Una de las mayores tragedias de la inmigración a Canarias

Mueren al menos 57 personas al volcar un cayuco cuando se dirigían a las Islas

El terrible suceso se produjo tras naufragar la embarcación en la que viajaban frente a la costa de Mauritania y al no saber nadar la mayoría de sus ocupantes; otros 74 inmigrantes lograron sobrevivir

Ayer, los ocupantes de otras dos pateras fueron rescatados por la Salvamar al sur de Gran Canaria; en las embarcaciones viajaban varones, mujeres, cinco menores y dos bebés.
Ayer, los ocupantes de otras dos pateras fueron rescatados por la Salvamar al sur de Gran Canaria; en las embarcaciones viajaban varones, mujeres, cinco menores y dos bebés.

Diario de Avisos/Agencias

Al menos 57 migrantes murieron ayer tras naufragar su embarcación frente a las costas de la ciudad mauritana de Nuadibú (noroeste), según la información facilitada por las autoridades de dicho país africano. Se trata de la peor tragedia migratoria relacionada con el Archipiélago de los últimos años.

En concreto, fue la agencia estatal mauritana de noticias, AMI, desde donde se informó que dicha embarcación se dirigía hacia las Islas Canarias cuando sufrió un accidente y naufragó a unos 25 kilómetros mar adentro. Las autoridades mauritanas señalaron, igualmente, que un total de 74 personas lograron sobrevivir a tan dramático suceso, a la par que agregaron que estos migrantes fueron trasladados a la ciudad, donde recibieron asistencia en forma de comida y medicinas.

Estos supervivientes se encontraban al cierre de esta edición en un centro de acogida de Nuadibú, mientras que anoche ya se habían iniciado los procesos para enterrar a algunas de las víctimas que depositaba el mar en tierra. Por ahora se desconoce la nacionalidad de los fallecidos. La citada agencia indicó que, por el momento, no se sabe con exactitud el número de personas que iban en la embarcación, por lo que las operaciones de búsqueda y rescate continúan en la zona. La estimación es que los ocupantes de este cayuco eran un total de 150 personas.

Otras pateras

Por su parte, la salvamar Menkalinan de Salvamento Marítimo condujo ayer al puerto grancanario de Arguineguín (término municipal de Mogán) a otros 30 inmigrantes de origen subsahariano que viajaban en una patera a unas 100 millas al sur de Gran Canaria cuando fueron rescatados, en información facilitada por un portavoz del citado servicio marítimo de emergencias.

Esta embarcación transportaba a tres mujeres, dos bebés, cinco menores y 20 hombres y, aparentemente, todos disfrutan de un buen estado de salud, añadieron dichas fuentes.
Fue la tripulación del avión Sasemar 102, también de Salvamento Marítimo, la que localizó, durante la mañana de ayer, a esta patera cuando navegaba a unas 100 millas náuticas del sur del Gran Canaria (185 kilómetros), permaneciendo en la zona mientras tuvo autonomía de combustible.

Por la tarde, sobre las 16.20 horas, la salvamar Menkalinan recogió a todos los inmigrantes y se dirigió hacia el muelle de Arguineguín, donde finalmente arribó minutos antes de las nueve de la noche.

Sin embargo, no fue la única patera del día, dado que Salvamento Marítimo también localizó a los ocho ocupantes de otra barquilla más, en rescate que que así mismo tuvo lugar al sur de Gran Canaria. Todos son varones adultos de origen magrebí que, en principio, se encuentran en buen estado de salud, según los datos facilitados desde la Cruz Roja.

Salió desde Gambia, pero solo se salvaron los que sabían nadar

Según las primeras informaciones llegadas en relación al naufragio del cayuco que ayer le costó la vida a, al menos, 57 personas junto a las costas de Mauritania, dicha embarcación había partido desde algún puerto de Gambia y tenía como destino el litoral canario.

Sin embargo, el cayuco, que al parecer procuraba navegar sin alejarse en demasía de la costa africana y que llevaba a unos 150 migrantes a bordo, terminó naufragando por causas que no han trascendido, cuando se encontraba a unos 25 kilómetros mar adentro.

Fue entonces cuando saber nadar decidió la suerte de unos y otros, con el terrible balance ya referido: al menos 57 personas perdieron la vida, mientras que las autoridades mauritanas confirmaron ayer un total de 74 supervivientes.

Resta recordar que, durante este año, la reactivación de la llamada ruta canaria, la más larga y peligrosa de las migraciones marítimas con destino España, se ha multiplicado exponencialmente, sobre todo a raíz del descenso en la llegada de estas barquillas a la Península y Baleares.