituto, además de contar con batucada, música y gigantes que representaban a los personajes históricos que dieron lugar a la ya centenaria tradición de la Fuga de San Diego.

Todo comenzó en 1919, con don Diego Jiménez de Cisneros y Hervás. Con él nació la historia de la Fuga. Tenía la costumbre de poner examen a su alumnado el día de su santo, el 13 de noviembre. Mucho se ha escrito sobre ello. “Día de San Diego, cero general, las malas costumbres deben terminar”, sentenció en su día don Pablo Pou.

Los jóvenes del Instituto Cabrera Pinto se saltaban las clases para llevar una ofrenda de calabazas a San Diego bajo este lema: “Día de San Diego, fuga general, las buenas costumbres hay que respetar”. Una vez en la ermita, hay que contar todos los botones a la estatua orante de don Juan de Ayala.

Y lo que empezó en el Cabrera Pinto se extendió en los años 60 a las facultades y colegios universitarios de La Laguna. Actualmente, la Fuga está permitida e institucionalizada en toda Canarias y a todos los niveles educativos.

TE PUEDE INTERESAR