La Palma

Un documental recogerá el lazo cultural y sentimental que une a Cuba y La Palma

El filme, de la directora cubana Blanca Rosa Blanco, intentará dar a conocer los testimonios de personas a las que afectó la emigración

La directora Blanca Rosa Blanco (i) y un miembro del Icaic, Carlos de la Huerta (d), junto a Mª josé Manso (c). DA

El fotógrafo de origen andaluz -y canario de adopción- Selu Vega, publicó hace cuatro años el libro de instantáneas Apoteosis isleña. Indianos de La Palma 2016. Una publicación que, lejos de quedarse en la mera inmortalización de una de las festividades más afamadas del Archipiélago, sirvió de guía e inspiración para que ahora, junto a la Film Commission palmera, la conocida actriz y directora cubana Blanca Rosa Blanco haya decidido rodar un documental sobre el fenómeno migratorio entre su ínsula natal y La Palma.

El filme, que se llevará a cabo entre los días 20 y 25 de febrero, recogerá el testimonio tanto de emigrantes palmeros que fueron a Cuba y no regresaron, como de aquellos que decidieron o pudieron volver a España, plasmando en vídeo el lazo cultural y sentimental que une a ambos territorios. Según María José Manso, coordinadora de la oficina que promociona como plató natural a la Isla Bonita, esta producción tan solo supondría la punta de lanza de otros proyectos en los que se encuentran trabajando con el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.

Precisamente un miembro del Icaic, el productor Carlos de la Huerta, y la propia directora del documental, mantuvieron este lunes una reunión con la primera corporación palmera, a fin de concretar aspectos técnicos relacionados con la filmación (permisos, alojamiento, contratación de servicios…), así como para la búsqueda de personas cuyas vidas pudieron verse afectadas por esos flujos migratorios, especialmente, a principios del siglo pasado.

Por sorprendente que pueda parecer, al otro lado del charco, en la isla caribeña, pocos conocen Los Indianos, que se celebran en Canarias cada Carnaval y que recuerda el retorno de quienes se habían marchado a Las Indias. Es por ello que “queremos utilizar esta fiesta como pretexto para hacer un recorrido por la parte cultural, patrimonial y emocional, para que se conozca en ambos países. La fiesta es importante, pero el documental se basa en el pensamiento, en la cultura y cómo son esos emigrantes que se quedaron allí en Cuba”, detalla Blanca Rosa Blanco. Asimismo, apunta que su intención es “quedarnos con la memoria histórica, con la memoria personal de algunos de los que están aquí. Queremos hablar también de esa parte dolorosa que es la pérdida en una emigración, y profundizar en la esencia” del proceso.

Otro de los puntos sobre los que pretendería incidir la pieza audiovisual es que las realidades vividas por unos y otros fueron muy distintas. En la fiesta palmera, los participantes representan a las personas que presumían de las riquezas que habían obtenido durante su estancia en Cuba. Sin embargo, en el documental se pondrá de relieve también el relato de los que se fueron y no volvieron.