FÚTBOL

El Tenerife gana con sufrimiento al Girona y sale del descenso

Los blanquiazules necesitan ganar al Girona, aspirante a ascender a Primera

Nahuel, en la acción del gol SERGIO MÉNDEZ
Nahuel, en la acción del gol SERGIO MÉNDEZ

Rubén Baraja introdujo dos novedades en el once inicial y siguió apostando por Dani Hernández, a pesar de que Ortolá ya está recuperado de la mano lesionada con la que llegó tras el periodo vacacional de navidades. Nahuel Leiva por Elliot y Carlos Ruiz en el eje de la zaga por Moore, fueron las altas más llamativas que introdujo el técnico vallisoletano en su formación inicial. Un dato a tener en cuenta: tres de los cuatro jugadores más caros de la plantilla no entraron en la convocatoria. Hablamos de Naranjo, Malbasic y Mauro Dos Santos. El cuarto es Lasso, que está lesionado.

El Tenerife salió enchufado al partido y se puso por delante en el marcador muy pronto. En el minuto seis, Nahuel, muy atento en el medio del campo, intercepta un pase que se quedó muy corto para salir al contragolpe con velocidad y ejecutar una jugada personal. Acabó rematando cruzado con la pierna zurda. Tan escorado salió el balón que Riesgo no pudo detener el 1-0 del equipo local.

Stuani (no podía ser otro) tuvo en sus botas el empate a uno en el minuto 19, pero milagrosamente se cruzó en su camino Alberto. El central salvó a su equipo. Acto seguido se rompió el autor del 1-0, con una probable lesión muscular. Le relevó el canterano Elliot, hasta ayer titular.

Diamanka al paso del cronómetro por la primera media hora de partido, volvió a congelar las gradas del Heliodoro. El jugador del Girona remató de cabeza fuera una falta lateral bien ejecutada. Antes de eso Suso había sido amonestado por protestar. A esas alturas, el balón era del cuadro catalán, que se acercaba con peligro a la meta de Dani Hernández.

En los últimos minutos de la primera parte el Tenerife logró mantener un poco más la pelota en sus pies, lo que le permitió llegar al tiempo de descanso con el marcador a favor.

La segunda parte arrancó con el segundo cambio en las filas blanquiazules. Se sentó el canterano Jorge y entró Undabarrena.

El Girona dio un paso adelante y se fue a po el encuentro de manera descarada. Los pupilos de martí tuvieron una buena cantidad de acercamientos peligrosos, que por fortuna no acabaron en gol. Sufría los blanquiazules por el nivel de un Girona superior y por un árbitro parecía inclinado a pitar siempre a favor del cuadro catalán.

El Girona sacó su enorme repertorio de recursos para atacar de todas las maneras posibles a los blanquiazules, q apenas podían salir al contragolpe de manera tímida en alguna ocasión. Suso se erigió como el hombre que se echó el equipo a la espalda para intentar sacarlo de su área. Precisamente el tercer cambio blanquiazul fue para sacar del choque a Suso, que estaba amonestado, y meter a Moore en el costado diestro.

Sufriendo de lo lindo llegó el Tenerife a los diez últimos minutos de partido. Había logrado lo más importante, que era mantener un marcador muy corto a su favor desde muy pronto. Tocaba no desfallecer en el último suspiro.

Y no lo hizo un bravo Tenerife que peleó cada pelota para que el Girona se fuera de vacío de la Isla. Así consiguió el equipo de Baraja su tercera victoria en este 2020 y se mantiene fuera de los puestos de descenso.