Nacional

El Congreso apoya el estado de alarma entre críticas a Sánchez

El presidente pide más tiempo y respondió a la oposición: “No hemos dejado de actuar ni un solo día”

La Cámara de los Diputados se sumó al aplauso que, a diario, dan los ciudadanos                     a la labor de los sanitarios. El Español
La Cámara de los Diputados se sumó al aplauso que, a diario, dan los ciudadanos a la labor de los sanitarios. El Español

El presidente del Gobierno consiguió anoche que el Congreso de los Diputados aprobara por una amplia mayoría la prórroga del estado de alarma hasta el próximo día 11 de abril, tal y como se acordó en el Consejo de Ministros. Todas las fuerzas parlamentarias, a excepción de los independentistas le dieron su apoyo en medio de fuertes críticas. El Congreso de los Diputados también se sumó ayer al aplauso que diariamente ofrecen los ciudadanos desde los balcones de sus casas en apoyo de los sanitarios que luchan contra la pandemia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que desde que estalló la crisis del coronavirus no ha habido “ni un solo día, ni una sola hora, ni un solo momento en el que este Gobierno y todas las administraciones autonómicas y locales hayan dejado de actuar”. Sánchez hizo esta afirmación a los pocos minutos de su intervención en el Congreso para pedir la autorización para prolongar el estado de alarma otros quince días, hasta el 11 de abril. Y enumeró después las principales medidas tomadas por el Ejecutivo, desde las destinadas a movilizar 200.000 millones de euros para afrontar los estragos económicos hasta las actuaciones en materia sanitaria, social o científica.

Por su parte, Pablo Casado brindó el apoyo de su grupo al Gobierno para prorrogar quince días más el estado de alarma pero le advirtió de que “los españoles necesitan soluciones, no promesas” y que España “no está para más mítines ni para manuales de resistencia ni autoayuda”. Para mitigar el dolor de los españoles que han perdido a sus seres queridos y no han podido ni siquiera despedirlos, el líder del PP pidió al Gobierno que las banderas oficiales de todos los edificios públicos ondeen a media asta, un funeral de Estado para las víctimas del Covid-19, “para resarcir la soledad en sus sepelios” y un monumento en su honor.

Vox se lanzó en tromba contra el Gobierno. Santiago Abascal apoyó la prórroga del estado de alarma por una cuestión de “responsabilidad”, pero su discurso fue de “negligente”, “incapaz” y “sectario”.

Gabriel Rufián, de ERC, que se abstuvo, criticó que se haya dado más potestad a la Policía y el Ejército.