baloncesto

Silencia el ‘infierno’ burgalés

El Iberostar Tenerife se impone al San Pablo Burgos en una de las canchas más complicadas de la Liga Endesa (54-70), tras una verdadera exhibición defensiva; Shermadini, con 24 créditos, el más valorado
acb Photo / B. B. Hojas
El Iberostar Tenerife intentará asaltar esta tarde la cancha más caliente de la Liga Endesa. /Sergio Méndez

El Iberostar Tenerife es un equipazo. Solo así se entiende que ayer, en el Coliseum Burgos, la cancha más caliente y de las más complicadas de la Liga Endesa, los aurinegros lograran imponerse por 54-70 al San Pablo Burgos. En la primera parte, los visitante impartieron un clínic en ataque, mientras que durante todo el compromiso lo dieron en defensa.

Ahora mismo hay pocos conjuntos que jueguen como el Canarias en la competición y, a un grupo fuerte, ha llegado un Aaron White que ha reforzado y mejorado a la plantilla. El estadounidense tira de exterior, es poderoso en la pintura y defiende, pero sobre todo, se ha acoplado al resto de sus compañeros con una pasmosa facilidad. Todo va sobre ruedas cuando se aproxima uno de los momentos más importantes de la temporada para el Iberostar.

San Pablo e Iberostar se lanzaron al ataque en el inicio del partido. Sin haber llegado aún a los cuatro minutos, el marcador reflejaba un empate a diez con Clark y White como grandes protagonistas. El ritmo era frenético con unos porcentajes en el tiro de campo (66% y 83% respectivamente) sencillamente espectaculares. Una falta técnica señalada a Salvó, por insultar a Shermadini, permitió al Canarias acabar la primera manga con una renta a favor de cuatro tantos (21-25). Las sensaciones que transmitían los de Vidorreta eran mejores que lo que reflejaba el marcador del recinto burgalés.

Ataque brillante

El Canarias, como ya ha sucedido en anteriores encuentros, iba, poco a poco, encontrándose mejor. Fluido en ataque, llegó al punto 31 justo cuando Joan Peñarroya, entrenador local, tuvo que parar el compromiso. El marcador era 24-31, pero la impresión era clara: o Burgos defendía mejor o el Iberostar se marchaba en el electrónico. La tónica se mantuvo en buena parte de esta manga (32-42), con 11 asistencias repartidas por parte insular, evidenciando que una de sus grandes virtudes es el juego coral, y con un 2+1 de Álex López, muy acertado en el regreso a la que fue su casa, ponía en serios apuros al Burgos (32-48). El parcial era ya de 4-13. Al descanso se llegaba con un claro 34-50. El Canarias dominaba de principio a fin a su rival, incapaz de frenar en ataque a los aurinegros.

Shermadini volvía a ser amo y señor de la pintura (11 puntos anotados) y el porcentaje en el triple, un 46% con un 6 de 13, permitía al Canarias dominar con soltura.

TE PUEDE INTERESAR