agrocanario

El campo canario camina hacia la ‘tormenta perfecta’ con los anuncios de los recortes en las ayudas europeas

Con la salida del Reino Unido, los 27 estados miembros se ven obligados a poner en práctica de inmediato fórmulas que les permitan ajustar sus presupuestos
AGUA RIEGO AGRICULTURA CANARIAS
El campo canario camina hacia la ‘tormenta perfecta’ con los anuncios de los recortes en las ayudas europeas. DA
El campo canario camina hacia la ‘tormenta perfecta’ con los anuncios de los recortes en las ayudas europeas. DA

La incertidumbre crece y se retroalimenta en el agro canario, que transita por “tiempos de temporal” o de “tormenta perfecta”, mostrando el rostro alicaído que responde a los efectos del viento y a la prolongada sequía, no exclusivamente hídrica. El campo vive inmerso en su particular economía de números rojos que atenaza su rentabilidad, de ahí la anunciada queja que expresará en la calle y que sus promotores han declarado en nuestras Islas para el próximo día 14. Al incontable cúmulo de agravantes, hay que añadir un nuevo factor, que por sí solo viene a confirmar que todo pronóstico queda en el aire: la negociación del Presupuesto de la UE para el septenio 2021-2027.

Con la salida del Reino Unido, los 27 estados miembros se ven obligados a poner en práctica de inmediato fórmulas que les permitan ajustar sus presupuestos. Los borradores sobre lo que se viene trabajando, sin llegar al necesario y deseable acuerdo, contempla una disminución de los fondos destinados a la Política Agrícola Común (Pac), uno de los pilares fundamentales en la UE, tanto en los correspondientes al Feoga como en los del Feader.

Los 17 Estados que en alianza forman el grupo Amigos de la Cohesión, entre los que se encuentra España, se distancian de los criterios largamente sostenidos por los del Norte, que consideran imprescindible establecer recortes y que, por ello, lo plantean de forma inamovible, como una solución irrevocable, los denominados frugales: Suecia, Dinamarca, Austria y Holanda. A nadie se le escapa que la partida que se está jugando desde 2018 registra aristas muy diferentes y que, por ello, puede deparar graves consecuencias para Canarias. A raíz de las declaraciones que hizo en Bruselas al término de la pasada semana el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tras el Consejo Europeo, cabe interpretar el alcance de la propuesta: blindar los subsidios agrícolas, medida que en Canarias se materializa fundamentalmente a través del Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias (Posei) y que suponen la inyección anual de 200 millones de euros, al tiempo que se aceptaría una reducción en las partidas destinadas al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), que en sus diferentes ejes abarca la mejora de la vida en los municipios y que está cofinanciado al 50%, contando nuestra comunidad con un plus.

La incertidumbre avanza al quedar Canarias en el límite de las regiones que necesitan ayudas para alcanzar la convergencia económica. Se acrecienta el impacto mediático con la irrupción constante de globos sonda, de opiniones y avances de cifras que no ocultan una manifiesta intencionalidad. Destacan las llamadas a la calma, apuntando la previsible llegada de una solución que de garantías de continuidad en las ayudas para las Regiones Ultraperiféricas, fruto del acuerdo alcanzado con el cierre de filas de Francia, España y Portugal. De otra parte, se avanza un recorte en los fondos de la Pac, que puede llegar al 14%, de lo que se derivaría una pérdida en Canarias, a lo largo del septenio, de unos 230 millones de euros.

Lo cierto es que, por el momento, no hay nada escrito y casi todo vuelve a estar en el aire. A nadie le extrañe que en momentos como este se cuestione de nuevo la validez del Acuerdo Schengenm que entró en vigor en 1995, el espacio que permite la libre circulación de personas y mercancías. El referéndum británico que derivó en el brexit ha traído lodos que dejan un pozo pegajoso, del que es muy difícil desasirse.

TE PUEDE INTERESAR