literatura

Víctor Marrero Samblás: “A la gente le engancha la historia y se identifica con los personajes”

Acaba de publicar su primera novela, 'Mis margaritas siempre dicen no' (Letrame Grupo Editorial), la historia de un joven sin emociones en busca de sus verdaderos sentimientos.

Víctor Marrero Samblás (Tenerife, 1967) acaba de publicar su primera novela, Mis margaritas siempre dicen no (Letrame Grupo Editorial), la historia de un joven sin emociones en busca de sus verdaderos sentimientos.

– ¿Cómo comenzó su afición por la escritura?

“Empecé escribiendo artículos de opinión en periódicos locales y seguí escribiendo durante años hasta que tuve material suficiente y decidí aglutinarlo todo en una novela. Le fui dando forma a la historia. Cuando estuve estudiando en Madrid también escribí bastantes textos, y precisamente el Museo del Prado es un escenario importante en mi novela. Pasé bastantes tardes en ese museo”.

– ¿De qué trata su libro?

“Trata un momento en la vida del personaje principal, Luis, que tiene un carácter un poco asocial y se autodiagnostica alexitimia, una enfermedad relacionada con las carencias afectivas, sociales y emocionales, y llega un momento en el que se empieza a plantear cosas. Está en la edad universitaria y empieza a no tener ningún tipo de efectividad y afectividad con el resto de las personas que le rodean. Decide entonces ponerse en manos de un profesional y surge una relación muy intensa entre los dos. La trama se desarrolla a través de dicha relación. Los capítulos, de hecho, son las propias sesiones en la consulta. Es bastante peculiar”.

– Usted se autodenomina “psicólogo frustrado”. ¿Se ha desquitado con esta novela?

“En parte sí. Desde el respeto porque mis conocimientos de psicología son los de andar por casa, pero sí es una manera de desquitarme. Siempre me ha gustado leer sobre las emociones, las relaciones sociales, los sentimientos, la manera que tiene de pensar la gente y cómo se relacionan con los demás”.

– ¿Qué le gustaría que le dijeran los lectores tras leer su novela?

“Voy a remitirme a lo que ya me están trasladando. A la gente le engancha la historia y se identifican con los personajes. Son historias cotidianas y muy de sufrir y sentir. También que es una lectura fácil, muy amena, que les intriga. Y, además, el final, porque hay una trama que se resuelve en el último momento. Es un libro muy honesto. No está lleno de figuras retóricas, ni tiene grandes alardes literarios. Va al grano. Son casi 300 páginas que te puedes leer del tirón porque no es denso”.

– ¿Ya está preparando el segundo?

“Este libro lo escribí hace cuatro años, lo que pasa que no la puedes publicar si quieres presentarte a un concurso, por ejemplo. Cuando no ganas el Planeta, empiezas a llamar a todas las editoriales, pero cuando te das cuenta de que el sector editorial está como está, pues abandonas un poco. Y tras tres años con la novela en un cajón, un día me planteé que para volver a escribir -porque yo entiendo que los libros son como los hijos, hasta que no tengas al primero criado, no te dan ganas de ponerte con el segundo-, tenía que publicarlo. Y fue hacerlo y comenzar a trabajar en el siguiente. Así que sí, ya estoy trabajando en el segundo”.