litearuta

Defreds: “Yo no le he quitado el sitio a nadie; me hice mi propio lugar”

El escritor visitará esta tarde, a partir de las 19.00 horas, la librería l Barco de Papel, en El Sauzal, para firmar su último trabajo, 'Incondicional'

Defreds. | Patricia J. Garcinuño

Defreds lleva unos cuantos años deleitando con sus pensamientos, vivencias y reflexiones a miles de personas. Este escritor nacido en Vigo (1985), que saltó de las redes sociales a las librerías, visitará esta tarde, a partir de las 19.00 horas, la librería El Barco de Papel, en El Sauzal, para firmar su último trabajo, Incondicional (Espasa).

– ¿Qué destacaría de Incondicional con respecto a sus otras publicaciones?

“Hace un año salió un libro mío que era Sempiterno, en tapa dura e ilustrado en todas las páginas y la verdad es que me dejó muy buen sabor de boca, así que este año me apetecía hacer algo, no parecido, pero sí una continuación y hacer un libro ilustrado por Nani Serrano, con una técnica muy complicada y muy bonita a la vez, con aerógrafo, y creo que ha hecho un trabajo muy bonito. Es un libro que está más adaptado a mi vida actual”.

– ¿Le gusta que sus lectores se sientan identificados con su mundo?

“Creo que ya me he acostumbrado a eso y ya no es que me guste, sino que sucede. Creo que lo más bonito es que la gente le dé su propio sentido a cada texto, su propia adaptación a su vida. Porque al fin y al cabo a todos nos pasan cosas parecidas, diferentes, pero cada uno hace su propia historia”.

– ¿Escribir es una necesidad?

“Sí, además siempre me ha gustado. Es una cosa que he hecho desde muy pequeño, aunque de pequeño nunca piensas ‘quiero ser escritor’, no porque no quieras, sino porque lo ves totalmente imposible e inaccesible. Empecé a escribir porque me sentaba bien, me relajaba y me hacía pensar en las cosas que me pasaban, y es lo que sigo haciendo”.

– ¿Se imaginaba cuando comenzaba a compartir sus escritos en las redes sociales, el éxito que han tenido?

“No, además que creo que la clave de todo es que empecé a hacerlo porque me apetecía. Sin más. Ni pretendía que me leyeran, ni pretendía escribir libros, ni pretendía que me siguieran, porque era por hobbie puro y total, como no me leía nadie pues lo soltaba por ahí. Si lo hubiera hecho de otra manera no hubiera funcionado igual. Hay mucha gente que se hace su perfil para que les lean y es más complicado de lo que parece”.

– ¿Se ha acostumbrado a la fama?

“Al escribir libros tampoco es que seas famoso. Intento pasar desapercibido, no suelo subir muchas fotos mías. Pero en cierto sentido sí. No es que te acostumbres pero es cierto que al principio me costaba mucho hacer firmas, que viniera gente y me viera, lo pasaba mal. Ahora ya no lo paso tan mal. Llego, me adapto y disfruto de las firmas mucho más que antes”.

– Las redes sociales tienen una parte muy positiva, su propia historia es un ejemplo, pero también una parte negativa, ¿cómo lleva lo segundo?

“Yo me quedo con la parte positiva. Sin las redes no tendría nada de lo que tengo ahora. Pero es lo de siempre. Todo bien utilizado es una pasada, y lo mal utilizado es lo peor, pero es lo que hay. Te adaptas y ya está. Si alguien quiere estar amargado en su casa y criticando a otro pues oye, si eres feliz así…”.

– ¿Qué opina del cierto menosprecio que muestra parte del sector editorial con los autores que se han abierto camino a través de Internet?

“A mí me parece todo muy respetable. Creo que hay sitio para todo el mundo y mucha variedad para lo que te dé la gana. A mí lo bien que le vaya a otro me parece fenomenal y no me afecta en nada. Pero sí entiendo que haya gente a la que no le haga gracia, pero realmente yo no le he quitado el sitio a nadie. Me hice con mi propio lugar”.

– No le gusta definirse como poeta. ¿Por qué?

“No, es que no escribo poesía. Te ponen la etiqueta. Te dicen ‘estos poetas de mierda’ o ‘poetas 2.0’. Yo nunca he dicho que fuera poeta. Ni siquiera escribo poesía y tampoco me gusta la poesía. Para mí no tiene sentido. Donde coloquen mis libros o lo que la gente diga está fuera de mi alcance. Yo lo único que puedo hacer es negarlo. Claro que escribo poesía de mierda porque comparado con la poesía es mierda, pero es que yo no escribo poesía”.

– ¿Tiene algún autor favorito o que le haya influenciado?

“Nunca he sido mucho de autores. Si hablamos de poesía o libros de relatos, no son géneros que me gusten especialmente para leer, aunque sí para escribir. Cuando era pequeñito me gustaban mucho Stephen King, las novelas de miedo y de misterio, thriller… No me guío por los autores, la verdad. Sí me gusta ir a librerías y elegir algo que me llame la atención y leérmelo del tirón. Me gusta mucho la novela”.

– ¿Está preparado para la firma de esta tarde?

“Sí. La verdad es que es la segunda vez que voy a Tenerife y la segunda que voy a El Barco de Papel, porque es una librería familiar que se lo curra mucho y siempre organiza todo perfectamente. A veces hay que ir a sitios donde crees que la gente se lo merece. Y, además, siempre me ha tratado genial. Sé que seguramente sería mucho más fácil y beneficioso ir al centro, pero si alguien quiere venir se puede dar un paseito que tampoco están tan lejos”.