dÍa infernal de calima, viento y fuego: incendio en santa Úrsula y la orotava

El fuego y el viento se ceban sin piedad con el Norte de Tenerife

Santa Úrsula y La Orotava son los municipios más afectados y en los que hubo que evacuar a centenares de vecinos de sus viviendas
El personal voluntario acompañó en todo momento a los afectados en Santa Úrsula. Sergio Méndez

Sin piedad. Así se cebó el fuego ayer con el norte de la Isla, ayudado por las fuertes rachas de viento. Los municipios más afectados han sido Santa Úrsula, La Orotava, Los Realejos, y en menor medida La Guancha y Puerto de la Cruz.

“Fueron los 15 segundos más eternos de mi vida”, confesó un joven afectado que tenía sobre su falda un ordenador portátil en el pabellón Cho Pastor, de Santa Úrsula, sin duda, el municipio más perjudicado. Al lado estaba su vecina de la calle Monroy, Lali Gutiérrez, y su familia, que apenas atinaron a sacar algunas de sus pertenencias, entre ellas sus mascotas, dos perros y una gata, cuando les comunicaron que tenían que salir de su casa.

Personas mayores, niños, muchas mascotas que no paraban de ladrar e incluso de llorar, carritos con bebés y más de 50 voluntarios que no dejaban de atender a los afectados tomándoles la tensión, dándoles palabras de aliento y apoyo, llevándoles comida y ayudándolos a movilizarse. Una labor más que loable en el marco de una situación de absoluta desesperación, en la que muchos vecinos se vieron desbordados al tener que abandonar sus hogares de forma repentina.

Más de 40 voluntarios de Cruz Roja, personal del Ayuntamiento, parte del grupo de gobierno, Guardia Civil, y varias ambulancias del SUC se desplazaron hasta el lugar donde se instaló un servicio de cáterin para dar de comer a los desalojados, que llegaban al recinto de forma continua. Allí la situación era de relativa calma pese a la gravedad que se vivió en el municipio.
El incendio comenzó al mediodía en la zona de Ojitos, en una pista rural ubicada en la parte alta. De forma inmediata, el Ayuntamiento procedió a desalojar a unas 150 personas de las calles Monroy, Cantillo, Los Castaños y la calle Guanches hasta la altura de la calle Tijarafe, ya que las llamas estaban descontroladas.

La situación meteorológica, con fuertes vientos e intensa calima, favoreció el avance de diversos conatos de pequeña magnitud y la generación de hasta cinco focos de incendio que llegaron hasta Lomo Román, Tosca de Ana María, Tijarafe, Tosca de la Iglesia y La Quinta, donde también fue necesario sacar a los vecinos de sus casas y desalojar el hotel del mismo nombre.

El número de personas evacuadas en esta última urbanización fue de 800: alrededor de 400 residentes y otras 400 entre personal y turistas alojados en el establecimiento hotelero.

Sobre las 16.30 el humo y la calima se condensaron mucho en el Cho Pastor y se hizo irrespirable estar allí, razón por la cual se decidió trasladar a los afectados al pabellón municipal de Deportes de La Victoria de Acentejo, un recinto con capacidad para acoger a mil personas, con más baños y mejores salidas de evacuación.

Dos horas después, los mayores del Centro Sociosanitario de La Corujera también fueron evacuados a otros centros del Norte de la Isla. El Cabildo de Tenerife adoptó esta decisión para evitar que el humo siguiera perjudicando a los usuarios, la mayoría enfermos crónicos.

La complicada coyuntura obligó a activar a la Unidad Militar de Emergencias (UME), y lo mismo ocurrió en La Orotava.

En esta última localidad, las llamas comenzaron desde temprano, a las 09.00 horas en la zona de Colombo y luego se extendieron a Las Candias. La situación se complicó al mediodía con un nuevo conato en este último barrio que afectó a una superficie mayor, rodeó la parte antigua, e incluso el fuego cruzó la TF- 322 y se expandió rápidamente. Esto último obligó a desalojar a unos 70 ciudadanos que fueron atendidos en el pabellón Celestino Mesa.

Durante toda la mañana, los servicios municipales y de emergencia estuvieron en el lugar intentando apagar los pequeños conatos, y que surgían como consecuencia de las fuertes rachas de viento que complicaron las tareas en todo momento. Pese a que a las 15.15 la situación era más favorable la fuerza del viento desplazó el fuego hasta el polígono San Jerónimo sin que llegara a entrar con el riesgo que ello implicaba, dado la cantidad de industrias que hay allí ubicadas. Los bomberos del Consorcio, desplazados al lugar, lograron frenar su entrada.

A las 18.00 horas, las noticias eran más positivas y el concejal de Seguridad, Narciso Pérez, se atrevió a decir que el incendio estaba “prácticamente extinguido” y los vecinos retornaron a sus viviendas. Por fortuna, no hubo que lamentar daños materiales, a excepción de un inmueble que no era una residencia y otro que está afectado de forma parcial, y tampoco personales.

Menos aún en Santa Úrsula, donde los daños materiales más significativos fueron tres viviendas, un repetidor de telefonía y diversos terrenos agrícolas. A las 20.30 horas, el fuego estaba “controlado pero no extinguido”, aclararon desde el Ayuntamiento. El operativo seguía refrescando la zona de Lomo Román, donde se había activado el fuego por una palmera y todo apuntaba a que parte de los vecinos desalojados y clientes del hotel La Quinta -en total, unas 269 personas- debían pasar la noche en el pabellón victoriero.

Los incendios provocaron el colapso en varios puntos de la TF-5

Los diversos incendios conllevaron varios cortes en la autopista del Norte (TF-5) en ambos sentidos para facilitar las labores de los cuerpos de seguridad y emergencia y en algunos casos por la falta de visibilidad. La autopista TF-5 quedó abierta totalmente al tráfico a las 18.40 horas. El resto de carreteras de la Isla han estado operativas, excepto el acceso a Teno, aunque se han producido múltiples incidencias con cortes en Icod el Alto y La Montaña, en Los Realejos, Las Arenas, en el Puerto de la Cruz y la TF-342 que une La Guancha con Icod de los Vinos.

TE PUEDE INTERESAR