la palma

Roger Davies: “Hay potencial europeo para el TMT si se instala en La Palma”

El presidente de la Sociedad Europea de Astronomía (EAS) defiende la necesidad de un supertelescopio en el hemisferio norte, y la idoneidad de la Isla Bonita para albergar el Telescopio de Treinta Metros
Roger Davies. Inés Bonet (IAC)
Roger Davies. Inés Bonet (IAC)
Roger Davies. Inés Bonet (IAC)

Por IAC

Fue un miembro del equipo que en 1986 anunció el desplazamiento de la Vía Láctea, junto a otras galaxias, hacia una descomunal concentración de materia denominada Gran Atractor. Hoy, el profesor Roger Davies preside la Sociedad Europea de Astronomía, la EAS, cuyo Consejo Directivo se reunió recientemente en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Este catedrático de la Universidad de Oxford trabajó durante muchos años en dos de los telescopios emplazados en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en Garafía. Es por ello que defiende, sin duda alguna, la necesidad de un supertelescopio en el hemisferio norte, y la idoneidad de La Palma para albergar el Telescopio de Treinta Metros (TMT) si finalmente no pudiera instalarse en el monte de Mauna Kea, en Hawái.

-¿Por qué han elegido el IAC como sede de la reunión del Consejo Directivo de la EAS?
El IAC es un laboratorio importante para la astronomía europea, y a la EAS le gusta moverse por Europa para que todas las filiales se sientan parte de nuestra actividad. Por supuesto, es muy importante venir para aprender sobre lo que se está haciendo aquí y para que puedan aprender más de nosotros.

-¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta la astronomía europea?
Tenemos varios, y creo que, quizás, el principal es mantener nuestra competitividad internacional. En realidad, somos muy competitivos en este momento con Norteamérica. Tal vez estemos por delante en muchos aspectos, en astronomía y astrofísica, pero, por supuesto, cuando uno está a la cabeza, todos quieren reemplazarlo, por lo que debemos tener mucho cuidado eligiendo nuestras prioridades. Como todos, tenemos un presupuesto limitado y queremos emplearlo para hacer contribuciones de vanguardia.

-¿Ha sido este uno de los temas clave tratados durante la reunión en Tenerife?
No exactamente, porque esta es una reunión que agrupa a todas las sociedades afiliadas a la EAS. El objetivo es escuchar de ellas lo que se está haciendo en sus propios países, e informarles de lo que está haciendo nuestra sociedad. Aunque la EAS está llevando a cabo muchos programas importantes, no tenemos un papel específico en las decisiones de financiación de las principales agencias europeas.

-¿Trabajó muchos años en el Telescopio WiIliam Herschel del Roque? ¿Qué tal la experiencia?
Fue un momento muy emocionante. Durante los años 90 y 2.000, hice varias trabajos en el Telescopio William Herschel (WHT), y también en los telescopios Isaac Newton y Jacobus Kapteyn. Una tarea excitante fue llevar el WHT un nuevo instrumento, Sauron, que nadie más tenía. Esto permitió llevar a cabo un par de cartografiados bastante grandes que, definitivamente, no hubiera sido posible realizar en otro lugar. No hay nada más emocionante para un astrónomo observacional que estar en un telescopio con un instrumento que puede hacer cosas que ninguna otra instalación puede hacer, y ser la primera persona en ver los datos que aporta. El WHT fue un telescopio perfecto para realizar este trabajo y, de hecho, el Roque de los Muchachos es un sitio excelente, por lo que obtuvimos datos sin precedentes.

-¿Podría comentar algunos resultados que fueron únicos?
Pudimos caracterizar la dinámica y las poblaciones de galaxias de tipo temprano de una manera que no se había hecho antes, y esto nos permitió pensar en cuestiones como los agujeros negros en el centro de estas galaxias, la materia oscura, la antigüedad de las estrellas, de qué están hechas estas galaxias… Además, pudimos estudiar estos temas de una forma que nunca antes se había hecho porque pudimos explorar toda la galaxia, no solo una pequeña región.

-Según su experiencia en el WHT, ¿podemos afirmar que el cielo palmero es, de hecho, uno de los mejores del mundo?
Sin duda. Es un excelente sitio.

-Usted fue partícipe de la construcción de los telescopios Gemini de ocho metros en Hawái y Chile. ¿Hasta qué punto la astronomía europea se beneficiaría de la instalación del TMT en el Observatorio del Roque?
Lo primero que hay que decir sobre estos telescopios gigantes de próxima generación es que realmente debemos tener uno de ellos en el hemisferio norte. Es absolutamente lógico. Los problemas que ha tenido el TMT en Hawái están empezando a ser bastante preocupantes. Por lo tanto, debemos tener una instalación de este tipo en el Norte, porque, por supuesto, hay un cielo único, y, en el caso de no poder hacerlo en Hawái, que ahora es muy dudoso, sería maravilloso tenerlo en La Palma, en el Roque, y, por supuesto, habría potencial para la participación europea aquí.

-¿Cree que la observación en cola con el TMT en el Roque de los Muchachos permitiría abordar el caso científico previsto?
Esa es una pregunta difícil. El caso científico principal de los telescopios de la clase de 30 metros está en la región de una a cinco micras. No hay duda de que, en las longitudes de onda más cortas, el Roque es un sitio muy competitivo. Y, si se usa la fórmula de observación por colas de forma que se puedan elegir las mejores condiciones para las longitudes de onda más largas, el telescopio en La Palma podría perfectamente abordar ese caso científico. No veo eso como un problema.

-Usted fue uno de los siete samurais. ¿Cómo influyó en su carrera ese anuncio?
Supongo que también debió de tener un efecto en mi carrera. Entonces trabajaba en EE.UU. y fue un factor para volver a Europa con un puesto de investigación. He tenido muchas oportunidades maravillosas y algunas de ellas se debieron a que este resultado elevó mi prestigio como científico.

TE PUEDE INTERESAR