la palma

En riesgo la supervivencia de los presupuestos participativos de 2020

El Ayuntamiento capitalino asegura que mantendrá la iniciativa de los socialistas pero los colectivos vecinales no han sido convocados y no se han fijado prioridades de inversión
Juan José Neris fue el impulsor, dos años atrás, de los presupuestos participativos. | DA

A las puertas de un nuevo año lustral y con la tarea de elaborar los cuentas municipales, los vecinos de Santa Cruz de La Palma pueden perder su capacidad de proponer y decidir, en el marco de unos presupuestos participativos estrenados en el año 2018. Asegura el teniente alcalde, Toni Acosta, que las cuentas municipales respetarán la partida presupuestaria de 50.000 euros que ya asignó el anterior grupo de Gobierno en sus cuentas municipales de este ejercicio, pero las reuniónes con colectivos vecinales, asociaciones y personas individuales del municipio para recoger y debatir las propuestas con los que elaborar el apartado de inversiones, solo se realizaron de forma incipiente al principio del mandato y actualmente están paralizadas. Desde la oposición al grupo de gobierno, conformado por populares y nacionalistas, se lanzan duras críticas por este cambio de modelo. Lo hace el que fuera concejal de Movimiento Vecinal y Participación Ciudadana y principal impulsor en el mandato anterior de la interlocución con las asociaciones de vecinos, Juan José Neris, que lamenta el retroceso que esto supone en el camino de dar un mayor protagonismo a la ciudadanía en la toma de decisiones sobre el municipio y para priorizar la atención a las necesidades de los barrios.

El grupo de Gobierno prevé mantener la partida presupuestaria con similar cuantía a la del ejercicio económico en curso, partida para el desarrollo de los presupuestos participativos que se recogería en el capítulo VI de Inversión y en la que se contemplarían los gastos destinados a la creación de infraestructuras y a la creación o adquisición de bienes de naturaleza inventariable necesarios para el funcionamiento de los servicios, y aquellos otros gastos que tengan carácter amortizable.

Las asociaciones de vecinos de la capital no han sido convocadas por parte del Ayuntamiento más allá de un contacto que califican de “superficial”, lo que lleva a estas entidades a señalar que la estructura de negociación con el consistorio para priorizar las inversiones, debería retomarse antes de la aprobación de las cuentas municipales, lo que ocurrirá el próximo mes de enero si se cumplen las previsiones del grupo de Gobierno. Sería necesaria, recuerdan, la recogida de propuestas, el análisis por parte de la oficina técnica de la viabilidad de los proyectos y la celebración de una votación para decidir qué propuestas se llevan a cabo. Los socialistas, en su evalución de los seis primeros meses de gestión del gobierno de la capital palmera, que preside el popular Juan José Cabrera Gulemes, consideran un error minimizar el valor de la particpación ciudadana en las cuentas municipales después de estrenar esta medida apenas dos años atrás en lo que consideran un avance de democratización de la política local. Para ello se firmó un acuerdo cuya vigencia se extinguirá el próximo 31 de diciembre con la Asociación Mojo de Caña, especializada en la prestación de servicios a movimientos asociativos y con la que se colaboró a la hora de organizar un proyecto por barrio para dar mayor oportunidad a todos los espacios y fijar un porcentaje del presupuesto.

TE PUEDE INTERESAR